Negro carbón: un viaje cárnico

Comemos en el restaurante Negro Carbón. Por

Un grado de separación #05: Juan Carlos Sáez Rodríguez

Todos los caminos llevan al Pony Café. O eso es lo que queremos creer los que nos dejamos caer por allí codo-en-barra desde hace años. Un pequeño gran reducto escondido en el Borne que te mima cuidadosamente el oído con una impecable selección musical, y te atrapa visualmente con ese estilo inglés, sobrio y elegante. En contraposición, un sinfín de imaginería religiosa. Pequeños detalles barrocos que te animan a la devoción embriagadora y te observan implacablemente mientras das rienda suelta a largas conversaciones sobre la vida. Esta idiosincracia tan especial es fruto de la dedicación de su dueño y señor, Jota. Un personaje imprescindible en esta ciudad. Fanático de los libros, amante del arte, estudiante tardío (aunque muy convencido) de humanidades, tremendamente melómano, de estética old school impoluta y mirada lánguida. El ritual no programado consiste en ir a tomar algo y enfrascarse con él en charlas que van más allá de lo puramente banal para engordarte el alma con un poco de sabiduría y con una templanza admirable, ese es el pan de cada día. Sin duda, es un lujo conocerle dentro y fuera de su templo sagrado. Por

¡Vamos a un bar!: Bormuth

Después de repasar lo mejor del recientemente finiquitado 2013 en materia de barras acogedoras y dignas de ser transitadas, empezamos el 2014 visitando un local que cada vez se está dando más a conocer entre los amantes de los buenos bares. Y atentos, porque una de sus particularidades reseñables, además de su carta y el resto de detalles que se irán desgranando más adelante, es su localización. Tras cierto tiempo sin mirar más allá de la frontera simbólica representada por la Vía Laietana, ese barrio que parecía servir solo para encauzar a turistas en masa alrededor de Santa María del Mar vuelve a despertar interés. Por

Visita obligada: StudioStore

StudioStore se ha convertido en un referente de la agenda social Barcelonesa y un perfecto escaparate para descubrir nuevas e interesantes propuestas relacionadas con el arte y el diseño. Por

¡Vamos a un bar!: el Bar Andorra

Esta sección comenzó llamándose en un principio Barra Ilustrada, pero la sugerencia de alguien con mucho y buen criterio y nuestro amor incontestable por Astrud (os echamos mucho de menos) han hecho que el nombre haya cambiado a ¡Vamos a un bar!, proposición que siempre suele tener una acogida más que positiva, además. No se preocupen los fieles lectores: solo cambia el nombre pero no su esencia y las barras que tratemos seguirán siendo ilustradas, faltaría más. Por

El top 3 del Doble Zer00

El restaurante Doble Zer00 acaba de actualizar su carta. Aprovechando la novedad, destacamos tres platos que no deberían faltar en tu selección. Por