Leticia Dolera: «¿Qué es ser normal?»

miércoles, 3 junio, 2015

Por

 


Por si acaso anda por ahí algún despistado que siga rigiendo su vida por lo que está escrito, Leticia Dolera tiene un mensaje -en forma de película- para él. «Requisitos para ser una persona normal» es toda una reivindicación por la libertad, por dejarse llevar, por las familias imperfectas, por las amistades peculiares, y contiene además un mensaje particular hacia todos esos treintañeros que pensaban que al llegar a tal década, les tocaría cumplir con una serie de cláusulas para madurar. La actriz y directora habla sobre su primer largo, avalado por el festival de Málaga (ganó montaje, fotografía y guión novel).

¿Cómo nace esta idea?
La película nace en realidad de una pregunta que creo que mucha gente se ha hecho alguna vez, que es ¿Qué es ser normal? Y si uno mismo es una persona normal; sale de ahí. Creo que todo el mundo tiene esa sensación de sentirse normal, pero la sociedad nos manda avisos sobre unos requisitos que tenemos que cumplir para ser una persona normal. Parece que ser normal y encajar en la sociedad es algo bueno. Lo que he querido contar es que lo mejor a lo que puedes aspirar es a ser tú mismo, no a ser ni normal ni no normal, ni cumplir unos requisitos que te marque nadie, sino ser tú mismo e inventarte tus requisitos cada día.

¿La sociedad a día de hoy nos sigue dictando reglas?
Yo creo que en realidad sí. Pero ¿Qué tipo de talla es normal?, ¿Qué tipo de familia es normal? Eso sigue estando; aunque se supone que la sociedad es más moderna que nunca, sí hay muchos paradigmas de normalidad impuestos. En la publicidad, a nuestro alrededor, etc.

También lo diriges hacia otras generaciones en la película, como es el caso de la madre de la protagonista
¡Claro! Al fin y al cabo, existimos seres humanos de todas las edades y a mi me apetecía contar también, aunque fuese una historia secundaria, el universo de esa madre y esas amigas que tienen sus cosas, y tampoco son muy normales la verdad.

Has hecho varios cortos, esta es tu primera peli, ¿te has dejado asesorar?
Yo creo que la experiencia de los cortos y más que nada el inventario que ha salido de otras pelis: miraba hacia Julie Delpy, y me he inspirado mucho en el cine de Wes Anderson o de Noah Baumbach. Intenté que el acting de los actores tuviera esa frescura permanentemente y me he inspirado en el cine y lo que me rodea.

¿Y cómo fue la dirección de actores?
Muy bien, ha sido uno de los procesos más agradables. Mejor dicho, más estimulantes. A mí me encanta actuar y me encanta el trabajo con los actores porque al final son los que cuentan tu historia. Todas las emociones pasan por ellos. Es la parte más importante en realidad.

La estética está también muy marcada. ¿También la tenías muy fijada?
Sí, me preocupaba la forma. Evidentemente para mí lo crucial era el guion y los actores, pero estás haciendo cine y la plasticidad tiene una importancia. Como no pudimos construir estuvimos localizando mucho. Laia Ateca, la directora de arte, y yo estuvimos de expedición por miles de casas, miles de bares y miles de sitios, y buscando aquello que no transmitiera ese universo realista y a la vez un poco mágico.

Es el primer largometraje y lo has llevado a la Sección Oficial de un festival ¿Cómo te has sentido?
Muy feliz. He estado dos años encerrada con este proyecto y ahora por fin compartirla con el púbico de Málaga que es tan agradecido es algo muy bonito. Ha dado sus primeros pasos respirando amor por el cine por todas las esquinas, ¡Y encima con sol! Se estrena ahora pero ha sido un principio de fiesta muy chulo. Ha sido un pistoletazo de salida muy emocionante.

¿Tú qué requisitos le pides al cine español?
(ríe)Pues que se hagan buenas películas, que los directores y guionistas se expresen y cuenten sus historias más íntimas y con una voz propia y única.

¿Hubo algo que te resultara más complicado en el rodaje?
Yo supongo que hubo mil, cada día aparecen mini problemas que vas solucionando sobre la marcha. No recuerdo un día especialmente problemático. Todos los días los recuerdo muy intensos y dormir como no he dormido en la vida. Llegaba a casa y hacía off por completo.


Has mencionado que buscaba inspiración en la historia ¿Desde el principio tuviste pensada esta ciudad?
Vivo en Madrid pero soy de Barcelona. Y la película es personal en cierto modo, aunque no es autobiográfica, pero digo que es personal porque habla de algo que me importa y que siento como propio esa sensación de no encajar y que tienes que cambiar cosas de ti mismo para conectar en algún lugar, tenía muy muy claro que tenia que ser Barcelona. Todo el rato me lo imaginaba allí, porque he crecido allí y soy de allí. No me lo imaginaba en ningún otro lugar.

¿Puedes decir algún sitio favorito que tengas en Barcelona?
No soy muy de tener “un rincón de Barcelona”. Me gusta mucho el Cup & cake que es de una cadena. Me gusta pasear por el clásico recorrido guiri por el Paseo de Gracia, Plaza de Cataluña, barrio gótico; me gusta, ¡No lo puedo evitar! He vivido muchos años en el Poble Sec, que es un barrio que se está poniendo muy chulo ahora y muy interesante.

¿Tienes algún proyecto en breve?
Estreno en octubre La novia, la adaptación al cine que ha hecho Paula Ortiz de Bodas de sangre, una película muy bonita y muy especial. Y ahora me voy a rodar a Inglaterra una semana una tv movie de cuatro capítulos, y yo protagonizo uno de ellos.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial