Lo que hay que leer: rezando para que llegue septiembre

martes, 30 julio, 2013

Por

 

Mientras en la prensa leemos lo que los críticos nos recomiendan para este verano, algunos ya nos mordemos las uñas pensando en lo que llegará cuando agosto ponga fin a sus calurosos días. Porque aunque tengamos todo un mes por delante para leer los tochos que nos gusta llevar a la playa, los clásicos que siempre tuvimos pendientes o las novedades editoriales que se quedaron en la mesilla, lo que verdaderamente nos apetece es atacar de una vez por todas los bombazos que desde hace algunas semanas las editoriales de nuestro país no paran de anunciarnos. Repasando las webs o las redes sociales de algunas de ellas, he elaborado una lista de los cinco títulos que más me emocionan y motivan:

1/ «Todas las historias de amor son historias de fantasmas: David Foster Wallace, una biografía» de D.T. Max (Debate).
Empezando por el título, esta biografía de David Foster Wallace es uno de los libros más bellos y prometedores de la rentrée. DFW ya no es sólo “un escritor”, ni sólo “un gran escritor”, ni sólo “el mejor escritor de su generación”. DFW es todo un icono, cuya obra se está convirtiendo en el claro referente de una nueva generación de lectores y escritores que se atreven a sumergirse en sus duras pero brillantes páginas. Icono, escritor de culto y producto coleccionable. Quien lee a DFW lo quiere todo de DFW: desde «El rey pálido» inacabado, hasta su ensayo sobre el infinito o incluso sus extensas conversaciones con la prensa, editadas hace ya un año por la editorial Pálido Fuego. Quien ama a DFW sabe conceder el ancho espacio que su obra y su vida merecen en la estantería. Por este motivo «Todas las historias de amor son historias de fantasmas» de D.T. Max supone un fabuloso regalo. Un libro sobre literatura y sobre vida. Un manual (según señala la cita de Tom Bissell en la contraportada) para todos los que quieran escribir, para todos los que admiran al autor, y para todos los que, si no lo admiran, ya no podrán resistitse a hacerlo.

2/ «Ciego de nieve (Traficando con cocaína)». Robert Sabbag. (Capitán Swing)
Que Hunter S. Thompson diga que este libro mola, debería bastar para querer tenerlo entre las manos, pero si atendemos a la lista de tags que pueblan la descripción de este volumen, el deseo se vuelve aún mayor: cocaína, delincuencia, paranoia, traficantes, clubes nocturnos de Nueva York, “mundo molón”, y un largo etcétera. Capitán Swing recupera así la novela de uno de esos autores que como Dennis Cooper, John Fante, Charles Bukowski o el propio Hunter S. Thompson formaron parte del catálogo Compactos Anagrama (ese con el que todos crecimos como lectores, como drogadictos, glups, y pervertidos, glups en potencia) y que con tanta razón merecen hoy en día un segundo rostro… Una oportunidad definitiva.

Portada de la antigua edición de Anagrama

3/ «Divorcio en el aire» (Literatura Mondadori)
Vivimos en un país en el que todos son poetas y en el que todos son narradores. Sin embargo, también vivimos en un país en el que sólo hay un Gonzalo Torné. Afortunado él, que lleva se ese trofeo, y desafortunados nosotros, los lectores que excepto en algunos casos (pienso en mis preferidos: Javier Calvo, Alberto Olmos, o Natalia Carrero) solemos encontrarnos con una masa de narradores españoles nacidos en los 70 que no terminan de despegar. «Divorcio en el aire» es la tercera novela de Torné, centrada en la vida de Joan-Marc, un hombre tan inteligente como estúpido, tan sensual como enervante, tan sencillo como pijo, y así. Un ejemplo de simpático loser, metido de lleno en su crisis de los cuarenta y rodeado de un grupo de familiares, colegas, amantes y personajes más perdidos que él (aún) (si cabe) en ese mundo complicado y cruel que les ha tocado presenciar.

4/ «Amo a Dick», de Chris Kraus (Alpha Decay): En el Facebook de Alpha Decay nos llevan poniendo los dientes largos con sus novedades de otoño desde hace varios meses. Que si Sam Pink, que si Blake Butler, que si Mark Z. Danielevski… Pero en septiembre vienen con una mujer, que según he leído, es bastante explosiva. Los títulos de sus novelas son raros apuntan alto y su «Amo a Dick» parece la clase de libro que triunfará sobre todo entre el público femenino de Alpha Decay (lectoras de Sheila Heti o de Alexis M. Smith quizá nos sintamos identificadas). Un matrimonio raro, una mujer cuarentona obsesionada con un famoso teórico, un viaje a través de América y una lucha continua entre la ficción, la realidad y los límites de la memoria. Y sobre todo, lo que más me gusta, que vuelven los años 90.


5/ «Librerías» (Argumentos)
“Entre un cuento concreto y toda la literatura universal se establece una relación parecida a la que mantiene una única librería con todas las librerías que existen y existieron y tal vez existirán”. Con esta bella frase comienza el nuevo libro de Jordi Carrión, finalista del Premio Anagrama de Ensayo, en donde el autor emprende un largo viaje con el fin de encontrar respuestas a todas las preguntas que la librerías de todo el mundo le fueron lanzando durante su vida. Preguntas ya no sólo sobre los escritores y sus obras, sino sobre el sentido real que a lo largo de la historia han tenido estos espacios en los tanto tiempo ha invertido la exigente y enorme comunidad de lectores. Librerías será uno de los títulos más especiales de la rentrée, pero también uno de los más esenciales en nuestras bibliotecas personales: un homenaje a nuestro lugar preferido. Ese que poco a poco, y muy a nuestro pesar, desaparece.

Comprar en Amazon

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial