Gelen Jeleton: música, dibujo y feminismo

jueves, 19 febrero, 2015

Por

 

Gelen Alcántara durante las I Jornadas Feministas Bulbasaur. Foto: Cati Bestard

Gelen Jeleton (María Ángeles Alcántara Sánchez, Murcia, 1975) y Jesús Arpal Moya (Barakaldo, 1972) formaron el equipo artístico Jeleton en 1999. Ambos estudiaron Bellas Artes en Cuenca. “La actitud que había en esa pequeña universidad con un programa experimental de profesores artistas en activo y muy moderno entonces ayudó bastante a cómo hemos llevado a cabo nuestra práctica artística luego, aunque cuando terminamos no queríamos saber nada del arte. Queríamos ser diseñadores o alguna cosa de trabajo “real”. Luego ves que trabajar en diseño no era lo que tú pensabas”. Después, Gelen se mudó a Barcelona, donde se quedaría casi 12 años, y realizó un postgrado en el departamento de dibujo en alquimia y simbolismo renacentista en la Facultad de Bellas Artes de la UB. “En ese momento decidí que quería volver la práctica artística y es cuando surgió Jeleton. Nos dieron un taller en Hangar y nos fue relativamente bien, como jóvenes artistas.” Afirma que el hecho de que decididieran implicarse con el feminismo no fue muy bien recibido en su entorno. “Incluso en ámbitos muy políticamente activos, nos criticaron bastante. En general es gente que ahora ha cambiado un poco de opinión. Sobre todo cuando han pasado los años y han visto que insistimos. Me hace gracia que dicen que los fanzines de chicas, o el feminismo, ahora están de moda. Es muy difícil apuntarse al feminismo ‘porque se lleva’. Realmente es una cosa que te te tiene que atravesar. Y tienes que ser sensible a muchas cosas. Es una carrera de fondo.

Diceiséis años después, Jeleton siguen trabajando juntos. “Nos definimos como un equipo artístico que trabaja con el imaginario tradicional, contextualizándolo y poniéndolo en cuestión. Utilizamos mucho la música y el dibujo. En este momento nos podríamos llamar ‘artivistas’, trabajamos con el feminismo y otras formas de activismo.” Ante la pregunta de cómo llevó a cabo la inclusión del feminismo en su obra, responde lo siguiente: “Lo incluí de muchas maneras. Me articuló muchas cosas que yo intentaba expresar mediante el arte (que parece autónomo), pero que no sabía cómo llamar. Y entendí por qué muchas veces  no se entendía mi trabajo y el de Jesús, porque mostraba esa fragilidad y porque éramos muy sinceros con los errores. No enseñábamos un virtuosismo que muchas veces no teníamos y otras tampoco queríamos mostrar. No nos interesaba esa cosa hegemónica que se estaba valorando… queríamos otro camino. Y ese camino es igualmente válido e incluso puede ser más incluyente y más experimental, para dar pie que pasen otras cosas. De repente veo que hay formas, vocabulario, lenguajes para expresar todo esto… me encuentro con que el feminismo me lo está dando.”

Dibujo: Gelen Jeleton

“En unas charlas puse en la biografía ‘Jeleton, feminista desde 2005’ y alguien me dijo ‘si tú has sido feminista siempre!’ Pero yo me reconocí como tal a partir del Ladyfest de 2005. Antes ya había entrado y salido varias veces del feminismo, que si lo soy que si no tanto. En la universidad me había leído los Miau, y me parecían interesantes pero era lectora pasiva, no pensaba que yo pudiera “hacer” tenía muchos prejuicios o miedos supongo. Fue a partir de vivir una manera de hacer, de discutir y hablar, una aceptación de las diferencias… porque desde luego no estábamos todas en el mismo punto de salida. Me gustó mucho encontrar esas confluencias, fue cuando me convencí y decidí “pasar la palabra”. El Ladyfest contenía la filosofía ‘hazlo tú misma / hazlo con otras’, era autogestionado, horizontal… Aprendí mucho y conocí a gente muy interesante. Es muy bonito ver como contagia.” El festival se hizo en Madrid pero hubo varias fiestas previas para recaudar dinero en distintas ciudades, unas cuantas de ellas en Barcelona, a partir de las cuales Jeleton se involucró en el proyecto. “Se podía participar de muchas maneras. Jesús y yo no sabíamos tocar, así que hicimos otras cosas, como diseñar carteles, flyers, serigrafiar camisetas…o hacer de runners. También hicimos la decoración del Stand del Ladyfest en el Primavera Sound”. Le comento que en su aproximación al feminisimo hay una importante huella de la escena de Murcia, ya que menciona en numerosas ocasiones a Hello Cuca y su fanzine, Miau. Y también a Lidia Damunt. “Sí, pero es curioso porque en Murcia no conocí el feminismo DIY. El Miau lo leí en Cuenca, y a Lidia Damunt la conocí cuando tocó por primera vez en Barcelona, en el Big Bang. Tocaron Hello Cuca con los Bananas, y ahí fue cuando conocí a Lidia y a Mabel. Luego nos hicimos más amigas y empezamos a hacer cosas juntas a partir del Ladyfest, en Madrid. Fue cuando participé en un fanzine por primera vez: el Fempunk, con María Bilbao, Mabel Damunt…Ese fanzine fue después del Miau de los más importantes para mí.” Años más tarde llegó el Feminizine “fue un poco la continuación del Miau, y el Fempunk, y a partir de aquí colaboré en todo lo que pude.”

Gelen también estuvo involucrada, junto con Andrea Valdés (del fanzine Línea sin fin), en la Fonográfica General en Barcelona durante el 2008-2009. . “Igual que el Ladyfest, era un manifiesto al que podías acogerte y adaptarlo. Decidimos que tocaran cuatro grupos en las fiestas y así sacar un 7” con cuatro canciones de grupos diferentes. Me interesaba generar estas coincidencias de grupos que se juntan y hacen cosas especiales y que los discos fueran pequeñas rarezas, registrar ese momento antes de que desaparecieran. Yo me encargaba normalmente de buscar a los grupos y dibujantes que diseñarían el cartel o la portada del disco, y Andrea buscaba los locales y se encargaba de otras gestiones. Pero había más gente que nos ayudaba, mucha, y al final era un poco mano de todos. Cuando hicimos la fonográfica no nos autodenominábamos feministas porque se hacía con más gente y era complicado, pero sí que había una intención ya, por parte nuestra.”

Cartel para Wombastic de Gelen Jeleton

Se atreve a afirmar que, según su experiencia, Barcelona es uno de los lugares donde hay más iniciativas de fanzines y eventos que se autodenominan feministas “o trabajan con ello”, pone como ejemplo “las Jornadas mutantes  , el fanzine Bulbasaur y sus Jornadas Feministas, en las que participé, Nenazas, a las que invité la mesa redonda ‘Fanzines Ladys- ¡Lo voy hacer!’ del Ladyfest Madriz de 2013 cuando fui al Gutterfest, el fanzine Blood, Los Archivos De Beauvoir… Ahora estoy muy bien en México pero Barcelona sigue siendo mi sitio de alguna manera, y me siento bastante vinculada. También está Jesús allí, la otra parte de Jeleton, con la librería “La Canibal”. Siento que hay una base de gente que está haciendo un esfuerzo por visibilizar estos temas.”

Gelen Jeleton participó recientemente en la Secció Irregular del Mercat de les Flors explicando su actual proyecto, “Una Archiva del DIY”, que es el nombre abreviado de la tesis doctoral que está realizando en la Universidad de Murcia: “Un archivo DIY (hazlo tú misma): música y dibujo en iniciativas autogestionadas y sus ediciones”. El proyecto consiste en crear un archivo físico y digital de ediciones producidas por iniciativas feministas-cuir colectivas en torno a la relación música-dibujo, y de alguna manera, recoge toda su trayectoria anterior: “con el Feminizine ya hacíamos mapas de fanzines hechos por chicas, o de grupos de música.” Catalogar y difundir no es tarea fácil en el ámbito de la autogestión: “cuando fui a las Jornadas feministas de Bulbasaur, hice una maletita y me llevé mi archivo con todos los fanzines que había recopilado, de feminismos en el estado español. Mucha gente se acercaba y me decía ‘¡no sabía que había tantos!’. Eso es lo que le da sentido a todo lo que estoy haciendo.”

Sobre el hecho de estar llevando estas iniciativas a la institución, comenta lo siguiente “he conseguido como una relación abierta, y no es una relación fácil, porque esto no estaba pensado para entrar ahí, pero desde luego cuido mucho cómo lo hago”, aunque reconoce que esto no ha pasado únicamente por iniciativa suya. “De repente la institución se está interesando por eso: ha visto que unas fotocopias hablan de un activismo artístico importante.” comenta ejemplos recientes de activistas que han donado sus archivos a la institución, como Kathleen Hanna, uno de sus mayores referentes -en gran parte, Gelen se dedica a estudiar los ecos de lo que el movimiento “Riot Grrrl” supuso en Olympia (Washington) en los años 90-, y a nivel más próximo, Fefa Vila creadora de la revista LSD, y los fundadores de Radikal Gay, que han donado su colección al Reina Sofía. “Me parece bien que estén ahí, porque son unos espacios que se tienen que ocupar. Que se historice (herstory), y que se visibilicen estos materiales. Pero ahora está el problema de cómo hacerlo, no me gusta verlos en vitrinas. Se han buscado soluciones como vídeos u otras formas de presentarlos pero son cosas que creo tenemos que seguir trabajando.”  Con su posicionamiento pretende a su vez cuestionar la idea de archivo como algo cerrado y estático: “muerto”. “Un archivo desde una práctica feminista-cuir, tendría que ser un archivo retorcido, raro, que no encaja.” aclara. “La idea es desmitificarlo o subvertirlo. Porque ese espacio hecho con un triángulo y dos columnas (la institución, la academia, el museo, el archivo, la biblioteca) no ha sido ni tan público ni tan para todxs… no incluye o no deja entrar determinadas cosas. Pretendo que mi tesis sea un acto político hecho desde la academia.” Gelen acaba de pasar un año becada por el Programa Universitario de Estudios de Género de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) en México DF, y afirma que en México ha encontrado “ese espíritu de experimentación…esas ganas de inclusión, desde lo decolonial, desde los feminismos.”

Imagen del fanzine "Mujeres Pancarta #1" y Cartel Wombastic por Gelen Jeleton

Su archivo es único e irrepetible. “Algunos fanzines se pueden fotocopiar y quedan tal cual, y eso está bien bonito, pero hay otros que pierden, por su forma o características o porque vienen acompañados de determinadas cosas” Y no estamos hablando solo de fanzines, en su archivo también hay “carteles, parches, chapas, tatuajes… Incluso recetas.” Lo que acompaña a cada fanzine depende mucho del momento y de las herramientas de las que se disponga, “de si se está haciendo mucha serigrafía,  camisetas o chapas. Y en en esos bordados, en esos parches y pintadas… se ve la intervención del dibujo y la música. Muchas veces se plasman frases que vienen de las canciones de las Riot Grrrls o del punk, como: ‘chicas en primera fila, esto está pasando sin tu permiso’…” Comenta que en la actualidad muchos fanzines diseñan bolsas y camisetas para ayudar a autofinanciarse. Ella misma diseñó la camiseta del Feminizine, invitada por Andrea Galaxina. “todo eso se va integrando en mi archivo. y… me gusta porque me lo puedo poner. No es solo leer.  Muchos fanzines no son libros para poner en la estantería.” Por eso, para ella el factor presencial también resulta capital “estar presente es la manera que yo tengo para que la gente pueda ver mi archivo, además hay una relación en la que yo me implico y soy parte de ello.” Por si había alguna duda a estas alturas, una gran parte del archivo de Gelen Jeleton es ella misma.

“Yo con el archivo hago un esfuerzo muy grande por no separar, aunque a veces no comparta las mismas ideas.” De la misma manera que es crítica con la impermeabilidad de la academia, también cuestiona el rechazo sistemático de algunos sectores del feminismo underground hacia los feminismos institucionalizados “leer no es malo, te da herramientas. Y mi empeño en trabajar con la institución también es porque me parece que hay un dinero público, unos espacios que si no nos metemos en ellos no van a cambiar, y mantienen determinadas cosas que para mí no son justas. No quiero estar ahí con las condiciones de siempre, quiero estar ahí de otra manera. Es como un trabajo que no termina nunca, pero creo que eso  también es lo interesante.”

Me habla con entusiasmo de otro de sus proyectos actuales: el “Taller de fanzines” en el penal de mujeres de Santa Martha Acatitla en el DF, que forma parte del proyecto “Mujeres en Espiral”. “El taller coincidió con la exposición de ‘una Archiva del DIY’ en el Museo Universitario del Chopo y unimos fuerzas para sacar el fanzine Leelatu.

“En este vídeo hablan ellas de su experiencia con el fanzine. Se proyectó en la presentación del fanzine el día de la inauguración de la exposición para que, de alguna manera, estuvieran ellas presentes. Ese taller fue para mi un punto y a parte. Le daba sentido a lo que yo había estado trabajando respecto al fanzine. A lo que había leído de ‘si no lo hay lo creas tú’ en relación con espacios y plataformas desde donde poder hablar.” Ahora hasta marzo hay una exposición de el fanzine en la Biblioteca Pública de Valencia. “Este año vamos a continuar con el número dos y también queremos montar una imprenta que se va a llamar ‘La Presa’. Algunas de las participantes en el fanzine escriben novelas, obras de teatro y relatos cortos y desde ‘La Presa’ queremos publicarlos”. Crédito foto que aparece en la home:  “Eme” en el “I Festival de Autoedición en Casa Chiribiri”, Murcia 2015.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial