Canción para recordar a qué sonaron los veranos mas bonitos que has tenido

miércoles, 3 julio, 2013

Por

 


Jens Lekman-A sweet summer´s night on Hammer Hill

Año tras año, cuando llega el verano, hay unas canciones que nunca dejan de formar parte de mi banda sonora estival. Son mis clásicos de verano. “Summertime” de Jackie DeShannon, “That Summer Feeling” de Jonathan Richman, “Heatwave” de Martha and the Vandellas, “The Tide is High” de Blondie, “Verano” de La Buena Vida, “El Bello Verano” de Family, “Bañadores” de Extraperlo, mi propia “All Those Summer Parties” (financiada por y grabada para esta publicación!) o qualquier canción de The Beach Boys antes del 1966. Pero la canción que mas define para mí la alegría desbordante que me supone la llegada estival es “A Sweet Summer´s Night on Hammer Hill» de mi querido Jens Lekman.

La canción arranca con una trompeta juguetona y unos sonidos guturales al puro estilo doo-wop y en seguida entra una batería en plan Motown. Hay un sonido de fondo de gente gritando, haciendo palmas y cantando parte de las letras. Toda la atmósfera es como si estuvieras en un directo de Jens Lekman en algun sitio lleno de gente embriagada de alegría, dando saltos y cantando a todo pulmón. Las letras hablan de los recuerdos de una noche de verano de la adolescencia del cantante. En aquella noche sonaba “Regulate” de Warren G, tambores de carnaval y guitarras españolas en la distancia. El corazón de Jens late fuerte. Me diréis quizás: qué topico todo y encima ¿que sabe este sueco sobre verano? ¡Y que cliché estas guitarras españolas! Pues, os diré que allí en el Norte quizás saben apreciar mas el verano que nosotros, ya que para ellos la estación que nosotros damos tanto por hecho no consiste en más que unos pocos días luminosos y fugazes y hay que vivirlos como si no hubiera mañana.

Me acuerdo la primera vez que vi a Jens Lekman tocando en directo. Fue en el Primavera Sound de 2006, quizás uno de los mas mágicos que he acudido. Yo llevaba ya 3 años en la ciudad, tiempo suficiente para estar bien instalado pero no estar aburrido o harto. Las cosas todavia me sorprendían. Además, los últimos meses había hecho un montón de nuevos amigos con quienes estaba pasando “la luna de miel” de la amistad, cuando todavia todo es fresco y cada nueva afinidad que descubres con ellos se siente intesamente y te provoca escalofríos. Muchos amigos míos de Grecia habían venido en la ciudad para el festival. El tiempo era deliciosamente caluroso (nada que ver con este Primawinter sound 2013). Y encima estaba soltero, fresco como una lechuguita recién cortada y a la vez un pelín melancólico para un affair que podría haber sido el amor del siglo pero no lo fue. Vamos, estaba disfrutando cada segundo de mi existencia, intercalando sentimientos intensos sin parar. Todo muy tragedy.

En aquel Primavera ya era un fan acabado de Jens (había sido amor a primera vista, un día vi en el difunto cd drome su cd y solo por la portada, sin haber escuchado jamás algo de el o sobre él, compré el cd.) Mi ilusión por verle tocar era inmensa. Fui al concierto con mis entonces nuevos amigos Rosa y Vicente y justo cuando salío Jens en el escenario y el sol bajó lentamente en el horizonte, allí en el antiguo ATP , en aquel valle mágico de cañas y gradas y césped, me subió la pastilla. Creo que jamás me he sentido tan feliz en un concierto. Todo era perfecto. Todo era palmas y gritos y saltos y amigos y amor y verano, verano, verano.

La segunda vez que escuché esta canción en directo fue en el Faraday Festival, esa maravilla de evento que lamentablemente este año celebra su última edición. Aquel año había sacado mi primer disco y nos habían invitado a tocar en el festival. Encima, me había visitado Anthony, un canadiense con quien llevaba años hablando y que por fin conocía en persona. Estaba viviendo un par de semanas muy intensas con él, hablando sin parar sobre música y…haciendo otras cosas también. A ambos nos encantaba Jens Lekman y estabamos muy contentos de poder ir a su concierto juntos. Una vez más, el timing era perfecto para volver a escuchar “A Sweet Summer´s Night”. Con mis pupilas dilatadas, mi mandíbula desencajada y mi ligue rubio y de ojos azules a mi lado era imposible no disfrutar al máximo, a la vez que añorar (extraño sentimiento que me ocurre cada vez que estoy muy feliz) las dulces noches de verano que estaba viviendo en Cataluña.

A partir de entonces, cada vez que escucho esta canción una sonrisa invade mi rostro y mi corazón y no puedo evitar acordarme de aquellas dos noches y en seguida mi cabeza vuela hacia otras innumerables noches de verano que he tenido la suerte de vivir y en lo que sonaban. El canto de las cigarras y el maullido de los gatos callejeros al atardecer en el parque alrededor de Acropolis en Atenas. Risas de amigos y el chasqueo de los vasos mientras brindas alrededor de una mesa, en un balcón o una terraza. Canciones tradicionales de isla en alguna fiesta mayor de alguna plaza o alguna callejuela pintada de blanco en Cyclades. Los Papa Topo, Robyn, Alphabeat, Fred I Son y Tracey Ullman aquel verano del amor que fué el 2010. El rock n roll en una plaza de Formentera en 2008. Jens Lekman, Animal Collective, Pet Shop Boys, Pulp, Saint Etienne, Camera Obscura, Vampire Weekend (una lista inumerable, la verdad) en algún festival de verano en España. Baladas horteras sonando de altavoces en qualquier barco sucio que atraviesa el mar Egeo. Supergrass, Depeche Mode, Blur, The Stone Roses y Nina Simone en Antiparos, aquel verano que acabé el instituto. Los Bauhaus, el Bowie, los Dead Can Dance y varios artistas de rock griego en una playa de Kea, cuando tenía 15 años. El “Locomotion” de Kylie Minogue sonando desde la discoteca del pueblo en Evia, en los finales de los 80. Maria Callas en “Carmen” mientras acampaba con mis padres y sus amigos en Koroni, cuando yo era un renacuajo. Todos estos recuerdos, todo estos momentos fugazes que nunca volverán. En “A Sweets Summer´s Night on Hammer Hill” , cuando Jens y sus amigos cantan “ Oh no! Oh no! Oh no! Oh no! Oh no no no no no…» (un claro homenaje a “Remember (Walking in the sand)” de The Shangri-las, otra canción dedicada a una felicidad estival pasajera) me rompen el corazón. Es un grito de nostalgia permanente para el verano. Porque ellos, hombres del norte, entienden mucho mas que nosotros, afortunados mediterráneos, que estas noches calurosas no duran para siempre y que es necesario llevarlas en tu corazón (con sus sonidos incluidos) para que hagan la vida cotidiana mas llevadera durante el resto del año. ¡A disfrutar!

Jens Lekman-A sweet summer´s night on Hammer Hill
Oh, I still remember «Regulate» with Warren G.
Could that have been back in the sweet summer of 1993?
It was a sweet summer’s night on Hammer Hill.

Oh, the sound of distant carnival drums,
The spanish guitar someone strums,
It’s a sweet summer’s night on Hammer Hill.

My heart goes like:
Bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp!
Can you hear the beat of my heart?
Bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp!
Can you hear the beat of my heart?
Bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp!

Oh, the memories come a streamin’
When I’m walking ‘round here dreamin’
It’s a sweet summer’s night on Hammer Hill.
Oh, the memories come a streamin’
When I’m walking ‘round here dreamin’
It’s a sweet summer’s night on Hammer Hill.

My heart goes like:
Bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp!
Can you hear the beat of my heart?
Bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp!
Can you hear the beat of my heart?
Bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp!

Oh no! Oh no!
Oh no! Oh no!
Oh no no no no no…

Oh no! Oh no!
Oh no! Oh no!
Oh no no no no no…

Oh no! Oh no!
Oh no! Oh no!
Oh no no no no no…

Oh no no no!
It’s coming back to me.
Oh no no no!
It’s coming back to me.
Oh no no no!
It’s coming back to me.
It’s a sweet summer’s night on Hammer Hill.

My heart goes like:
Bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp!
Can you hear the beat of my heart?
Bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp!
Can you hear the beat of my heart?
Bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp-a-bomp…..

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial