Kiss, el rock’n’roll y la adrenalina

martes, 23 junio, 2015

Por

 

Hace unos días estaba intentando decidir sobre qué artista de los que aparecen en el Sonar de este año voy a escribir. Por la noche tuve un sueño donde aparecían KISS, aquel grupo de hard rock americano tan famoso por sus looks icónicos, directamente salidos de un tebeo. En mi sueño el grupo llevaba unos disfraces muy diferentes de aquellos que les hicieron famosos en mediados de los años setenta pero igualmente yo por algúna razón sabía muy bien que estaba viendo a los verdaderos Caballeros al servicio del Satan (en teoría el acrónimo de su nombre, Knights In Satan’s Service-KISS). Y el día siguiente, buscando qué grupos tocan en Barcelona en junio, me topé con el anuncio de su concierto. Esta doble coincidencia la percibí como un señal-tenía que dejar de lado los gurús de la modernidad y escribir sobre aquellos míticos gamberros que tanta alegría y sobredosis de adrenalina han dado a los adolescentes durante décadas, conmigo incluido.

Mi canción preferida de KISS se titula «Rock And Roll All Nite» a pesar de su título y temática que no podría ser mas cliché pero a la vez más divertida. La sigo adorando porque me recuerda a mi adolescencia y mis largos veranos en la isla de Kea en Grecia. Saliendo de la infancia, con 12 años mal llevados ya que todavía me sentía muy niño y temía el momento que mi voz cambiaría y los primeros pelos levantarían su cabeza por mi cuerpo, mi relación con la música se limitaba a escuchar música clásica, villancicos corales ingleses (pasé una año de mi vida escuchando una cinta de ellos) y sentarme fuera de la puerta cerrada de la habitación de mi hermana pequeña para escuchar a escondidas a los Beatles, la Madonna y el Michael Jackson a quienes no me atrevía escuchar en mi propia habitación por voluntad propia. Veréis, era un niño muy pretencioso que declaraba que la música pop era una baratura no digna para un pianista futuro como yo.

Pero a los 12 años todo cambió. Y era necesario ya que necesitaba algo que me conectara con la gente de mi edad y esto suele ser o la música o los deportes cuando entras en la adolescencia. Y yo vamos, en los deportes era más que patético. Aquel verano yo y mis amigas Lena y Chrisa nos enganchamos a la música que la gente mayor que nosotros, y con quienes nos juntábamos con mucha timidez pero también determinación, escuchaba durante las largas vacaciones en la isla donde íbamos año tras año. Todos esos chicos eran heavis y punkis. Bajo su sombra y enseñanza empezamos a escuchar power ballads, heavy metal (eso sí, con un poco de resignación ya que nos parecía un poco bárbaro) y punk. Ansiabamos febrilmente pertenecer a algo, y un grupo de chicos mayores que tenían pinta de malos parecía el mejor club selecto donde debíamos introducirnos. Obviamente ellos nos trataban como mocosos pero como algunos del grupo conocían a Lena desde que ella era un bebé nos toleraban en su compañía. Con ellos pasamos innumerables noches noche en la playa, año tras año, alrededor de una hoguera, viéndoles bailar pogo y mover furiosamente sus cabelleras largas al son de largos solos de guitarra eléctrica.

«Rock And Roll All Nite» era la canción mas divertida que se podía encontrar en mis cintas C90 de aquellos años. Me volvía loco, me hacía saltar encima de los muebles y arrastrarme por los suelos. En esa época en que no bailaba públicamente (excepto por algún intento muy patoso de blues con alguna chica) y desde luego no ligaba ni bebía ni fumaba ni hacía nada de lo que se intuye que se haga en el Rock And Roll All Nite. Pero si que el tema me servía como una promesa de años futuros llenos de diversión y salvajismo. Tardaría mucho en ser un poco malo y probar las frutas prohibidas pero el pequeño Evripidis de 12-13 años ya empezaba a imaginar fiestas locas gracias a KISS. Recuerdo todavía con ternura como nos poníamos como cabras gritonas con Lena y Chrisa en nuestros dormitorios. Gracias a esta canción empecé a valorar la música divertida. De allí fuí a los Ramones y de los Ramones a los Beach Boys y de repente era un fan de la música pop, la que había tratado como basura unos pocos años atrás y que ahora de mi vida. Y el termino Rock & Roll ya no significaba solamente música antigua a que escuchaban mis padres y sus amigos sino algo vivo, peligroso y excitante, algo que volvía loca a la gente de mi edad y que indignaba a la gente mayor.

Aunque no fui a ver a los KISS y me decanté por el Sónar, viendo a sus vídeos siento un cierto hormigueo. Este grupo fue una inyección de adrenalina, feromónas, exuberancia, friquismo y diversión absoluta. No me extraña que los Cardigans, maestros Suecos del pop más fino, elegante y pegajoso, se declaran fans absolutos de los 4 estos demonios tan divertidos. Ahora mismo me muero de ganas por vivir en el mundo de KISS aunque sea por un ratito.

Rock And Roll All Nite
You show us everything you’ve got
You keep on dancing and the room gets hot
You drive us wild, we’ll drive you crazy

You say you wanna go for a spin
The party’s just begun, we’ll let you in
You drive us wild, we’ll drive you crazy

You keep on shouting, you keep on shouting

I wanna rock and roll all night and party every day
I wanna rock and roll all night and party every day
I wanna rock and roll all night and party every day
I wanna rock and roll all night and party every day

You keep on saying you’ll be mine for a while
You’re looking fancy and I like your style
You drive us wild, we’ll drive you crazy

You show us everything you’ve got
Baby, baby that’s quite a lot
you drive us wild, we’ll drive you crazy

You keep on shouting, you keep on shouting

I wanna rock and roll all night and party every day
I wanna rock and roll all night and party every day
I wanna rock and roll all night and party every day
I wanna rock and roll all night and party every day

You keep on shouting, you keep on shouting

I wanna rock and roll all night and party every day
I wanna rock and roll all night and party every day
I wanna rock and roll all night and party every day
I wanna rock and roll all night and party every day
I wanna rock and roll

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial