17. Vivir, revivir, sobrevivir: Born Again

sábado, 11 abril, 2015

Por

 


El título de este artículo es uno de los que, según confiesa el propio autor en el anexo final del cómic, se barajó como nombre para su última obra. El guiño es claro: Born Again es una de las etapas de Daredevil que encabezaba la supuesta entrada al mundo adulto de los cómics de superhéroes a mediados de los años ochenta, aunque no hay que olvidar que ya a finales de los setenta se nos mostró la vileza del alcoholismo en Iron Man: El Diablo en la Botella, para cuatro años después ver en la novela gráfica «La muerte del Capitán Marvel» como Mar-Vell perecía víctima de un cáncer. Àlex Santaló, sin ser un soldado kree de máximo rango, ha sobrevivido a dos.

La adolescencia de Santaló, tras que le detectasen un cáncer testicular, se tornó bicolor: el cómic narra su vivencia del dolor abdominal que dio la alarma al hospital, de las largas estancias ingresado en el Vall d’Hebrón a los viajes en autobús acompañados de miradas indiscretas, todo ello en un riguroso blanco y negro acorde con el sentimiento imperante de Àlex en los días de quimioterapia; de decisiones cruciales frente a espejos de lavabo, tomando el pulso a máquinas de cortar el cabello. «17. Vivir, revivir, sobrevivir» es, así, una entrada al mundo adulto por una puerta que parece de todo menos grande; una que ni siquiera se sabía si podría ser abierta.

La historia va a caballo y ensamblada en paralelo entre la época en que se le diagnostica el primer tumor (1994) y el segundo (2011), del miedo a lo desconocido al que provoca haberse visto ya cara a cara con los goteros envueltos con papel de orillo. A parte de cambiar sets y figuración -de una familia omnipresente a una pareja que ahora le ha de acompañar por primera vez en el trago; del Vall d’Hebrón al Hospital Sociosanitari Pere Virgili-, la bicromía es idéntica en cada uno de las dos narraciones, manteniendo así la coherencia con el relato interno del autor en los dos pasajes más duros por los que ha tenido que pasar.

El bitono, eso sí, es roto en multitud de ocasiones: Santaló recurre al color para representar la única ayuda a exiliarse de su propia enfermedad durante ambas intervenciones, que no era otra que la brindada por los cómics y películas de ciencia ficción que consumía y -doy fe- consume desde edad temprana. La grandeza de estos insertos es que no sólo sirven de válvula de escape al horror de la enfermedad, si no también como manual de instrucciones para dar sentido al sinsentido: el Alien que sale del pecho de John Hurt funciona como reflejo al dolor con el que Àlex se retorcía en su baño antes de conocer el diagnóstico; la empatía con personajes como El Capitán América de Los Vengadores o Bestia de los X-Men, como trasuntos de alguien que prefiere pensar que se le está inyectando suero súpersoldado en lugar de antineoplástico o que goza de pelaje azul en lugar de cabeza al rape.

Como soundtrack sinfónico, el “Friends will be friends” de Queen abre la historia y resuena durante todas sus páginas: por él desfilan desde las amistadas de campaña de Dungeons&Dragons, las de nuevo cuño como la que mantiene con otro autor culturalmente disperso como es Marc Pastor, o las que provee una familia y una pareja que se ven en el papel de fieles escuderos para Àlex; incluso alguna auxiliar médica que le propone a él y a su compañero de habitación una carrera hasta el baño para hacer menos grave el proceso de recuperación de ambos, y contada en forma de gameplay por el lápiz de Santaló.

Agotando existencias por todos los sitios en los que ocupa estantería, «17. Vivir, revivir, sobrevivir» promete ser uno de los sleepers de este próximo Sant Jordi. Si queréis conocer a un superhéroe de verdad, desde aquí os emplazamos a la presentación de hoy 11 de abril en la Librería Gigamesh, que dará comienzo a las 17:00; Àlex Santaló estará acompañado por Jordi Sánchez y Fausto Fernández, siendo este último además firmante de uno de los textos que cierran las páginas del cómic. Porque, ya os dije: Friends will be friends.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial