HOY TAMBIÉN VI A STIEG

viernes, 8 mayo, 2009

Por

 

El periodista y escritor sueco Stieg Larsson (1954-2004)
El periodista y escritor sueco Stieg Larsson (1954-2004)

En ocasiones resulta esnob, además de estúpido, resistirse a los fenómenos, y más cuando, literalmente, te invaden. Diariamente realizo un trayecto de 25 minutos –eso cuando Renfe es benevolente– en tren más otros 10 en metro, y hace meses que no pasa un día (70 minutos diarios) en que no vea a una o más personas sumergidas en uno de los dos libros publicados hasta la fecha de la trilogía Millennium de Stieg Larsson.

Por todo ello, y casi sin quererlo, me he propuesto realizar aquí un pequeño experimento: como buena detective, agudizaré mis dotes de observación y daré constancia del día en que no descubra a alguien leyendo a Stieg. Actualizaré el día a día a través del espacio reservado a los comentarios.

Leí el insigne primer ladrillo, “Los hombres que no amaban a las mujeres”, hará pronto un año, urgida por una compañera francesa, puesto que en Francia ya hacía tiempo que disfrutaban del fenómeno crimonológico sueco. Se trata una máquina de entretenimiento perfectamente ensamblada, no precisamente una experiencia literaria excelsa, pero sí un “pasapáginas” absorbente, que sin duda se ha beneficiado del drama que ha envuelto a su autor –un periodista militante de izquierdas, como su protagonista, que murió antes de intuir siquiera el éxito de su hobby–, y al boom de la novela negra escandinava.

 
"Los hombres que no amaban a las mujeres" (Destino), la primera entrega de la trilogía Millennium.
«Los hombres que no amaban a las mujeres» (Destino), la primera entrega de la trilogía Millennium.

Aquí, un “teaser” de la película de inminente estreno, un ejericio entre los títulos de crédito de “El club de la lucha” y una resolución cualquiera de un capítulo de “House”.

De todo esto, y visto lo que también escribe Henning Mankell, al menos una cosa sacaré en claro: si voy a Suecia, no iré sola.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial