Canciones para la ocasión: «Right here» de The Go-Betweens

viernes, 3 mayo, 2013

Por

 

Cancion para dar golpes del puño en el corazón y para volver a sentir que el amor igual sí que es la única respuesta frente al mal tiempo.

Hay ciertas canciones que las escuchas e instanteamente te motivan hacer algo: formar un grupo, coger el telefono y llamar a alguien que no deberías, consumir sustancias, salir de fiesta, escribir un poema, dar saltos, restregarte con la pared sintiéndote muy pero muy sensual, romper objetos de cada tipo, dar palmas desenfrenadas, conducir Harleys, inventar coreografías, dejarlo todo atrás y empezar una nueva vida, cruzar avenidas cantando a todo pulmón. La cosas que me anima hacer el hecho de escuchar ”Right Here”, es dar golpes en mi pecho y aprender tocar el violín! Y no es de extrañarse. El tema empieza con una línea de este instrumento tan animada y brillante que da la sensación de un rayo de sol en una habitación oscura, que entra a traves de una puerta que empieza a abrirse. La puerta se está abriendo más cada segundo…y el rayo de sol se hace más y más ancho hasta que la habitación se inunda en una luz celestial. La luz del corazon generosa y amable.

La canción es una declaración de amor totalmente creible y absolutamente conmovedora. Describe una persona que no esta pasando de su mejor momento, vamos, está hecha un cuadro, llorando todo el rato, añorando un amor perdido, pululando medio muerta, pareciendo 22 años mayor de lo que es, teniendo la autoestima al nivel del Mar Muerto (sí, mas bajo que los suelos) por lo menos…¡os recuerda a algo? ¿A alguien? Ehm…pero allí está el cantante que, como un caballero que llega montando la llegua que es este violín celestial del que ya os hablé, aparece como un príncipe azul de cuentos para dar ánimos y concluir: “te tengo justo aquí, justo aquí, todo lo que tengo es tuyo y está justo aquí.”. Y no hace falta ser un experto para entender que este “justo aquí” no es otra cosa que su corazón. La letra tambien nos da a entender que este príncipe no tiene un duro-pero si un corazón grande y lo está ofreciendo entero a su ser amado. Que bonito sería vivir dentro de esta historia ¿verdad?

Si ya la canción era de darte alas de por sí, combinada con su videoclip es una celebración de optimismo. En este podemos contemplar los miembros del grupo, monísimos en su leve excentricidad ochentera, sonriendo, haciendo el tonto, bailando, llevando dientes postizos, escribiendo palabras en sus mandíbulas, vistiéndose con bolsas de basura, llorando de manera totalmente falsa, cubriendo sus caras con sustancias asquerosamente viscosas y de color verde…y por supuesto golpeando su pecho en el sitio del corazón en los momentos cruciales de la letra. Todos parecen el mar de simpáticos. Me hacen querer darles abrazos sin parar.

La primera vez que escuché “Right here” me quedé embrujado, como siempre ocurre cuando escucho un tema que está destinado a acompañarme el resto mi vida. La puse non-stop durante todo el día. Acababa de conocer a alguien-alguien que parecía alternar entre el papel de una persona que no le iría nada mal cierto apoyo emocional y la del principe-deus x maquina. A la vez, yo estaba en el mismo momento. A ratos era una cucaracha que se escondía por los rincones y a ratos estaba rebozando energía positiva y me sentía listo para escalar montañas, cruzar amplios mares, salvar vidas y entregar mi corazón al que la mereciera.

Ahora mismo, dado el hecho que estamos atravesando una epoca de recesión y que estoy harto de hablar, escuchar, leer, soñar del crisis, una canción que lleva como bandera la idea de entregar al otro tu corazón y nada más (porque no tienes nada más, los bolsillos estan vacíos), me conmueve especialmente. Es una idea tan sencilla y tan antigua como lo es el amor mismo pero por muy simple que suene, no es siempre facil ponerla en práctica. Quizás soy ingenuo pero sigo pensando que el amor entre las personas es su verdadera e única riqueza con sustancia. Quizás por que crecí escuchando las historias de mis bisabuelos y abuelos que perdieron todos sus pertenencias materiales varias veces, entre guerras, ocupaciones, enfermedades e incendios, y la única cosa que les quedaba despues del cada catástrofe eran sus relaciones entre ellos, basadas en el amor y el apoyo mutuo. En Grecia hay un refrán que dice (en traducción libre) “Cógeme y yo te cojo y subamos la montaña”. Y escribiéndolo, no puedo evitar pensar en lo que significa “coger” en ciertos lugares del mundo donde se habla el castellano. De qualquier manera que la interpretes, es evidente que es lo que puede animar hasta la persona mas “Grinch” del mundo. Entregarse al otro. Ser amable. Ayudar y recibir ayuda. No hace falta que sea un principe azul-¿cuántas veces no os habéis sentido como un granito de arena al viento y ALGUIEN, un amigo, un amante, un desconocido hasta entonces, os levantó los áni,os? ¿Cuántas veces podríais ser el héroe para alguien que atraviesa un mal momento? No hace falta dinero para esto. Solo el corazón, el sentido del humor y una sonrisa ancha como las de The Go Betweens en el vídeo.

Este Sabado 4 de mayo Robert Forster de The Go Betweens viene a tocar en el CCCB. Le acompañaran varios músicos de la escena indie Barcelonsa y uno de ellos será el servidor. No vamos a tocar esta canción desafortunadamente, pero mientras estaré alli arriba en el escenario seguramente pensaré de nuevo en aquel violín, aquel rayo de luz, aquellas personas que sin ellas mi vida sería un lugar mucho mas oscuro y aquellas canciones que hacen levantarse de la cama mucho mas llevadero.

RIGHT HERE
It rains for days
So you stay inside
And lock your door.

Crying all the time
Crying for …
You don’t know what for.

You say your’re undone by his kiss,
But don’t you think
That for once in your life
It should be like this?

Your hands are tired,
Your eyes are blue.
I’m keeping you right here.
Whatever I have is yours
And it’s right here.

Climb aboard my pony
Now you’ve been thrown.
Get back in the saddle
And let it be known

That you’re made of steel.
Don’t you think that
For once in your life
He should be made to feel?

Your hands are tired,
Your eyes are blue.
I’m keeping you right here.
Whatever I have is yours
And it’s right here.

I know you’re 32
But you look 55.
You walk around
With your eyes wide open
But you’re barely alive.

You say you’ve lost your touch
But don’t you think
That for once in your life
He could walk without a crutch?

Your hands are tired,
Your eyes are blue.
I’m keeping you right here.
Whatever I have is yours
And it’s right here.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial