Carla Serrat: “‘Night Thoughts’ es un viaje íntimo que explora la nostalgia, la melancolía y el deseo”

jueves, 10 marzo, 2016

Por

 

CARLAEl pop electrónico catalán tiene una nueva baza en Carla Serrat. La joven cantante de Vic acaba de editar el notable “Night Thoughts”  bajo el nombre de CARLA, un cálido tratado de synth-pop que presenta guiños al cancionero de Au Revoir Simone, a los grupos de la escudería Italians Do It Better y hasta a la divina Kate Bush. Hablamos con la artista catalana sobre la génesis de su primer larga duración, los intríngulis del proceso creativo y sobre la tradición musical que existe en su familia.

Antes de entrar a fondo en “Night Thoughts” me gustaría que nos contaras un poco cómo funciona tu proceso creativo. ¿Por dónde empiezas a componer las canciones? ¿Qué va primero, el concepto de las letras, las melodías o los sintes que vas a utilizar? Y, ¿cuándo empiezas a tener clara la estructura?
Generalmente empiezo por una melodía con el piano, un sonido de sinte que me gusta y de ahí sale una frase, una letra… a veces hago pequeñas anotaciones de cosas que se me pasan por la cabeza, y luego las utilizo cómo letras para mis canciones.

¿En qué estado llegan las canciones al estudio y cuándo entran en juego tus colaboradores más cercanos, tu hermano Toni y Edu Martínez?
Hasta ahora siempre hemos trabajado a partir demos que yo he hecho en casa. Primero me gusta trabajar las canciones por mi cuenta, aunque luego podamos cambiar el ritmo, sonidos y otras muchas cosas… De hecho es como me sale, de manera natural, cuando estoy en casa y empiezo a grabar con el ordenador, es casi instantáneo el querer terminar la canción ese mismo día. Luego a partir de ésa base, construimos la canción; ya sea en el estudio con Edu o en el local de ensayo con Toni.

El proceso creativo de la música electrónica puede parecer frío a primera vista. Una persona sola en casa creando con toda una serie de herramientas, la mayoría digitales. ¿Cómo se consigue transmitir calidez (tu música lo consigue) desde la individualidad y la frialdad de las máquinas?
Me parece muy interesante eso que dices, ¡aunque realmente no tengo ni idea de si hay una fórmula para hacerlo! Creo que acaba saliendo de manera inconsciente. La mayoría de las canciones que tengo, están compuestas en momentos de introspección, que a veces utilizo para reconfortarme. Quizás son justamente esa sensaciones las que acaban traspasando más allá de mi habitación.

Hablando de máquinas y sintetizadores, ¿utilizas solo herramientas digitales o tienes algún sinte analógico? De ser así, ¿con cuál trabajas?
En éste disco los sonidos provienen tanto de sintes analógicos como de herramientas digitales, aunque lo que más hemos utilizado y los que más nos gustan son los analógicos, como por ejemplo el Moog Minimoog model D, Roland SH101 y Teisco 100F, entre otros.

Vayamos ahora a por “Night Thoughts”, ¿hasta qué punto ha sido complicado para ti dar el salto del formato single a un disco largo? Con todo el nivel de exigencia que requiere un álbum completo…
“Night Thoughts” tiene consigo un conjunto de piezas previamente escogidas, unas más viejas que otras, y también las canciones de los dos Ep’s anteriores “Let’s Burn A Forest” y “Lucky One” aunque con variaciones en las mezclas y el master. Hacer la selección de los temas fue lo más complicado para mí, porque hay canciones que veía y sentía en planos muy distintos de otras, sobre todo por la diferencia de tiempo en que las compuse, pero la gracia fue encontrarles un hueco y ligarlas dentro de un mismo espacio. Por otro lado son muchos meses intensos de trabajo y dedicación entre los Dakota Studios y los ACLAM Records de Barcelona, dónde he trabajado con profesionales que me han ayudado mucho en éste proceso musical, y aunque el proceso sea largo, formar parte de él es lo que realmente me ha alucinado y aportado más.

Una cosa que me ha sorprendido del disco es que esté cantando en inglés. Lo digo porque ahora cantar en castellano o catalán es lo más normal del mundo. ¿Apuestas por el inglés por alguna razón en especial?
La verdad es que nunca me he planteado hacer lo contrario. Es decir, toda la música que he escuchado desde que era pequeña y me ha marcado es y ha sido en inglés. La mayoría de la música que sonaba en casa era anglosajona, tanto por mi padre como por mis hermanos, y de hecho, las primeras canciones que compuse en la adolescencia, ya eran tarareadas en inglés. Es como me siento cómoda cantando, al menos por ahora.

Muchos artistas cuando entran a grabar tienen como referencia discos que aman de otros grupos; sea para inspirarse o para encontrar el estado de ánimo adecuado para la grabación. ¿Cuáles fueron tus discos de cabecera para crear tu primer álbum?
No me atrevería a decir que han influido en su totalidad, pero si que han marcado en el disco la sonoridad de grupos como: Chromatics, Little Dragon, Electric Youth, Caribou, James Blake…

El disco se mueve mucho en atmósferas de duermevela, habla de sueños, pensamientos abstractos, se titula “Night Thoughts”… ¿Se debe a que compusiste las canciones principalmente de noche?
Sí, la mayoría de las canciones están hechas en horas bajas, cuando cae el sol, de ahí el nombre del disco, y sobre todo de cuando tengo la necesidad de coger el piano y de reconfortarme de alguna forma. “Night Thoughts” es un viaje íntimo a partir de la introspección de los propios sentimientos que explora la nostalgia, la melancolía y el deseo. Las historias y sensaciones de las que hablo en el disco las cuento en primera persona; la gran mayoría de ellas a través de historias autobiográficas, pero también de otras imaginadas e incluso soñadas.

“Turned Into” destaca de forma especial por ser la canción más bailable del lote. Se puede calificar como el hit del disco. Cuéntanos un poco, ¿cómo surgió ese tema?
Esta canción es de las últimas que hice poco antes de entrar a grabar el disco en el estudio. Esta historia transcurre de noche, y habla de un personaje oscuro, que envenena las mentes de los otros con sus palabras. Siempre hay alguien que habla de cosas sin saber, ¿no? Pues trata de eso, de cuando te das cuenta que hay personas que sólo traen oscuridad consigo mismas y pueden llegar a cambiar a los demás. Justamente éste fue el tema que más nos costó empezar a producir con Edu, el que fue más difícil de encarar de todos. Decidimos intentar no cargar el tema, empezar de cero y fue luego cuando con menos conseguimos más. Recuerdo darnos cuenta de que la canción caminaba sola; mirarnos y decir: “ahora sí”.

“Lucky One” también funciona como un cohete, parece salida de la escuela Italians Do It Better. Quizás sea el corte más ochentero del álbum, con ese toque retro-synth, ¿estás de acuerdo?
Sí, ¡soy muy fan de Italians Do It Better! Los grupos del sello son referentes para mí y supongo que ahí se nota. Hace un pequeño guiño a ese sonido de bajo ochentero. “Lucky One” lo sacamos en el primer EP, con Sones, fue una manera de presentar y celebrar mi entrada en el sello.

Otra favorita del disco es “Hold Dub”, con esos aires a lo Massive Attack y la voz invitada de Núria Graham. ¿Ese regusto de trip-hop noventero que tiene es algo que buscaste de forma consciente? ¿Por qué pensaste en Núria para la colaboración?
“Hold Dub” es una de las primeras canciones que hice hace tiempo y que entraron en el disco. La demo casera ya tenía ese ritmo que recordaba al estilo de música, de ahí el nombre Dub, mezclado con la melodía de la voz, claramente soul. “Hold Dub” describe una sensación más bien abstracta, sobre la necesidad de congelar el tiempo. De hecho, me imagino la imagen de alguien en constante caída, pero que nunca llega a tocar el suelo. Pensé en la voz de Núria Graham, porque creí que pegaría muy bien con el tema (justamente por lo que comentaba de la melodía con ése carácter soul) dándole respuesta a mis fraseos y aportando su toque de dulzura y sensualidad. Además con ella nos tenemos mucho cariño y fue muy fácil.

Este verano seguro que estarás tocando en algunos de ellos así que te lo tengo que preguntar. Los festivales de música españoles siguen apostando por una programación de artistas y bandas eminentemente masculinos. Como mujer en la música, ¿crees que es por falta de propuestas femeninas interesantes o es problema de los programadores, casi siempre hombres que barren para casa?
Veo esa diferencia de la que hablas en las programaciones, aunque afortunadamente esté cambiando. No me atrevería a decir que sólo por los programadores, que sí que tienen la primera y última palabra, pero también en los consumidores, los medios… Aún cuesta mirar a una chica en un escenario tocando el piano, o el instrumento que sea y bebiendo una cerveza y no hacer los mismos juicios que con un hombre. Creo que cada vez más mujeres estamos entrando en el mundo de la música, y esa diferencia de la que hablamos, espero, vaya a disminuir.

Una cosa más: Joana, tu misma, Toni… sois un clan familiar que vive para y por la música. ¿De dónde proviene vuestra vocación?
En casa siempre ha habido mucha música, tanto por los padres como los abuelos, que nos han inculcado el valor de cuidar y comprar la música. Nuestro abuelo es músico, toca el saxo, el clarinete y el violín. Además, nuestros padres siempre han creído en la educación musical ya desde pequeños, y una vez ahí hemos tenido la suerte que nos han dejado ser y escoger.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial