Post Primavera

jueves, 14 junio, 2018

Por

 

Este primavera ha sido la edición del Girl Power. Por esto lo celebramos hablando de los conciertos de las artistas que más nos gustaron.

KELELA

Kelela decidió ser fiel a su estilo pero su concierto no acabó de convencer. Emocionó con temas como Take Me Apart, de su aclamado disco debut, pero en general su actuación pecó de monótona. Su puesta en escena fue minimalista: ella y sus dos coristas vestidas de blanco nuclear sin proyecciones ni artificios sobre el escenario, que intentaron llenar con sus juegos de voz y un derroche de sensualidad. Sin embargo, no fue hasta el final, con el mencionado Take me Apart y Rewind, que el tono del concierto estuvo a la altura de las circunstancias, aunque fuera brevemente. Kelela tiene las ideas claras, y a mitad del concierto anunció que se iba a saltar las reglas del festival y que iba a cantar baladas. Así que venga, todos a llorar. Nosotros quizás hubiéramos preferido un buen baile.

BJÖRK

A la segunda va la vencida. Por fin pudimos disfrutar de una Björk en todo su esplendor. La islandesa, que rara vez defrauda, desplegó sobre el escenario una puesta en escena floral que fue un absoluto regalo para la vista. Su particular escenografía fue todo un edén para los otros sentidos. Björk, vestida con un atuendo orgánico que recordaba a una orquídea, se hizo acompañar por un grupo de músicas que tocaban la flauta travesera, y que se movían con la coordinación y la sutileza de los personajes del teatro chino. Las proyecciones mostraban flores abriéndose, imagen manida pero que adquiría nuevas dimensiones bajo el influjo musical del espectáculo. Björk, única e irrepetible, desgranó Utopia, su último trabajo, y rescató también algunos temas del pasado como “Human Behavior”.

FEVER RAY

Haga lo que haga, Fever Ray es mucha Fever Ray, y esta vez Karin Dreijer optó por montar una fiesta sobre el escenario que fue mucha fiesta. Karin, muy reivindicativa, puso en escena un girl power electrónico que no escatimó bongos y buen rollo, y conquistó a su entregado público con una versión más alegre, y a ratos hasta salsera, de los temas de su último disco, Plunge. En el concierto no faltaron nuevas versiones de hits de su anterior trabajo, como “When I grow up”. Las poderosas mujeres que la acompañaban pasaban todas la treintena y vestían atuendos de superheroínas con cierto aire fetish. Toda la banda se lo pasó en grande sobre el escenario y el público no se quedó atrás.

MAVI PHOENIX

La joven promesa del hip-hop urbano de origen austríaco cantó temas de su EP Young Prophet (2017) y sus dos nuevos singles, “Bite” y “Yellow”. Su pop urbano conquistó al público del Pitchfork con temas como “Janet Jackson” o “Love Longtime”, canción que da nombre a su propio sello (LLT). Como buena millennial, pidió al público que siguiere su Instagram. Mavi cerró el concierto con “Aventura”, el hit que más popularidad le ha dado gracias a un anuncio de Desigual.

CHRISTINA ROSENVINGE

No sabemos si finalmente cumplió su promesa de dar un beso con lengua a todos los asistentes al final del concierto, esta parte nos la perdimos. Sí que vimos a la Christina de siempre, muy musa y música aunque aquel día no le alcanzara la voz para llenar el espacio. Como por desgracia viene siendo común, su actuación se programó en un escenario demasiado grande para su estilo, así que el concierto quedó deslucido y fue inevitable sentir cierta sensación de vacío. Rosenvinge abrió con “Niña animal”, de su último disco Un hombre rubio, y fue alternando temas nuevos con otros más clásicos como “La distancia adecuada”, de Tu labio superior, o “Alguien tendrá la culpa” y “La muy puta”, ambas de Lo nuestro. Queremos seguir viendo a Christina en el Primavera Sound, pero en un escenario más íntimo y acorde a la cantidad de público fiel y selecto que suele acudir sus conciertos. 

CHARLOTTE

Charlotte Gainsbourg nos sorprendió a todos los que esperábamos escuchar los temas de su último disco en un formato más comedido. Su concierto fue un subidón de pop electrónico con una escenografía muy a lo Justice. Sin moverse de su piano, con la sencilla sofisticación que le caracteriza, Charlotte y su banda desgranaron el sublime Rest (2017) con sorpresas como la versión electrónica de “Deadly Valentine”. El colofón no pudo ser mejor: “Lemon Incest”, la canción que interpretó a los 13 años con su padre Serge Gainsbourg y que por aquel entonces hizo que más de uno se rasgara las vestiduras.

JANE BIRKIN

Y un día después del concierto de Charlotte, atardeció dulcemente en el Primavera. Lo hizo de la mano de su madre, Jane Birkin, acompañada nada menos que por la Orquesta Sinfónica del Vallès. La Birkin interpretó las canciones que Serge Gainsbourg compuso para ella, cuyas versiones sinfónicas están recogidas en el álbum Birkin/Gainsbourg: Le Symphonique (2017). Con una eterna sonrisa en los labios no dejó de dar las gracias a la orquesta, a su director, al público y, cómo no, “a Serge, por haberme dado tanto”. Jane, con su habitual clase infinita, ofreció a un público  encantado temas como “L’anamour”, “La Javanaise” y “Baby alone in Babylone”. Es un placer y privilegio poder escuchar a esta dama.

LA BIEN QUERIDA

La bilbaína Ana Fernández-Villaverde lleva ya 10 años con su pop irónico-romántico que aúna mala uva y, hay que decirlo, algo de gafe. Desde el escaso público y la falda de faralaes en el 2009, pasando por el viento siberiano y los problemas técnicos que se cebaron con su concierto en el 2013, hemos llegado al emocionante recital que tuvimos la suerte de ver este año. Y es que entremedio hay cuatro LP’s, no en vano. Justo del más reciente, Fuego (2017), pudimos escuchar temas como “Permanentemente”, “El lado bueno”, “Recompensarte” (en colaboración con Los Planetas y Jairo Perera) y “7 días juntos” (en colaboración con Joan Miquel Oliver). Hubo también sitio para sus grandes hits: “Arenas movedizas”, de Ceremonia (2012), que no escatimó buenas dosis de distorsión, “Muero de amor”, de Alevosía (2015), y “Poderes extraños”, de Premeditación (2014). Un concierto esta vez redondo en el que no echamos nada de menos

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial