Blanca Viñas: “A la mínima que veo que los resultados ya no me sorprenden altero el proceso”

martes, 9 abril, 2013

Por

 


El nombre de Blanca Viñas está empezando a ser habitual en los medios. Fotógrafa experimental, autodidacta y muy libre, esta semana es la protagonista de uno de los retratos de nuevos talentos que Miguel Trillo ha realizado para la exposición Get Dirty Exhibition, que estará abierta en Studio Store (c/Comerç, 17) a partir de viernes y hasta el 18 de abril. Hablamos con ella sobre sus procesos creativo.

¿Cuál es el primer recuerdo que tienes en el que te sientes atraída por la cámara?
Recuerdo que cuando tenía unos 15 años, aún no era del todo común el uso de las cámaras digitales, aunque existieran y ya me fascinaba ver como una imagen quedaba impregnada en un soporte, en este caso el negativo. Recuerdo empezar a hacer fotos en casa, a canicas y objetos diversos, el caso es que no había ninguna limitación y todo encuadre era válido dentro de mis normas. Algunos habrían preferido retratar a sus amigos, a mí lo inanimado ya me iba bien.


En parte tu técnica fotográfica se definió de forma accidental y tiene un componente de azar muy elevado. ¿confías mucho en el azar?
Jarvis Cocker tiene una frase con la que me identifico que es: No intentes esconder un defecto, exagéralo. Hazlo tan grande que al final nadie pueda verlo. Y lo que he terminado haciendo es un poco esto, soy totalmente autodidacta, todos los aspectos puramente técnicos de la fotografía se me escapan, además tengo cierta incapacidad para asimilarlos, solo tengo en cuenta los más básicos. Finalmente he llegado a la conclusión que lo que aparentemente podría ser una limitación, me permite ser más impulsiva, pensar menos la foto y jugar con el imprevisto.

Tras años utilizando tu técnica ¿has llegado al punto en el que intuyes el resultado o sigues buscando el sorprenderte a ti misma?
Cada carrete es una sorpresa, con el paso del tiempo puedo intuir un poco más el resultado, pero intervienen tantos factores que controlarlo todo es imposible, además tampoco es mi intención. A la mínima que veo que los resultados ya no me sorprenden altero el proceso.


¿Cuál es la relación entre tu fotografía y la música?
Siempre me había gustado fotografiar en los conciertos, pero nunca me lo planteé como algo serio, hasta que Miguel y Òscar de la Fonoteca Barcelona me propusieron ser la fotógrafa de los conciertos que ellos organizaban. En el momento que supe que tendría total libertad para hacer lo que quisiera supe que era una gran oportunidad para aportar mi punto de vista sobre una fotografía en la que aparentemente cuesta asimilar la manipulación de la imagen. Probablemente porque se necesita una representación objetiva de lo que pasó. Saltarme las normas es una de mis aficiones favoritas. Por otro lado grupos como Odio París, Grushenka, Linn Youki o Muñeco aceptaron pasar por delante del objetivo de mi cámara, en todo momento sabían que todo podía pasar.


¿Qué te gustaría fotografiar que todavía no hayas fotografiado?
No sé si es tan importante que varíe lo que hay delante de nuestros ojos sino la manera en que decidimos mirarlo. Cuando se interviene en el celuloide del modo que lo hago cada carrete parece un lugar distinto. En realidad cualquier entorno me sirve.


¿Quienes son tus fotógrafos favoritos?
Me llaman la atención las composiciones tanto formales como cromáticas de William Eggleston, el tratamiento de la luz de Gregory Crewdson, la infinidad de planteamientos que es capaz de crear Joan Fontcuberta con un componente conceptual que los enriquece, los juegos de John Baldessari, la proximidad de Sophie Calle, los fotogramas de Moholy Nagy o el trabajo documental de Bernd & Hilla Becher. Al final creo en que la fotografía es un modo de expresión como cualquier otro, me quedo con los fotógrafos que son capaces de definir un estilo propio.

Parece que en los últimos meses tu nombre suena con más fuerza, has ganado premios, realizado exposiciones y has sido retratada por Miguel Trillo como parte de una nueva generación creativa…¿qué supone esto para ti?
Realmente es una gran suerte que se valore lo que hago, pero yo lo que deseo es no cansarme de hacer fotografías. Pienso que al final lo más importante es sentirse cómodo con uno mismo. Las opiniones externas pueden variar con mucha facilidad, mejor mantener los pies en el suelo.


¿Cuáles son tus planes fotográficos más inmediatos?
Soy demasiado dispersa e incapaz de planear nada, a lo mejor mañana tengo una buena idea y en tres segundos la llevo a cabo o a lo mejor tardo un mes en volver a coger la cámara.

Recomiendanos un rincón de barcelona que te guste en especial…
Tengo una cierta obsesión con el barrio de Poble Nou, aunque hace poco descubrí els Jardins Costa i Llobera y ya los he pisado más de una vez, me parece un rincón único que aún se mantiene en el anonimato (o a lo mejor soy yo que he tardado en descubrirlo.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial