Últimos días en la Atlántida

viernes, 12 abril, 2013

Por

 

Último tramo para el festival de cine online en el que Filmin nos ofrece lo mejorcito del panorama indie nacional e internacional. Más de una treintena de películas que han sido premiadas en festivales como Cannes, Berlín, Sundance o Sitges.

El Atlántida Film Fest concluye el 22 de abril: hasta entonces aún tenemos algunos días para adquirir un abono para ver cuantas más películas mejor (por 20 euros)  o bien elegir 5 películas por 10 euros. Por si aún no te has decidido, nosotros te lo ponemos fácil y te recomendamos esos cinco films que no deberías dejar pasar.

1. Wrong (2012), de Quentin Dupieux
A Dupieux ya le conocíamos por esa maravilla llamada Rubber (2010), película hipertextual donde un neumático asesino (sic) hacía de las suyas ante un nutrido grupo de espectadores. No mucho antes Dupieux era más conocido por su alias Mr. Oizo, productor musical de electro, con varios hits en las listas de éxitos y remezclas para gente como Scissor Sisters o Calvin Harris.

En Wrong, el director francés vuelve a hacer gala de su humor retorcidamente absurdo. ¿El punto de partida? Un hombre pierde a su perro y decide buscarlo. Todo lo que ocurra a partir de ahí no responderá a ninguna lógica conocida: oficinas donde llueve todo el tiempo, relojes después de las 7:59 marcan las 7:60, suplantación de identidades, viajes a ninguna parte y comunicación telepática con mentes caninas. Una locura in crescendo que puede que tan solo sea una enorme boutade, pero desde luego es una de las cintas más divertidas y sorprendentes del año pasado.

Imagen de previsualización de YouTube



2. Después de Lucía (2012), de Michel Franco
El mexicano Michel Franco se llevó el premio del público en la pasada edición de Cannes por esta dura y conmovedora cinta sobre el abuso escolar. Rodada exclusivamente mediante planos fijos en largas secuencias, Después de Lucía nos cuenta la historia de una adolescente que, junto a su padre, debe afrontar la vida después del accidente automovilístico que le costó la vida a su madre.

El retrato del proceso de bullying que recibe la protagonista es minucioso y perturbador. Para ello, el director entrevistó a decenas de adolescentes que habían vivido una situación similar, tanto acosadores como acosados.

Imagen de previsualización de YouTube


3. Mi loco Erasmus (2012), de Carlo Padial
Un imperdible del nuevo audiovisual español. Más que una película, un artefacto que estalla de la manera más inesperada en la cara del espectador. Es el debut de Padial en un largometraje, escritor, dibujante, guionista y parte de la productora Los Pioneros del Siglo XXI. Su debilidad por el mundo estudiantil de intercambio había sido ya plasmada en la delirante novela “Erasmus, Orgasmus y otros problemas” (Libros del Silencio): un cruel e irreverente retrato plagado de pervertidos profesores, estudiantes beodos y un viaje iniciático que puede  (y debe) acabar en pesadilla.

En Mi loco Erasmus Didac Alacaraz se interpreta a si mismo intentando documentar en imágenes ese decrépito hedonismo de saldo que representa la beca Erasmus. Pronto la historia se centrará de manera natural en el propio Alcaraz y sus dificultades técnicas y financieras para sacar el proyecto adelante. Sin darnos cuenta acabaremos sumergidos en los infiernos del proceso creativo, sin saber dónde acaba el personaje y dónde empieza la realidad.

Imagen de previsualización de YouTube


4. Berberian Sound Studio (2012), de Peter Strickland
Película de culto instantáneo. Toby Jones interpreta a un sonidista británico de los años setenta, que debe viajar a Italia para trabajar en la banda sonora de una película giallo. En los estudios de sonido topará con un reducido grupo de extraños personajes, un microcosmos que acabará por absorberle hasta límites insospechados.

El segundo filme de Strickland provocó sensaciones encontradas la pasada edición del festival de Sitges. Entre sus aciertos cuenta con un cautivador punto de partida y unos excelentes recursos visuales. La incapacidad para desarrollar la historia de una manera convencional puede desanimar a ciertos espectadores, pero el viaje sonoro merecerá la pena.

Imagen de previsualización de YouTube


5. Otel·lo (2012), de Hammudi Al-Rahmoun Font
La archiconocida obra de Shakespeare sirve como telón de fondo para una metahistoria de abuso de poder y celos. En formato de documental, Otel·lo desmenuza los entresijos de la puesta en escena de la obra de teatro homónima, por parte de un grupo de actores amateur y un director al que no le temblará la mano al exigirles cada vez más en un macabro juego a la Stanislavski.

Esta película es un interesantísimo proyecto de la ESCAC y supone el debut en el largometraje por parte de Al-Rahmoun.

Imagen de previsualización de YouTube

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial