“Me siento a gusto en el mundo real porque lo lleno de fantasía y literatura”

martes, 17 abril, 2012

Por

 

De la alianza de la cantautora murciana y la productora barcelonesa Austrohúngaro, nace Vigila el fuego. El tercer disco de Lidia en solitario aparca a la mujer orquesta que había viajado por islas de bufandas y cementerios peligrosos para adentrarse en una aventura por la naturaleza y el tiempo.

Lidia Damunt, estrella murciana en Suecia

Bueno, cuéntame, ¿qué haces en Suecia?
Pues después de un par de años en Madrid me apetecía cambiar un poco de aires. Mi mujer es sueca así que decidimos venir aquí una temporada, a ver qué tal. De momento me he dedicado exclusivamente a componer.

¿Y te vas a quedar allí viendo la que está cayendo en España ahora mismo?
Ya, es tremendo.. Así que de momento lo voy a ir siguiendo en la distancia.

Pero tendrás que volver a defender Vigila el fuego, ¿verdad?
¡Hombre, claro! En un mes estoy allí ensayando con Mabel y Alfonso (Hello Cuca) para preparar el directo y empezar a tocar por ahí.

¿Seguirás llevando tu pandereta atada al tobillo?
No, de momento he enterrado la pandereta. Estas nuevas canciones funcionan mejor con banda. El directo será un poco más pop, y un poco más rock’n’roll. Y no se me ocurre mejor banda que ellos.

¿Cómo ha sido trabajar con Genís Segarra y Carlos Ballesteros a los mandos de la producción?
Muy divertido, la verdad. Me ha encantado la experiencia y además es cierto que se ha buscado siempre respetar la idea que tengo (y que ellos tienen) de lo que yo hago. Además el poder estar allí con ellos grabando, para mí era jauja. Quiero decir: poder dar color a las canciones, que Genís grabe pianos, que de repente nos dejen una mandola (que no he tocado en mi vida) y que quede chulísima en varias canciones, que Carlos haga coros, grabar guitarra eléctrica que hacía tanto que no tocaba… En fin, era una fiesta. Mis dos discos anteriores partían de un concepto muy sobrio y claro, pero este ha sido diferente.

Portada de Vigila el Fuego

En tu nuevo material, a parte del evidente cambio en los arreglos, también cambias los viajes a lugares fantásticos y oníricos por viajes temporales, con cierta pátina melancólica. ¿Es que Lidia Damunt no se siente a gusto con la realidad?
Sí, hay más viajes en el tiempo… pero a la vez son excusa para hablar de otras cosas . Yo me siento a gusto en el mundo real porque intento llenarlo de fantasía y literatura. He tardado mucho más en escribir estas canciones, no solo porque sabía de antemano que las iba a grabar y tocar de otra forma, sino también porque he intentado contar historias de otra manera, pensando más en la estructura por ejemplo. Y sí, me expongo más en las canciones. Soy poco optimista en cuanto al futuro del planeta, que lo veo muy negro. En cuanto a la vida, en la canción «La vida en un hilo» utilizo la metáfora del tren que sigue hacia delante, puede que de un poco de mal rollo, sí… pero para mí el mensaje es que lo importante es el camino.

¿Entonces ya no sigues escribiendo a partir de sueños? ¿Cómo diablos conseguías recordarlos?
Bueno he tenido temporadas en las que los apuntaba al despertar, así que suelo recordarlos sin problema. Es muy interesante porque durante los sueños puedes acceder a partes del subconsciente y cosas así. Pero para este disco no los he utilizado para escribir, excepto en la canción «Somos Islas Mágicas», en donde sí cogí una idea de un sueño.

¿Dónde está Tormina? ¿Y los demás personajes de tus anteriores discos? Quisiera que tuviesen una continuidad, aunque solo fuera en tu imaginación…
¡Tormina sigo siendo yo misma! Supongo que volverá a aparecer. Por el resto de personajes hay algunos que solo merecían aparecer en una canción, one hit characters por así decirlo (risas). Por otro lado me gusta la idea de que todo el mundo se invente personajes que luego puedas comparar en la vida real. Por ejemplo, siempre que me escapo de hacer algo que no me apetece me siento muy Tormina…

Aunque ahora suenes más pop, sigues siendo una rara avis en el panorama musical español. ¿Qué sueles escuchar tú?
De aquí a Single, Hidrogenesse, Espanto, Chico y Chica, Los Ginkas… Y de fuera, los discos que más he quemado han sido de Carter Family, Leadbelly, Patsy Cline… Pero desde hace un par de años he escuchado más a Sparks, Kate Bush o T-Rex, así que si lo pasamos todo por la batidora de Kitchen-aid…

¿Has conseguido vivir de la música?
Pues yo sí. No sé si en España se llegará a pagar de nuevo por la música… yo confío en lo de tocar. Además es divertido y una buena excusa para revolotear por ahí. Pero siempre combinándolo con trabajo de ama de casa, ¡por supuesto! (risas).

¿Ah sí? ¿Y qué tareas domésticas te gusta hacer?
Jugar con los gatos, cocinar bajo estricta supervisión (porque no tengo mucho talento), y sobre todo, animar el cotarro.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial