Una de Hofmann

viernes, 5 abril, 2013

Por

 


Escondido entre las callejuelas del Born se encuentra el hogar del mejor croissant de Barcelona. Y no es sólo una opinión personal, sino que está respaldada por el premio que se llevó la pastelería Hofmann en 2010 por dar a luz el mejor croissant de mantequilla de España.

Esta pastelería del barrio de la Ribera, que cuida mucho el detalle, es sólo una arista del triángulo gastronómico que reina Mey Hofmann, ya que, además de la pastelería, en su haber se encuentra una gran escuela de cocina y repostería y un restaurante galardonado, en 2004, con una estrella Michelín. El sueño de Mey siempre había sido abrir una pastelería en la que poder dar rienda suelta a su ingenio, y lo ha conseguido con honores.

La base de su savoir-faire es que considera la cocina como un arte, siempre primando la calidad del producto y añadiendo cucharadas de creatividad a cada una de sus recetas. Recuperan la tradición de lo casero. Innovan y rescatan esos productos a los que ya estamos acostumbrados, en los que ya ni siquiera buscamos la calidad. Víctimas del ritmo frenético de la ciudad, cuando hacemos la pausa de la mañana o de la tarde, no pensamos en la calidad, sino en un café y lo que sea para callar el rugido del estómago. Y aquí es cuando Mey Hofmann y su equipo entran en juego para embestir esa falta de interés en mejorar los detalles de la vida cotidiana. Porque esos fugaces minutos de vuestra pausa laboral pueden convertirse en los minutos que darán sentido a vuestro día. Si no son de la pausa laboral, da igual, harán que vuestro día se gane una estrellita.

Rollitos de canela: adicción

Gracias a las dos tandas que hornean en el obrador, los clientes tienen la posibilidad de deleitarse con el mejor croissant de Barcelona tanto para el desayuno como para la merienda. El secreto está en su sabor, ya que han buscado los mejores ingredientes para su elaboración. Desde luego, también influyen los años de experiencia de las manos que los amasan; y de esto son conscientes, porque la receta del mejor croissant está al alcance de todos en su página web. ¿Habrá algún factor externo del que no disponga el cocinero de a pie? En cualquier caso, no hace falta intentarlo si podemos disfrutar de la crème de la crème en bollería haciéndoles una visita.


Pero una vez pongáis un pie dentro, ya no habrá vuelta atrás. Dejaos caer en su abanico de posibilidades. El premiado croissant de mantequilla, el pecaminoso croissant relleno de mascarpone, la frescura del croissant relleno de mango, el majestuoso pain au chocolat o el glorioso rollito de canela. Todos esos y más son una explosión de sabor. Os lo advierto, querréis probarlos todos. Y cuando hayáis picado el anzuelo, descubriréis que hay mucho más que bollos. Pasteles, tartas, mermeladas, bombones, galletas y todo lo que una pastelería pueda ofrecer. Es imprescindible que los conozcáis. Yo me declaro adicto a los rollitos de canela. Cuando vosotros lo seáis, un dato: si vais un domingo por la tarde, cuando la pastelería esté cerrada, id justo al lado, a la Seca del Espai Brossa, que es también de la Hofmann. Allí podréis comprar, con menos variedad, los croissants que hayan podido rescatar de la horneada matutina. Un placer en toda regla.


Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial