Lo que hay que leer: top literario del mes

viernes, 22 noviembre, 2013

Por

 

Uno. «El Atlas de ceniza«, de Blake Butler (Alpha Decay)
Con este libro breve de relatos oscuros, mágicos y ultrapoéticos, Blake Butler se confirma como el autor más interesante de la Alt Lit. Se le ha comparado con David Foster Wallace, pero, personalmente, cuanto más lo leo más me recuerda su prosa a la de una Clarice Lispector demoníaca. En una especie de mundo postapocalíptico, los personajes y los escenarios de Butler están llenos de polvo, aire pesado y ceniza. Pero él consigue relatar el mundo donde la vida parecía imposible. Los temas de la familia, la enfermedad y la obsesión por supervivencia lo inundan todo. Apto tanto para lectores de narrativa como de poesía. Imprescindible si te gustó Nada. Retrato de un insomne.


Dos. «Diarios«, de Alejandra Pizarnik (Lumen)
Alejandra Pizarnik es todo un icono de la poesía. Toda una musa. Toda una inspiración. Madre de tantas poetas jóvenes en España o América Latina. Una figura cuya vida, en ocasiones, eclipsa su obra. Sin embargo en Alejandra Pizarnik, vida y obra son absolutos sinónimos, y de ello nos damos cuenta leyendo estos tremendos «Diarios» (desgarradores, divertidos, llenos de referencias que sólo nos invitan a leer todo cuanto ella leía y a odiar todo cuanto ella odiaba, y a entristecer como ella entristecía…) que Lumen reedita en una versión ampliada y revisada, algo más extensa que la que ya se publicó en 2003 bajo el mismo sello. Más de mil páginas de locura y pasión. Difíciles de digerir, pero tan deliciosas.


Tres. «Listen to me, de Manuel Vilas
(La Bella Varsovia)
Poetas americanos como Jordan Castro o españoles como Camilo de Ory ya habían organizado libros alrededor de tuits o estados de Facebook publicados a lo largo de los años. Sin embargo ahora llega el novelista y poeta Manuel Vilas, con un libro de estados que en realidad recuerda a una suerte de ensayo o diario sobre la vida del escritor moderno. Cuando uno lo lee por primera vez, resulta increíble que Manuel Vilas no llevara elaborando este libro conscientemente desde el primer día que se unió a la red social, pues al final consigue conformar un todo lleno de sentido y de imágenes maravillosas. Como explican sus editoras Elena Medel y Alejandra Vanessa en el prólogo, este libro es una crónica que recoge cinco años de la vida del autor en donde descubrimos su intimidad, sus lecturas, sus fobias, sus opiniones sobre la actualidad política o literaria, etcétera. “Al buen Vilas le gusta pasarlo bien”, reza la contraportada, y con «Listen to me» consigue que nosotros también nos lo pasemos teta a su lado.


Cuatro. «Alucinaciones«, de Oliver Sacks (Anagrama)
Las alucinaciones no son cosas de fantasmas, ni cosas de locos. Son un simple problema neurológico que puede estar ocasionado por lesiones, privación sensorial, drogas o incluso estados de ánimo. Oliver Sacks toma los ejemplos de algunos de sus pacientes o de algunos de los grandes creadores de la historia para demoler ciertos tabús y presentarnos así el relato de estos extraños y curiosos casos clínicos. Nos sorprenderán la mayoría de ellos por inverosímiles, y sin embargo otros nos resultarán demasiado familiares. ¿Quién no ha visto luces, escuchado voces o sentido elementos extraños a su alrededor alguna vez? «Alucinaciones» es un libro lleno de respuestas.


Cinco. «Crisis (de ansiedad) «, de Juanjo Sáez (Reservoir Books)
Vuelve Juanjo Sáez y vuelve con más seriedad que nunca, lo que no quiere decir que no vayamos a reírnos con sus viñetas, sino que en esta ocasión sus personalísimos pensamientos e intimísimas escenas se tornan universales, reivindicativas y necesarias. Sáez consigue darle una vuelta de tuerca al manido y terrible tema de la crisis y mostrarnos un catálogo de viñetas que nos enseñan a mirar los problemas de otra manera, y también a afrontarlos. Una vez más, gracias, Juanjo.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial