Las pelis del mes de marzo

martes, 1 marzo, 2016

Por

 

OVNI, Arxius de l’Observatori
CCCB
Del 2 al 6 de marzo
Entrada: gratis

Muestra veterana dedicada al cine invisible y al debate de ideas, la nueva edición del OVNI pone su foco sobre la migración y la colonialidad; dos fenómenos que están tristemente de actualidad con el éxodo de refugiados a Europa procedentes de zonas en conflicto. OVNI analizará esa realidad a través de vídeos, conferencias y debates. Algunos de los participantes serán: Boaventura de Sousa, L’Espai de l’Immigrant, Houria Bouteldja (Indigènes de la République), Serigne Assane, Daniela Ortiz, el colectivo Tras la Manta y el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes. Y también se podrán ver películas como “Sahara Chronicle”, “Los Muros de Europa” y “Tarajal: Desmuntant la impunitat a la frontera sud”.

la-france-est-notre-patrie01
Offside Fest
Cine Maldà
Del 9 al 13 de marzo
Entrada: desde 4,50 €

Tercera edición de este festival de cine dedicado al mundo del fútbol que trata de reivindicar -de forma loable- los aspectos culturales del que está considerado el deporte rey. Este año el Offside cuenta con más de un documental destacado, la mayoría inéditos en nuestro país. De la programación vale la pena apuntar en rojo: “Gascoigne”, filme dedicado a uno de los juguetes rotos del fútbol inglés, el polémico Paul Gascoigne; “Geraldinos”, película sobre la historia de la grada obrera, ya desaparecida, del estadio brasileño de Maracaná; y “Return to Homs”, documental que sigue el día día de Abdul Baset Al Saros, portero de la selección nacional de fútbol siriana, en su país.

Chantal Akerman, un record / JL/ God-Art
Filmoteca de Catalunya
Del 1 al 31 de marzo
Entrada: 3-4 €

El cine de autor europeo se apodera de la Filmoteca con dos ciclos bien potentes. El primero de ellos dedicado a la cineasta belga recientemente fallecida Chantal Akerman, nombre clave para entender el cine del viejo continente realizado en los márgenes del sistema. La retrospectiva de la Filmo proyectará algunos de sus filmes clásicos (los cortos “La chambre”, “Saute ma ville” y “Je, tu, il, elle”) y trabajos más recientes (mucho ojo con “No Home Movie”, su testamento fílmico). El otro ciclo estará protagonizado por Jean-Luc Godard y también picará de diferentes etapas de su filmografía. El plato fuerte será el pase de su última obra, “Adieu au language”.

Solo para cortos
Casal de Joves de Prosperitat, Espacio fotográfico Can Basté y Ateneu Popular de 9 Barris.
Del 8 al 13 de marzo

Solo Para Cortos llega a sus doce años de edad en un buen estado de forma y con una fuerte carga social y de denuncia. Este año el festival ha recibido casi dos mil cortos de diferentes partes del mundo y el proceso de selección hasta llegar a los veinte de la sección oficial no ha sido fácil. Sobre la temática de esta edición, los mismos programadores se explican: “en esta edición hemos escogido un tema transversal que desgraciadamente es muy actual y todavía lo será, el éxodo de gente hacia Europa y las políticas antihumanitarias que se ponen en marcha en los países que reciben los grandes grupos de migrantes. Por eso durante todo el festival trabajaremos sobre lo que entendemos como frontera, no sólo física, que provoca estas situaciones tan deshumanizadas”.

1
Alles Liebe!
Goethe-Institut Barcelona
Del 2 al 30 de marzo
Entrada: gratuita

Nuevo ciclo del Goethe-Institut de Barcelona con una misión clara: hacer visible en tierras catalanas el cine alemán reciente. Bajo el nombre de Alles Liebe! (todo amor en castellano), se presenta una serie de películas de temática amorosa que funcionan como un fresco de la sociedad alemana actual. De la programación prevista para marzo destacamos las siguientes citas: “Corre si puedes” de Dietrich Brüggemann, un romance juvenil a tres bandas con una buena dosis de vitriolo y agudos diálogos, y “En el séptimo cielo” de Andreas Dresden, que retrata las relacionas afectivas en la tercera edad con chispa y verdad.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial