Horizontes variables

miércoles, 12 febrero, 2014

Por

 

El horizonte es una figura fundamental en el imaginario colectivo, un espacio de ensoñación en el que proyectar los deseos de evasión, de aventura o de descubrimiento, pero también la búsqueda de trascendencia espiritual y filosófica. El horizonte es un límite siempre móvil, siempre inalcanzable, pero necesario para dirigir la mirada y la acción; una línea, tanto física como simbólica, que alimenta los anhelos e impulsa las transformaciones humanas. Por ello, el horizonte es un motivo recurrentemente evocado en la literatura y ampliamente representado en artes plásticas.

Ansel Adams. “Near Death Valley National Monument (More distant view of mountains, desert, shrubs highlighted in foreground)” (sin fecha)

Como su propio título indica, “Ante el horizonte” es una exposición construida específicamente en torno a este eje temático. La selección de obras que componen la muestra pretende ilustrar diversos registros de representación del horizonte en las artes plásticas desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad. Las variaciones incluyen distintos soportes, desde la pintura o la escultura hasta la instalación y el land art, aunque globalmente la muestra se decanta por los soportes más tradicionales.

Claude Monet, “Les Rochers de Belle-Île, la Côte Sauvage” (1886)

“Humboldt Current” (1951-1952)

Las salas de la Fundació Miró acogen temporalmente obras de artistas de referencia en la modernidad, como Claude Monet, Marc Chagall, Paul Klee, Max Ernst, Yves Klein o Carl Andre. Ofrecen también la oportunidad de contemplar en directo el fascinante castillo flotante imaginado por René Magritte. Incluyen asimismo la creación de Eduardo Chillida, cuyo monumental “Elogio del horizonte” está presente en forma de modelo a pequeña escala, acompañado de fotografías que documentan su proceso de construcción en la costa del Cantábrico.

René Magritte. “Le Château des Pyrénées” (1959)

Pero todos esos horizontes son estáticos, fijados pictórica, escultórica o fotográficamente. En esta exposición, la imagen en movimiento se limita a la proyección del film “Running Fence”, que documenta una intervención realizada en la costa oeste de Estados Unidos a finales de la década de los 70 por la pareja formada por Christo y Jeanne-Claude, autores de las icónicas intervenciones que cubrían completamente con tela blanca construcciones históricas como el Pont Neuf de París o el Reichstag berlinés.

Fragmento del film “Running Fence” (1978), intervención realizada por Christo y Jeanne-Claude

La exposición, que puede visitarse en la Fundación Miró hasta el próximo 16 de febrero, se completa con obras de artistas como Dan Flavin, Yayoi Kusama, Ansel Adams, Roni Horn, Hiroshi Sugimoto, Olafur Eliasson o Zineb Sedira. Globalmente, el paseo por sus salas propone un recorrido agradable, aunque las reflexiones conceptuales sobre la significación estética, filosófica y cultural del horizonte no alcanzan la amplitud que el tema sugiere. Y sin embargo el visitante podrá recordar imágenes y secuencias bellamente construidas como las que en la primera sala conectan obras de Joan Miró, Perejaume y Modest Urgell.

Zineb Sedira, “Vue Apocalyptique” (2012)

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial