Madmax y Sören: «El rock’n’roll es ser libre»

viernes, 22 febrero, 2013

Por

 

Charlamos con Madmax y Sören, los pinchadiscos responsables de Nasty Mondays. La fiesta de la sala Apolo cumple la semana que viene (el 25 de febrero, con un evento muy especial) ocho años. 416 lunes apurando las botellas, brincando en la cabina y regalando riffs de guitarra a los más desprejuiciados y gamberros clubbers de la ciudad.

Un bromance en toda regla, plagado de tatuajes y mucha actitud, que tiene visos de continuar hasta más allá de la muerte definitiva del rock’n’roll, si es que ocurre algún día. Y para demostrarnos que el rock sigue vivo y coleando, han elaborado una playlist para Barcelonés, disponible en Spotify en este link.

Hola chicos, presentaos al respetable. ¿Quiénes sois, de dónde venís y cómo os conocisteis?

MAX: Yo soy argentino, residente en Barcelona desde hace ya 13 años. Conocí a Sören en una tienda de skate donde el solía currar y de ahí surgió la amistad.

SÖREN: Me llamo Sören Manzoni y me considero surfer mediterráneo de la Barceloneta. No DJ… quizás pinchadiscos. Conocí a Max cuando yo trabajaba en una tienda de skate en la calle Bonsuccés, cerca de Las Ramblas. Vino preguntando por unas gafas Black Flys y unas Vans. Por aquel entonces solo se encontraban en mi tienda y pocas más en Barcelona. Me cayó majete el chaval y, nada, allí empezó todo.

¿Cuál fue el primer disco que recordáis haber comprado o escuchar con fruición en vuestra infancia o adolescencia? ¿Y el último que os ha flipado?

M: Mi primer CD fue «Blood, sugar, sex, magic» de los Red Hot Chilli Peppers. En formato cassette (no soy ningún teenager…) diría que el  «Pleasant dreams» de los Ramones. Pero el disco de mi vida, sin duda, fue el de Social Distortion «Somewhere Between Heaven & Hell». El último que me ha gustado ha sido «Champions at heart» de Down by Law.

S: Probablemente me marcó mucho «Black in Black» de Ac/Dc , «Love at first Sting» de los Scorpions… y uno de Obús (risas). El último: Django Django.

¿Cómo surge la idea, hace 8 años, de montar Nasty Mondays?

M: La idea surge de hacer una fiesta para nosotros y nuestros amigos con todas las influencias de nuestras vidas: skate, surf, punk, glam… que en ese momento no había en Barcelona, o no de la manera que nostros pensábamos y sentíamos.

S: Por casualidad, simple casualidad en un momento de excesos de electrónica y R&B en la ciudad. Cansados de ello surgió la oportunidad de montar una fiesta en el Fonfone (en la calle Escudellers) de la mano de nuestro querido ex-socio (R.I.P.). Vans apoyó la iniciativa y también toda nuestra comunidad de skaters/surfers/suecas.

¿Qué es para vosotros el rock’n’roll?

M: EL rock’n’roll es ser libre, rebelde. No debe importar nada más que tus propias reglas: ser libre de hacer, decir, vestir como te salga de polla y al que no le guste…. ¡será porque no es libre en la vida!

S: Para mí el rock son guitarras, si es posible algún solo, distorsión… y especialmente para mí los dulces 80’s de la mano del glam y el heavy metal.
¿Cuáles son los mandamientos de vuestro estilo de ver la vida?

M: Ser dueños de nuestras vidas sin que nadie nos diga qué hacer y qué no, no seguir modas y ser adolescentes para siempre.

S: Respeto por el medioambiente y las personas y vivir como quiero vivir mi vida… que solo se vive una vez.

Os declaráis los worst djs ever, ¿dónde aprendisteis a pinchar y cómo preferís hacerlo (mp3, vinilos, CDs…)?

M: Aprendimos a poner músicabásicamente en NASTY MONDAYS. No teníamos ni idea pero es lo que queríamos para nuestra fiesta, nuestra música. Pare ello usamos CDs, el tema ordenadores no lo vemos claro ya que pierdes todo ese contacto con el público que es lo que nos mantiene vivos.

S: Ahora todos los DJs van de campeones y todos son buenísimos (según ellos) y nos critican (risas). A ver si son capaces de mover a la gente un lunes (más risas). Ya que todos son tan buenos, prefiero declararme Worst Dj. Es decir, un DJ malo y chapuzas…siempre a la contra.

Sois unos showmans natos, ¿qué hacéis normalmente para animar el cotarro desde la cabina?

M: Básicamente lo que hacemos es emborracharnos o lo que toque, sentir la música y que salga lo que salga de nuestro huevos. A veces más, a veces menos, pero no podríamos pinchar quietos, no hay nada planeado ni ensayado. ¡Jamás! Todo depende de la noche, la energía del público y el pelotazo que llevemos esa noche (risas).

S: Nos ponemos guapos, bebemos, bailamos y sentimos los temas como si fuéramos miembro del grupo que suena. También interactuamos mucho con el público que  por asistir un lunes a nuestras sesiones ya les considero amigos. ¡Les abrazaría a todos y todas!

¿Qué creeis que le falta y qué le sobra a la escena barcelonesa?

M: Más bares con estilo propio, rock’n’roll. Y sobran muchos malditos carteristas de los cojones.

S: Lo mismo que dice Max: bares más bares con estilo propio.

¿Habéis pensado alguna vez en formar una banda? ¿Habéis estado en alguna?

M: ¡Yo siempre! Solía cantar en una banda hardcore en Argentina y todavía quiero ponerme a tocar la batería. Sé tocarla pero me gustaría aprender bien.

S: Es mi frustración. Me hubiera gustado cantar a lo Ian Astbury de The Cult.

Parecéis una pareja muy bien avenida, un bromance en toda regla. ¿Os peleáis alguna vez? ¿Cuál ha sido vuestra última tangana?

M: Como buenos «hermanos» que somos, más vale que nos peleemos. Son muchos años, pero siempre sabemos que son cosas del momento y luego todo bien. ¿La última? ¡Por una partida de pinball!

S: Somos como un matrimonio…

Madmax, ¿qué admiras y qué detestas de Sören?

M: Admiro quién es, cómo llegó a donde llegó sin ayuda de nadie, cómo se mantiene joven el hijoputa. Y odio su impuntualidad.

Lo mismo para ti, Sören.

S: Admiro de Madmax u estilo propio, es real. Vino de Argentina lleno de tattoos y nos inspiró a todos a dar el paso a llenarnos de tinta (risas). Lo peor: su puntualidad es insoportablemente insoportable.

¿Dónde os veis dentro de 8 años?

M: Vivo… espero.
S: Con niños, perro, mujer, pick up con tabla de surf y delante de la playa.

¿A qué personaje vivo, muerto, o de ficción os gustaría ver bailando en vuestra fiesta? ¿Y a qué personaje expulsaríais?

M: Expulsaría a Lana del Rey y les pediría por favor a los seguratas que… mejor censuramos esa parte. Y un personaje que me encantaría ver en mi sesión sería The Big Lewosky.

S: Expulsaría a todos los que nos han querido joder en estos años y no han podido, a los envidiosos y a los DJs que van de súper campeones por pinchar con un portátil. Y bailaría con Maja de The Sounds, que es amiguita y muy divertida.

Contadnos alguna anécdota salvaje de alguna de vuestras sesiones, seguro que tenéis mil y una…

M: Una vez Sören se subió en la mesa de mezclas, las patas cedieron y yo terminé pinchando y a la vez sosteniendo el equipo para que no se fuera todo a la mierda.

S: Recuerdo también una noche en la que salté y caí de espaldas en el cuadro de luz… y nos quedamos sin luz y fiesta durante 30 minutos.

¿Cuál es vuestra canción ideal para cerrar una sesión?

M: «Knockin on heavens door» de Guns, por poner un ejemplo.
S:  Mando Diao “Dance with somebody”, en su versión acústica.

Bueno, si queréis desmentir algunos de los tópicos del combo sexo, drogas y rock’n’roll ahora es vuestra oportunidad…

M y S: Creemos firmemente en ello.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial