Alternativas al tupper

Hace un mes que terminó la jornada intensiva para muchos y la vuelta al tupper es una de las cosas que más rabia dan. Aunque al principio se acepta con resignación y uno intente preparar recetas variadas, sanas y fáciles, la imaginación empieza a agotarse y el peligro de caer en una rutina de comidas rápidas hechas sin mimo o de dejarse medio sueldo en el restaurante de debajo de la oficina planea como una nube de otoño. Así que, desde aquí, propongo unos cuantos locales en la ciudad donde comprar comida casera y a buen precio para, por lo menos una vez a la semana, darse el gusto de tirarse en el sofá cuando llegas a casa en vez de ponerse el mandil y encender los fogones para cocinar la comida del día siguiente. Por