El placer de una buena carne

En ese barrio céntrico que los barceloneses visitan más en verano, con chanclas, toalla bajo el brazo y bañador, se encuentra un restaurante que ofrece la posibilidad de comer auténtica carne de vacuno. El lugar se llama La Malandrina y está situado casi al lado de la playa, en pleno barrio de la Barceloneta. Por