Nueva Época, la nueva fiesta que no te quieres perder

jueves, 5 diciembre, 2013

Por

 


Coincidiendo con este puente de diciembre, Canada Editorial organiza este jueves un sarao en la sala Nueva Época (Gran Via 770); un emplazamiento que tiene una esplendorosa pinta a sala de fiestas 70’s con sofás, bolas de espejo discotequeras, barras para cocktails, lounge lizards con traje…

Estas fiestas Nueva Época pretenden ofrecer una pingona alternativa nocturna al ocio tradicional; una alternativa nocturna que se base principalmente en, según sus propias palabras, “bailar”. Bailar desaforadamente de 23 a 6 de la mañana. Asimismo, para amenizar la espera previa, cada una de estas fiestas contará con una postal de tirada limitada con la que se podrán obtener descuentos en la entrada y que serán repartidas en distintos puntos de la ciudad.

Para esta primera edición, han confeccionado un cartel lleno de referencias a los 80. En el menú de conciertos encontramos a la última sensación local El Último Vecino –increíble como han cambiado las cosas para ellos desde que les viera hace 6 meses junto a 15 personas más una resacosa tarde de sábado en el Mutuo…- y al trío Capitán. Para acompañar a las bandas, habrá un trío de pinchadiscos de gusto variado, amplio y desprejuiciado: Hidrogenesse, Extraperlo y El Guincho.


Entonces, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, que se estrena la fiesta Nueva Época y que sacan disco, he entrevistado al trío Capitán. Este trío está liderado por Cacho Salvador (guitarrista de Extraperlo) quien está acompañado por dos escuderos de renombre: Pau Riutort (Beach Beach, Extraperlo, Elsa y los Prestigio) y Adrián de Alfonso (Don the Tiger, Veracruz, Bèstia Ferida…).

El trío practica un pop ochentero introspectivo, de letras oscuras, clima espacioso, gusto por la canción y de arreglado y cuidado armazón sonoro; cuyo sonido bien puede traer a fantasmas como Décima Víctima, pero también a ocasionales espectros de Claustrofobia, Rowland S. Howard, los Talk Talk etapa “Colour of Spring”, el Alain Bashung de “Play Blessures” o hasta el Scott Walker circa “Climate of Hunter”. Su disco debut, “Compulsión”, justo acaba de ser editado por Discoteca Océano después de la friolera de más de 2 años de espera.

Para entrevistarles, quedo con Cacho en una whiskería de piratas de cerca de la calle Tallers…

Las cosas han ido despacio, muy despacio para Capitán, ¿a qué se debe este proceso tan laborioso para sacar el disco?
Pues un poco por falta de recursos. Porque grabamos el disco con Cristian Pallejà, a quien se lo pedimos como favor y, claro, se trabaja cuando se puede. Al ir pidiendo favores a todo el mundo se trabaja mucho más lento. Después de tener la mezcla, con la portada pasó lo mismo. Le pedimos a Tomeu y a Laura, mi novia, para hacer la portada y todo costó un poco. Yo también estaba con Extraperlo, e íbamos a sacar el disco –se refiere a “Delirio Específico”, editado a finales de 2012- y entonces todo se paralizó…Pero ha sido una complicación por falta de economía, más que otra cosa.

Si, porque si no me equivoco, teníais el disco grabado desde hace…
Lo grabamos a finales de 2009. Lo mezclamos durante todo 2010. Y lo teníamos masterizado a mitad de 2011.

Ya… (risas) Es un montón de tiempo. ¿Y crees que ese retraso a la hora de sacar el disco ha podido afectar a vuestra propuesta?
Seguramente algo sí. Más que nada nos afectó porque salieron un par de canciones en 2010 o 2011, ya no me acuerdo del año, Portugal y Máquina, y allí era un buen momento para sacarlo porque hubo una buena recepción. Y nos ha perjudicado, sí, yo creo que algo. También me da un poco igual, en cierta manera. Es un proyecto que me apetece hacer, que quiero tirar adelante y, bueno, este primero ha costado pero el segundo seguro que costará menos y así sucesivamente. No tengo prisa.

Yo recuerdo que tengo un single split vuestro en el que hay Portugal pero luego también tenéis el Espectros…
Sí, hicimos el single de Portugal con La Fonográfica y después sacamos con Discos Walden, La Fonoteca y Maravillosos Ruidos el disco Espectros en el que también participaban Villarroel, Arponera y Viva Ben Hur. Con eso pudimos empezar a hacer conciertos para rodarnos, así que nos fue bien.

Ahora que lo dices… ¿cómo surgió Capitán? Yo recuerdo grabaciones en época myspace con una caja de ritmos algo precaria y guitarras un poco jangle…
Es que no era ni caja de ritmos, eh (risas). Bueno, esas canciones las hice yo en casa. De hecho, las baterías las hacía con la grapadora y con la parte de atrás de la guitarra. Sabes? (gesticula) Pegándole golpes con la uña. Era precario pero estaba bien. Y bueno, la idea es que tenía ganas de hacer algo diferente. Seguía con Extraperlo pero había conocido a Adrián, y tenía muchas canciones que quería hacer y tirar por mi cuenta. Es que con Extraperlo hemos estado muchos años porque Aleix, Borja y yo llevamos 15 años juntos. Esta manera, la de coger a Adrián y decirle: “oye, quieres hacer algo?”, era salir de tu círculo y hacer algo diferente. Salió eso. Recuerdo que tuvimos un primer ensayo que éramos Adrián, yo –tocando la batería-.

(Interrumpo por si había escuchado mal) Tú tocabas la batería?
Sí, yo yo. Yo tocaba y cantaba a la vez, era un despropósito aquello (risas). Y Jaume –que tocaba la batería con Evripidis- vino y tocó el teclado, e hicimos una tirada de canciones que yo tenía. Las más oscuras fueron las que más nos gustaron. A partir de allí, Adrián y yo lo tiramos para adelante. Pero fue lento porque encontrar batería es muy difícil en Barcelona y hasta que no encontramos a Pau mediante Extraperlo no teníamos una estructura consistente como para hacer bolos…

Tú empezaste Extraperlo muy pronto, pero Capitán surgió porque tenías unos temas que no podías dar a luz en Extraperlo, no? Por no participar tanto allí o…
No, Extraperlo es muy democrático, a veces tienes que asimilar que hay personas que no ven ciertas cosas dentro de ese proyecto. Entonces no fue algo directo y hay ciertas canciones que ya no presentas porque no van a funcionar. Sabes cual es el sonido de cada cosa. Sí que participo en el proceso creativo de Extraperlo, pero en esas canciones no había sitio. Extraperlo es muy feliz, aunque haya canciones nocturnas, es algo más despreocupado y no tan reflexivo. Y me parece igual de bien. Estéticamente es mucho más fuerte que Capitán. Capitán va más a la ética que la estética. Había ciertas cosas que yo quería decir y no era el sitio, pero no pasa nada, se encuentra otro.

Porque en principio el grupo era más tuyo que de Adrián, de los dos, o…
Bueno, en el grupo yo hago las canciones. Yo hago las letras y se las traigo, y allí ellos ya tienen libertad total de hacer lo que les plazca. No hay ninguna imposición pero sí que yo llevo el peso del grupo. Yo traigo la canción estructurada y ellos hacen los arreglos encima y si hay alguna parte que no les gusta lo dirán y se hablará y cambiará. Pero en principio yo traigo casi todo ya hecho.

Creo que como le ocurre a grupos como Bauhaus, a los que se les llama muy fácilmente góticos, en la crítica musical hay muchos lugares comunes a la hora de definir el sonido de una banda. Creo que en vuestro caso, no sé si es culpa vuestra, o sea: que hayáis contribuido con la nota de prensa, pero se os suele catalogar como dark-pop y demás. No sé si estoy del todo de acuerdo con eso, en el sentido de que vale que las letras van sobre cicatrices interiores, llámale oscuras o turbias, pero en verdad en vuestro sonido también hay bongos, órgano, voces susurradas, sintes cósmicos y extáticos, tintes reggae… no es tan oscuro como podría parecer.
No, quizá no, realmente. Quizá el sonido no es muy oscuro; quizá las letras, porque hablan mucho de la noche, te llevan más a ese espacio que no la instrumentación. Gran parte de la instrumentación o la gracia que puedo encontrarle al grupo, es que combina muy bien esto de… como lo diría, no quiero llamarlo épica… algo emotivo, que pueda ser incluso feliz o alegre, que te puedas sentir reconfortado y, a la vez, unas letras un poco más oscuras. A ver, oscuro? Es que depende. Hay cosas mucho más oscuras que Capitán.

Sí, es que me llamaba la atención que por Internet todas y cada una de las reseñas usaran la palabra oscuro y os remitían a referentes del estilo. Y sí que hay alguna canción que me recuerda más a Décima Víctima pero, por otro lado, veo cosas de, yo que sé, de Claustrofobia, de los Talk Talk del “Colour of Spring”, Alain Bashung en el “Play Blessures”, Scott Walker en el “Climate of Hunter”…Cosas mucho más cercanas a la canción que no a los clásicos grupos de after-punk más oscuros con los que os suelen relacionar.
Estoy totalmente de acuerdo en eso. A mí más que lo de oscuro –que lo puedo entender-, cuando me dicen que es un grupo de after punk sí que ya empiezo a ponerme un poco más tenso porque no estoy nada de acuerdo, pienso que es una valoración un poco fácil. Como suena algo así de caverna, pues ya está, after punk. Y no es así. Es mucho más pop que after punk. El disco es muy melódico. Suena a los 80, incluso más a finales de los 80. No hablaría de los 80 típicos de estéreos y juegos con producción sino de aquellos más típicos del final con espacios muy anchos para las baterías, con cajas que resuenan y una nota. Es como algo mucho más sutil y creo que es más melódico que al after punk al que hacen referencia.

Sí, yo creo que tenéis muchas cosas de cierta canción de autor ochentera, pero luego hay un tema que parece casi reggae (risas) y otros…
Sí, bueno, no era muy intencionado, no era aquello de “yo soy muy ecléctico y quiero utilizar muchos tipos de música”. Creo que salió así y me parece divertido. La reggae fue por el propio ritmo que hizo Pau, que hizo que construyéramos la canción de esa manera. De hecho, al principio, en mis pequeñas grabaciones, el ritmo no tenía nada que ver. También hay canciones más rock como Lados.
No sé, yo creo que hemos experimentado con distintas cosas, también son canciones que se hicieron en épocas diferentes. Por ejemplo, Lados, Arenal y Máquina de los Sueños son de una primera época que hice unas canciones y las otras, que son más de teclado, fueron las últimas que se hicieron. Y se nota la diferencia, se nota bastante.

Porque luego, por otro lado, en el disco hay varios interludios con ruidos, sonidos…
Sí, eso lo hablamos Adrián y yo. Más que nada quería que pudieras poner el disco y escucharlo de golpe. También era una cuestión de que teníamos 7 canciones y nos preguntamos qué hacer, porque no queríamos añadir más.Y ese espacio me parece interesante porque unifica un poco el disco, le da como un sentido y un aire más conceptual. Pensaba mucho en el hecho de estar en la habitación tumbado en la cama escuchando el disco y que te llevase porque ese es el modo como yo escuchaba los discos de pequeño y como los sigo escuchando ahora.

Las tocasteis o las hizo Adrián?
No, eso lo tocamos nosotros y fue tratado por Adrián. Hicimos improvisaciones de sonidos, texturas, cosas con batería…Nada estándar, más bien texturas. Eso se lo llevó Adrián a casa, lo pasó por lo que lo tuviera que pasar (risas) y le dio la vuelta, y sacó eso. Los trozos nos gustaban y los fuimos poniendo, pero poner un minuto a una canción ya hecha era demasiado y a partir de allí nos decidimos a añadirlo suelto.

Sí, para mí tiene un toque a ciertas músicas o ruidos que usaban Buñuel o Bergman para darle un tono onírico-surrealista
Sí, bueno, las letras sí que van muy sobre la psicología, también son muy íntimas. Son muy internas, con una mirada muy introspectiva. De lo que me pasa, cómo lo puedo afrontar, cual es esta situación. Es un poco como te encuentras y sientes en diferentes situaciones. Y también trato mucho los sueños, porque como elemento para montar una historia me parece interesante y una parte del ser humano poco explorada y conocida.

Por otro lado, en los últimos tiempos, y al hilo de lo que te preguntaba sobre si os había podido afectar, los 80 se han vigorizado un poco y se han puesto de moda. Sin ir más lejos, este fin de semana se celebró el Materia Oscura que era una celebración de los 80. ¡Había todos los estilos posibles! Minimal wave, pop a lo OMD/New Order, hardcore, sonidos 4AD… A qué grupos de Barcelona os sentís cercanos?
No te sabría decir… (piensa) Yo con Elsa de Alfonso sí que me siento muy cercano. Tiene una manera de entender la música que me parece muy propia y tiene los reverbs, los 80, pero también tiene un sonido muy propio. Un poco lo que busco con el grupo. Sí que el hecho de que hayan salido muchos grupos como El Último Vecino y otros grupos…pues, no sé, me da un poco de rabia haberlo sacado tan tarde, en cierta manera. Porque ahora parecerá que nos hemos añadido, cuando es la continuación de algo que ya existía. Cuando creamos el grupo me hacía mucha ilusión porque no había nada en Barcelona que se le pareciera. Y no sé, de repente ahora ya es tarde. Pero bueno, se perdió ese momento y son cosas que pasan.

Estoy de acuerdo con lo que dices de Elsa. Tenéis referentes ochenteros pero partís de una idea de canción que quizá os diferencia de otros grupos…También tratáis el arreglo. Algo que también hacéis Extraperlo y quizá no hacen otros grupos que vienen más como del punk o…
Sí, yo no encuentro tan interesante la propuesta (ochentera, se entiende) en sentido de hacer el after punk o el tipo de guitarras tipo funkie, más funkie blanco de los 80. Lo encuentro menos interesante. Va a gustos y a mí no me gusta demasiado. Los grupos que se acercan más al punk…A mí me gusta más la melodía, que sea algo más harmonioso. Puedes jugar con las disonancias pero que no sea como algo de dejadez, sino que sea algo trabajado, pero eso son manías de cada uno y respeto todo lo demás. Por ejemplo, Los Claveles, que me parecen algo más punk y que tienen cierto canallismo de los ochenta, me parecen muy interesantes pero no me siento tan cercano a ellos como con Elsa, que es más modular o cuidadosa.

Qué referencias tenías al hacer el disco?
Uhm, por ejemplo, cuando hice “Portugal” escuchaba bastante el disco “Telekon” de Gary Numan que me regalaron Pablo Díaz Reixa y los Extraperlo. Y pensé que me gustaría hacer una canción que referenciara eso. Y no te referencia a eso, pero sí que el teclado tiene esa textura más, como dices, cósmica. En general me fijé más en la música inglesa. Pensaba más en Nick Cave, le escuchaba mucho y me apetecía mucho hacer algo más rock, más oscuro. Yo tampoco creo que Nick Cave sea oscuro, pero ya me entiendes… Birmania, por ejemplo, ya es más española.

Te parecía importante reflejar que escuchas música en castellano?
Me gusta mucho y la valoro, y reniego un poco del hecho de estar siempre con lo de fuera, cuando aquí hay talento en el que fijarse y detenerse. Me gusta que sea algo más autóctono. Me parece importante que tenga cosas de aquí pero también de fuera. Que tenga algo de Barcelona.

Ya, es que quizá el hecho de fijaros en cosas de aquí os confiere personalidad respecto a otros grupos foráneos… En ‘Misterio de la palabra’ el “quiero sentir tu piel” no puede hacerlo un grupo inglés, por ejemplo, por ese tono arrebatado y el “ay ay ay”…
(sonríe) Sí, en este sentido, me gustan mucho las letras que hacía Pedro Burruezo en Claustrofobia. Hay una canción… “El Vendaval” de Pedro Burruezo con Bohemia Camarata que es muy clásica, muy lírica, me encantan este tipo de letras. Y creo que Capitán tienen de este tipo, este sentido arcaico, que no es muy directo sino buscando palabras complicadas. También me gustan las de la música caribeña, la salsa, como Héctor Lavoe, que tiene letras preciosas. Me atrae más. En inglés no le presto tanta atención pero en castellano sí me fijo, me llega más adentro.

Las letras tiendes a elaborarlas…
Sí, tiendo a veces a ser algo más barroco…

Y a veces más directo, otras más metafóricas…
Sí, en el disco también hay cosas más sencillas de entender. También me gusta mucho la escritura de Bukowski, por ejemplo, a la que te puede llevar cuando vas escribiendo más a pelo… Y también intento hablar de cosas pero que no se entienda que hablo de eso. Muchas veces intento tratar temas sociales pero que no sea muy directo, porque no me gusta la crítica social directa. El rock reivindicativo no me gusta, lo encuentro como muy evidente. Me gusta darle metáforas, hablar de situaciones internas que te lleven a sacar conclusiones externas. En este sentido, el Arenal es un ejemplo de lo que quiero, al hablar de la angustia por cómo vivimos. Pero no quiero que entiendan que hablo de ello.

De cara al siguiente disco, quieres seguir esta línea con la temática de las letras?
No, será diferente, porque aunque trate la psicología, el momento que estoy viviendo ahora es muy diferente a cuando estaba haciendo esas letras. Con las nuevas canciones ya hablo más de relaciones, personajes… No voy tanto a lo psicológico, a lo interior, o al inconsciente. Es un paso natural, son evoluciones, me gusta hablar de distintas cosas. En ningún caso es algo forzado o intencionado, me sale así. Me pasa mucho con lo que escribo, que en ese momento no estoy pensando en algo muy muy estructurado. Es algo mucho más intuitivo.

Por otro lado, afecta mucho al funcionamiento interno del grupo que Adrián viva en Berlín?
Bueno, afecta mucho en el sentido de que las canciones nuevas no las podemos hacer con él. En cuanto a lo que ya está hecho…por suerte tengo a Pau, que se lo aprende todo, es un músico de pies a cabeza que puede aprender cualquier cosa. A nivel de directos se resiente menos. Ahora con las nuevas canciones estaremos Pau y yo, y la influencia de Adrián será mucho menor y se notará, se notará porque es una persona que toca la guitarra con mucha personalidad. Afectará, sí, pero nos adaptamos.

De hecho ahora nos hemos planteado cambiar el directo. Queremos mirar como hacerlo los dos. Que no sea únicamente guitarra y ordenador, un set de dos que dijeses que este es el grupo y que así había sido pensado. Poco a poco. Estamos en ello.

Cuáles son vuestros próximos planes de cara al futuro? Tenéis planes de girar o…?
Me gustaría mover el disco y sacar un single en poco tiempo. Que no pase un año con el disco y sin nada. Sacar en unos 6 meses o así un single y después ya trabajar en el siguiente…

Aparte del concierto del jueves no tenemos nada cerrado de momento. Sí que sé que Canada (que nos lleva el booking) ya está moviendo el grupo para hacer salas o festivales cuando pase el invierno…Creo que nos iría bien hacer unas salas, por logística es fácil hacerlas.

Habéis empezado ya la composición?
Sí, de hecho las dos del single ya casi están realizadas.

Respecto al sonido, y al hecho de que haya pasado tanto tiempo…grabarías algunas partes de forma diferente?
Grabarlas diferente seguro. En todos estos años con lo que he aprendido hubiese sido diferente. Pero a nivel de arreglos está muy bien. A nivel de grabación, seguramente Cristian también… El otro día me lo encontré y dice que ahora lo volvería a mezclar porque tiene mejores plugins, mejor material, y yo también lo grabaría diferente. No haría las guitarras por amplificador sino por línea. También incluiría algún elemento electrónico en la batería. La manera de grabar de antes era mucho más visceral, no quiero perder eso, quiero que sea algo muy intuitivo: ensayar, tocar, y luego cuando grabemos ya pensaremos. Algo más rock en este sentido…

Porque el hecho de que todos tengáis tantos grupos, os afecta…
Sí que afecta. Extraperlo afecta a Capitán porque cuando estaba con ellos no podía estar por todo. Sobre Adrián…como es algo muy nuevo de ahora no sé como va a afectar, pero vino aquí dos meses y en lugar de hacer cosas con nosotros tuvo que hacer cosas con Don the Tiger, como la gira. Pau va a grabar un disco con Beach Beach y eso no va a interferir mucho. Pero sí que interfiere al tenerte que coordinar para poder hacer los directos y hacer diferentes fechas.

A ver, al final, un poco… para Pau, Beach Beach es su proyecto; para Adrián, Don the Tiger es su proyecto; entonces Capitán aquí…queda para que yo lo tire adelante. Ellos me ayudarán, me apoyarán en todo, lo sé, porque los conozco y se implicarán cuando les implique yo. Pero al final el que tiene que arengar soy yo…

El que lleva los temas, lleva las cosas…
Sí, ellos escuchan el tema, y me sugieren y proponen. Adrián, por ejemplo, me hace un mail diciendo tal y tal, pero yo tengo que enviar algo. Pero bueno, es la decisión que tomé, no? Quería hacer mis canciones, creí que Pau y Adrián eran las mejores personas con las que lo podía compartir y me ha tocado asumir esto.

Parece que, a pesar de los obstáculos, hay Capitán para rato.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial