The Beatles: canciones para la revolución

miércoles, 18 febrero, 2015

Por

 


Hace poco me enteré de que el día 28 de febrero, en Sala Bikini, un grupo que se llama Abbey Road dará un concierto tributo a los Beatles. Me acordé de que hace unos días en Atenas, en el Auditorio de la Música, hubo un concierto homenaje a los Beatles, con la orquesta sinfónica tocando sus temas y varios cantantes interpretándolas. Más de medio siglo ha pasado desde que los Fab Four dejaron el mundo boquiabierto y miles de doncellas con los ojos llorosos y las caras desencajadas de tanto chillar. Sin embargo los escarabajos más famosos de la historia siguen siendo relevantes, riéndose a la cara de cualquier tendencia musical. Da igual si han existido mil y una mutaciones de la música popular desde los principios de los años 60. Da igual qué estilo está de moda y que enésimo revival está ocurriendo al momento dado. Las canciones de los Beatles permanecen valores estables en la bolsa de los éxitos y pululan en el imaginario colectivo de todos.

Una cosa que me impresiona con los Beatles es que no solamente coquetearon con cualquier estilo musical de su época -el rock n´roll, el mersey beat, el country n´western, el pop barroco, la psicodelia, el folk, el blues, el hard rock, el calipso, la música pre-rock n´roll ¡y mucho más! sino que tienen canciones sobre una gran variedad de temas y siempre sus letras tienen el factor humano muy presente. Sin embargo, sus flirteos con la tristeza nunca suenan a desesperación, jamás son demasiado oscuros. Si tuviera que decidir cuál es la calidad más característica en la música de los Beatles diría que es el optimismo, a pesar de cualquier circunstancia, y me imagino que esto es uno de los claves más cruciales de su éxito. Todos necesitamos creer que todo va a ir bien, a pesar de las patadas que recibamos de lo muy naif que puede resultar esa convicción.

En “Revolution” John Lennon expresa su duda ante la violencia, incluso la que proviene de los “rebeldes”, y acaba cada estrofa convencido que todo irá bien -una creencia que tiene sus raíces en las enseñanzas que recibió en India en el lado de Maharishi Mahesh Yogi y que a algunos les puede sobar naif y demasiado hippie, especialmente desde la perspectiva que tenemos ahora. Nosotros sabemos que el sueño de los años sesenta se convirtió en pesadilla, que la fiesta se acabó y una gran resaca la siguió. Guerras, corrupción, crisis económica, gigantismo del monstruo capitalista. La mayoría los iconos culturales de los sesenta acabaron sus vidas mal, víctimas de su propio hedonismo. Hasta Lennon, ese gran idealista, fue asesinado. Pero seguramente fue bonito mientras ellos creían que el mundo podría mejorar sin el uso de la violencia, con las armas únicas del amor y el arte.

Desde las elecciones de Grecia tengo la canción “Revolution” dando vueltas continuas en mi cabeza, aunque no la había vuelto a escuchar hasta hoy, el día que estoy escribiendo este texto. Quizás será porque por primera vez en mi vida sentí en mis carnes lo necesario que era un cambio radical. O porque por primera vez sentí que mi voto tenía algo de valor. O porque por primera vez me importó realmente el resultado de las elecciones en mi país. O porque por primera vez vi políticos jóvenes y de ideas frescas tomando las riendas, sin pertenecer a ninguno de los dos grandes partidos que monopolizaban el poder durante décadas. O porque por primera vez en mi vida estuve de celebraciones públicas, ya que el fútbol me importa un pepino y los sucesos políticos hasta ahora no tenían nada para que celebrar. Allí en una plaza céntrica de Atenas, a las 2 de la madrugada, rodeado de gente que meneaba frenéticamente banderas de España, Italia, Portugal, Cataluña pero también banderas de arco iris, sentí un placentero cosquilleo en mi espina dorsal, mi cinismo me abandonó por unos instantes, no pude contener la sonrisa y me uní con esa masa de desconocidos, disfrutando de un momento histórico. Manifestaciones sin gases lacrimógenos, sin porras abriendo cabezas, sin coches y edificios quemados. Manifestantes y policías que se quedaron boquiabiertos de este suceso tan extraterrestre para Grecia. Fue una verdadera revolución pacífica contra el sistema de terror y violencia que se había establecido durante tantos años. Cuando recibí varios correos electrónicos desde mis amigos españoles, felicitándome por los resultados, me di cuenta realmente que lo que estaba ocurriendo no era solo cosa del pequeño rincón del mundo de donde provengo. Al fin y al cabo, un aire de novedad también se respira desde hace tiempo en Barcelona, en España, aunque todavía seguimos bajo el antiguo orden. Y me pregunté si vamos a tener resultados que nos sorprenderán positivamente en las próximas elecciones.

Obviamente un cambio de rumbo radical no puede ser sencillo y nadie puede prever el futuro pero la sensación que me ha invadido últimamente, aunque siendo criminalmente el eterno apolítico y el pesimista crónico, es la del optimismo. El cambio no se está acercando, sino está pasando. Ahora nos queda ver si todo va a salir bien como cantaba Lennon o no. ¡A la espera!

REVOLUTION
You say you want a revolution
Well, you know
We all want to change the world

You tell me that it’s evolution
Well, you know
We all want to change the world

But when you talk about destruction
Don’t you know that you can count me out
Don’t you know it’s gonna be all right
All right, all right

You say you got a real solution
Well, you know
We’d all love to see the plan

You ask me for a contribution
Well, you know
We’re doing what we can

But when you want money
For people with minds that hate
All I can tell is brother you have to wait
Don’t you know it’s gonna be all right
All right, all right
Ah Ah, ah, ah, ah, ah…

You say you’ll change the constitution
Well, you know
We all want to change your head

You tell me it’s the institution
Well, you know
You better free you mind instead

But if you go carrying pictures of chairman
Mao You ain’t going to make it with anyone anyhow
Don’t you know it’s gonna be all right
All right, all right
All right, all right, all right
All right, all right, all right

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial