Comida putrefacta, terror y humor

miércoles, 11 junio, 2014

Por

 

El pasado 13 de mayo se estrenó online y de forma gratuita “Ancha es Castilla / N’importe quoi”, la película imagen de Sónar 2014 dirigida por Sergio Caballero, co-director del festival, con la colaboración creativa de los artistas LoloySosaku. Después de rodar “La Distancia”, proyecto que le ocupó 4 años, el director sentía la necesidad de hacer algo más rápido y directo, con un equipo mínimo. El desarrollo íntegro de “Ancha es Castilla / N’importe quoi” le tomó 3 meses de los cuales 9 días fueron de rodaje.

“Ancha es Castilla / N’importe quoi”, que compitió este año en la sección oficial del Festival Internacional de Rotterdam, es un film de terror con un humor enfermizo que nos cuenta la historia de Alegría, una niña que es poseída por el diablo mientras baila en una rave y cuya familia trata de exorcizar para sacarlo de su interior. Como el propio Caballero explica, podría definirse como “una mezcla entre «El Exorcista», «Tiburón» y «God Save the Queen».”

Se trata de un mediometraje de 25 minutos dividido en 10 minicapítulos cuyos personajes fueron hechos con comida putrefacta inspirándose en las pinturas negras de Goya y un libro infantil (horrible, según él) que el director encontró en Alemania. Esto le aporta a la imagen una dureza y un toque de irrealidad muy alejados de sus imaginarios de referencia. Como es habitual en las películas de Caballero, el argumento y los diálogos se elaboraron durante el proceso de montaje (admite haber grabado las voces con un Iphone y la colaboración del editor) aunque siempre se filma con un concepto como punto de partida.

El resultado es perturbador, crudo y sucio: la película más punk de Caballero hasta la fecha. Una cinta de animación que huye de modas (Caballero es un enemigo a ultranza de las tendencias) y que se ríe de todo: exorcismos, ritos satánicos, espiritualidad y negocio, sacerdotes, matrimonios, suegras y borrachos. Como declara en los primeros minutos de metraje “Today is an harmonious day without limits!”, y parece que lo de trabajar sin límites se lo toma al pie de la letra.

Alejándose del stop motion por convicción, el equipo creativo muy al estilo de «Ed Wood» reivindica la belleza del error natural y enseña el truco voluntariamente demostrando así lo innecesario de muchos aspectos tecnológicos para crear un estilo irreverente y novedoso y apelando a la capacidad de imaginar del espectador frente a la cual de poco (o nada) sirven ciertos alardes y virguerías técnicas que incluso pueden llegar a molestar. La película hace un uso brillante de recursos a los que cualquiera tenemos acceso, como muestra una iluminación a base de lámparas LED de lectura compradas en Ikea. “Las técnicas son cada vez más fáciles, lo importante es qué haces con ellas.”

La imagen de Sónar ha sido desde sus inicios uno de los máximos reclamos del festival. Como responsable de la misma, Caballero sorprende en cada edición con conceptos que van desde la ironía hasta la provocación, manteniendo siempre un humor ácido e inteligente, y que deja patente su fértil y exuberante imaginario personal, muy alejado de las imágenes asociadas habitualmente a la música electrónica. Como él mismo declara “tomar riesgos está en el ADN del festival”.

Su próximo proyecto es “una mezcla entre «Ben-Hur» y «Los Diez Mandamientos» con las mismas técnicas que «Ancha es Castill»a” para el cual actualmente está buscando financiación. Esperamos poder verlo muy pronto.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial