“No quiero convertirme en la mejor haciendo lo mismo, quiero hacer cosas distintas”

lunes, 13 mayo, 2013

Por

 

La escritora y editora, Sheila Heti. Foto: Seth Fluker

Sheila Heti es, entre otras cosas como la editora de entrevistas de la prestigiosa revista The Believer, la autora de “¿Cómo debería ser una persona?” (Alpha Decay, 2013). Una novela que fusiona autobiografía con ficción -la mayoría de los personajes que aparecen en el libro están basados en los propios amigos de la autora- y que aunque no responde a la pregunta que plantea el título sí regala al lector de cierta indulgencia hacia sí mismo. Comparada a la serie Girls, relacionada con los libros de autoayuda, la obra ha sido recientemente nominada al prestigioso premio Women’s Prize for Fiction (antes Orange Prize). Aquí Sheila responde a algunas cuestiones sobre los temas que subyacen en su libro, desde la amistad hasta la creación, pasando por la autoayuda o el éxito.

Como escritora que constantemente entrevista a otros escritores, ¿cómo consigues olvidarte de tus preocupaciones en el momento de hacer frente a una entrevista?
No me olvido siempre de mis preocupaciones. A veces las tengo, y cuando las tengo, soy muy consciente de ellas y no creo que sea una obligación olvidarlas. A veces no me siento nada preocupada y me lo puedo pasar muy bien y disfrutar la conversación y el hecho de conocer a una nueva persona, el periodista.

¿Has leído alguna vez un libro de autoayuda? ¿Considerarías el tuyo uno de ellos?
He leído muchos mientras escribía mi libro, y aunque no lo consideraría un libro de autoayuda, sí que lo veo relacionado a ellos. El género en sí mismo fue muy interesante e importante para mí mientras lo estaba escribiendo. En ciertos momentos pensé en él como un libro de autoayuda para mí misma. También estaba pensando mucho en la Biblia y preguntándome si debería ser considerado como uno de los libros de ayuda originales.

En tu novela debes escribir una obra de teatro feminista. ¿Cuál es tu relación con el feminismo?
Muy buena. Nunca me he no llamado feminista desde el primer momento que aprendí lo que la palabra significaba.

Haces pública parte de la vida de tus amigos, aunque tuvieras su consentimiento, ¿hiciste daño a alguien o te metiste en algún problema debido a ello?
Intenté ser muy cuidadosa con las personas que he representado y consultarles, además de darles la libertad para sugerir cambios en el libro. No creo que haya dañado a más gente que la que el promedio de novelistas daña, o más que el promedio de gente que daña una camarera en el curso de su vida. Mis amigos eran muy conscientes de lo que estaba haciendo y cualquiera que no quisiera formar parte del libro, no formaba parte del libro. Además no creo que hiciera pública la vida de mis amigos, nadie que aparezca en el libro puede decir esto. Hay una gran diferencia entre una persona viviendo su vida y la representación en un libro en forma de persona.

La amistad femenina aparece como algo complicado en tu libro. ¿Por qué?
No pretendía tratar la amistad femenina como algo complicado. Estaba concretamente hablando de la relación entre Margaux y Sheila -dos personas individuales en una relación individual- como complicada. La traté de esta manera porque estaba intentando ser fiel a la vida, y interesante. No hablo de las relaciones de amistad en general. No creo que eso exista. Cada relación de amistad es muy distinta.

¿Dónde está el equilibrio entre la creación, la ambición y el reconocimiento?
Toda creación es ambiciosa: intentas hacer algo diferente de nada, lo que requiere mucha voluntad, paciencia y fe. En cuanto al reconocimiento, no puedes contar con él y creo que debes ser feliz tanto si viene como si no. Durante el tiempo que estaba escribiendo el libro tuve el reconocimiento de Margaux. Ella fue testigo de todo el proceso. Creo que fue una colaboración muy valiosa y enriqueció la experiencia de escribir el libro. Nunca había tenido esto, un testigo de mi escritura que se preocupara tanto de que el resultado fuera bueno. Es algo que no doy por hecho, fue un precioso regalo.

¿Cómo se puede conciliar lo que uno es con lo que los demás esperan que seas?
Una persona, en cierto modo, se ajusta a las expectaciones que tienen los demás o es considerada loca e internada en un psiquiátrico. Estar en sociedad siempre es un compromiso, pero también, comprometerte para ser aceptado y cuidado por otra gente no es algo ajeno a nosotros. Es lo que los humanos somos, criaturas que se ajustan una a la otra.

Este libro es muy diferente a tus anteriores lanzamientos y has afirmado que nunca vas a escribir otro libro como este…No te asusta la experimentación o más que esto, no te asusta el cambio. ¿Qué significa el cambio en tu vida y en tu manera de escribir?
Creo que vida y cambio están completamente envueltos el uno con el otro. No sé para qué iba a escribir el mismo libro otra vez. Me gusta resolver las cosas, un libro es como un puzzle. Una vez has resuelto el puzzle, quieres otro puzzle nuevo que resolver. No quieres hacer el mismo puzzle una y otra vez. ¿Dónde está lo divertido en esto? Supongo que lo divertido es que te conviertes en más competente y más capaz pero para mí esto suena depresivo. No quiero convertirme en la mejor haciendo lo mismo. Quiero hacer cosas distintas.

Dices que no sabes cómo debería ser una persona, ¿pero como te gustaría ser a ti?
Menos ansiosa.

¿Esperabas convertirte en una líder hipster?
No tengo ni idea de a qué te refieres.

¿Cómo de difícil ha sido lidiar con el éxito?
Mi vida no está fuera de control ni nada de esto. Uno siempre debe tomar decisiones, y estas decisiones siempre tienen un gran efecto. Esto es algo que siempre me parece duro. Pero la vida es siempre difícil en diferentes maneras. No es más difícil ahora que cuando tenía quince, o cinco, o veintisiete. Probablemente siempre ha habido la misma cantidad de dificultad.

Foto: John Lamb

 

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial