Los Inocentes: Cine Blood Cost

viernes, 27 diciembre, 2013

Por

 


Si hace un par de años Desirée de Fez y Miqui Otero pronunciaron por primera vez y al unísono las palabras “cine low cost” para englobar una serie de títulos que coincidían en el tiempo, el espacio y los recursos modestos para contar historias, esta etiqueta ha tomado vida propia y sido víctima de múltiples mutaciones: lo que en un principio era un campo de probatura y de total libertad creativa ahora se encuentra rodeado por títulos que -debido al holocausto cultural que padece el cine español- son low cost a la fuerza, pues los parámetros narrativos y logísticos por los que se mueven no son otros que los de un cine que hace algunos años podía hacerse realidad sin necesidad de hipotecar ninguna casa, mendigar vía crowdfunding o componer equipos de rodaje mediante voluntariado.

En el paisaje que acabamos de describir, la escuela de cine más prestigiosa del país (ESCAC) inauguró con «Puzzled Love» una modalidad de la que aún ostenta el monopolio: servirse de sus alumnos de último curso para levantar una película coral a modo de práctica para clase; que ésta acabase presentándose en el Festival de San Sebastián y proyectándose posteriormente en distintas muestras no sólo reafirmó la robusta formación que ofrece el centro, si no que fue la piedra fundacional para que los alumnos que estaban por venir fuesen llamados a repetir la jugada –con desiguales resultados- una vez llegaban a cuarto de carrera.

Fue así como se gestó «Los Inocentes», slasher canónico y última moneda del experimento académico ESCAC orgulloso de foguearse en el pasado Festival de Cine Fantástico de Sitges. Andando los pasos (de forma firme) del terror teen de manual que sus responsables regurgitan en los escasos setenta minutos de metraje, la película ni quiere inventar nada ni se avergüenza de ello: los guiños a clásicos como «Viernes 13» o «Halloween» o a muestrarios de sadismo contemporáneo en la línea de «Seven» o la saga «Saw» son poco o nada velados, así como el aroma erótico-festivo de productos de la factoría Troma.

Si bien en lo temático «Los Inocentes» contesta correctamente todas las preguntas planteadas por el género en el que se enmarca y sabe dónde colocar los clichés demandados por toda historia de idiotas-a-manos-de-asesino-despiadado, se distingue de otros productos de su ralea en un par de aspectos: el primero, la subversión en una de las múltiples muertes sobre las que se erige el film y de la que cuanto menos os contemos mejor, aunque aprovechamos para recordar que el término que los franceses utilizan para referirse al orgasmo es la petite mort; en segundo lugar, la homogeneidad del conjunto hace que el ritmo no cese al pasar de un capítulo a otro, mal del que adolecen las películas con más de dos personas ocupando la silla de director.

El plantel protagonista de la película cuenta con talentos emergentes entrenados tanto en platós de televisión (Mario Marzo, Diana Gómez), películas de culto como «La Mosquitera» o «Another Me» (Àlex Batllori, Charlotte Vega) o proyectos que exceden la ficción audiovisual propiamente dicha (Bàrbara Mestanza y Paula Malia, componentes del trío musical Mamzelles). Esto responde a esa necesidad que mencionábamos más arriba: este nuevo low cost se posiciona como menos interesado en la transgresión y fija su mirada directamente en la explotación del producto final utilizando las armas que considera más oportunas.

Después de las distintas pantallas que han acogido a «Los Inocentes» desde su puesta de largo en la ciudad costera más amada por seguidores del fantástico, el film podrá verse por primera vez en la Ciudad Condal este viernes 27 de Diciembre en los Cinesa a las 00:30 (técnicamente ya estaremos en el Día de los Santos Inocentes en el que transcurre la película) por la irrisoria cantidad de 3 euros y con un número de butacas libres más menguante a cada día que pasa, con lo que os invitamos a participar con urgencia de esta contraprogramación con clase de la gala Inocente, Inocente. Fuera bromas.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial