El libro o la vida

jueves, 18 octubre, 2012

Por

 

Isabel Sucunza lee. Lee mucho y lee muy bien. Lee para darle sentido a la realidad que la rodea, y lee mientras un señor con mucha barriga se prueba un polo que no es de su talla. Para Sucunza, la vida es lo que pasa entre una descripción de Proust y las ideas de Nietzsche.

Isabel Sucunza, además, escribe muy bien.

Pero que nadie se alerte, Sucunza no pretende desplegar su vasto bagaje cultural ni elaborar obtusas teorías literarias, sino aplicar sus lecturas a la interpretación de la cotidianeidad, de una manera amena, salpicado de un humor muy urbano y desde una óptica femenina crítica (que no de feminismo crítico).

Creo recordar que Bridget Jones trabajaba en una editorial –uno de los empleos que Sucunza confiesa haber desempeñado, seguramente para poder costearse más lecturas–, pero los dietarios de Sucunza no son chick lit bañada en un poco de glamour cultural, son –sí– un divertido ramillete de reflexiones en primera persona, viñetas personales donde –en alguna ocasión– se cuelan algunos exnovios, o de las novias de éstos, pero de su lectura uno obtiene algo muy diferente del gustillo del romance fatuo.

Doce días a media jornada en una tienda de ropa son un buen punto de partida, lo suficientemente mundanos pero lo suficientemente cargados de verdad como para desatar conexiones, eruditas, peregrinas, las más de las veces interesantes y originales, entre lo que pasa y lo que lee.

Muy fina y contagiosa en el entusiasmo, encantadora cuando nos hace partícipes de su universo personal, cuando se esfuerza por comprender la idiosincrasia catalana se la nota un poco a la defensiva, algo confusa en la encrucijada entre las lecturas de los clásicos (Josep Pla, Martí Sales o Mercè Rodoreda), lo que le llega de los medios y lo que vive en su entorno.

Con todo, la intención de esta pamplonica no es sentar cátedra ni argumentar nada, sino dejar constancia de su asombro y de su pasión por lo que la lectura tiene de forma de vivir mejor la vida. Y con eso lo que Isabel Sucunza ha escrito es una delicia.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial