Estadísticamente cretinos

Como ese enteradillo que se apresura a acabar tus frases. Como el empleado del banco/mentalista que te señala la cola de caja porque adivina –por tus pintas– que vienes a pagar el recibo del gas y no a trapichear con el director. Internet sabe lo que quieres, pero en lugar de la telepatía o los prejuicios, lo que usa para decirnos lo previsibles, aburridos e imbéciles que somos es la estadística... Por