Cine en catalán con naturalidad y sin subvención

viernes, 17 mayo, 2013

Por

 

Hoy vuelven a abrir las puertas del Boliche, la sala que cerró hace cinco años y que vuelve a abrir sus puertas para ofrecer cine de autor y comercial en versión original con subtítulos en catalán.

Nervios, muchos nervios era lo que tenía Rafael Dalmau las semanas previas al estreno que preparaba para hoy. Porque si abrir un negocio es una tarea ardua, abrir un negocio cultural es casi suicida. Pero Rafael lo ha tenido muy claro desde el principio: reabriría el cine Boliche con películas en versión original subtituladas en catalán. Él asegura que es una idea “romàntica” y yo me permitiría añadir que también muy valiente. Mucho, pues esta tarde reabre las puertas del cine Boliche, cerrado desde hace cinco años, sin un euro de subvención y con los costes añadidos de hacer la traducción por su cuenta y riesgo.

Lo dicho: hoy se abren al público las cuatro salas del Boliche, arregladas y preparadas para ofrecer cine de autor y algún blockbuster. Para empezar: «Tango libre», de Frédéric Fonteyne; el documental argelinofrancés «Indignados» y la cinta española «Mussolini va a morir», de Richard Gordon.

Y en relación a esta última, el espíritu romántico de Dalmau se torna práctico y asegura que las películas españolas y sudamericanas no se subtitularán, pues como bien dice el que también es director de los cines Maldà, “es absurdo, pues todo el mundo entiende el castellano”. Y así, no solo abre un cine en una Diagonal un tanto mustia, también muestra otra forma de tratar el tema de la lengua: con naturalidad y normalidad, la que no siempre emplean los políticos, ni siquiera los que gestionan la cosa cultural.


Trailer de «Indignados»

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial