Un buen ramen japonés

martes, 25 marzo, 2014

Por

 


Restaurantes japoneses en Barcelona hay un montón. Si nos imaginamos uno, inevitablemente se nos viene a la cabeza un rollo de arroz envuelto en un alga negra. Tenemos tan interiorizado el sushi que nos parece algo de toda la vida, algo que ha dejado de ser especial, algo que ya no despierta nuestro interés y que, por lo tanto, nos aburre. Pero en el Eixample derecho, tocando al barrio de Gràcia, se encuentra la solución a este problema. El ojo de Hiro Yoshikuyi, chef del restaurante, detectó esa carencia y decidió inaugurar el primer restaurante japonés especializado en ramen. «¿Ramen? ¿Pero eso qué es?», puede uno preguntarse si de Japón solo conoce el sushi y el manga. Es sencillo, es una sopa caliente con fideos, o el plato típico de la isla asiática.

Hiro se deleita explicando su receta y hace hincapié en que todos los productos son naturales y que el caldo y los fideos son caseros.. Yo soy de los que piensan que todo lo que es casero se acaba notando en el resultado, y quizá sea por eso que este lugar se esté volviendo tan de moda desde que lo inauguraron en 2012. Impresiona ver que la gente espere en la calle para entrar. Las colas no siempre son signo de que algo sea bueno, pero en este caso, es rotundamente cierto. Su fórmula es simple y está muy bien pensada: una carta pequeña que gira alrededor de una especialidad con la que alcanzan la perfección sublime, porque eso es lo que sirven en el Ramen-ya Hiro.


El lugar es pequeño y como no se puede reservar, hay que llegar una media hora antes de cuando uno planee comer. Mi consejo es no ir más de cinco personas juntas porque no hay mucho espacio. Si uno prefiere ir solo, disponen de una barra en la que se puede comer como un auténtico japonés. Seguro que no será aburrido, porque del otro lado estará Hiro y su equipo sirviendo ramen en unos cuencos traídos de Japón que te dan las gracias en japonés cuando te acabas la sopa.

La carta es bonita y fácil de entender. Por 7,50€ puedes elegir una de las tres variedades que sirven: ramen de miso, de soja o de marisco. Es altamente recomendable añadirle alguno de los toppings que proponen, cuyo precio varía entre los cincuenta céntimos y los dos euros. Puede ser panceta de cerdo guisada, maíz, huevo pochado, bambú guisado, brotes de soja, alga nori o mantequilla. Mi elección fue ramen de miso con huevo y bambú. Impecable. El caldo de cerdo y pollo cocinado durante diez horas, los fideos caseros hervidos al punto, el miso deshaciéndose entre los ingredientes, los huevos pochados flotando entre medio y la flor blanca y rosa coronando la sopa se compenetraban ante mí como una verdadera obra de arte comestible. Es un plato que entra tan bien por los ojos como por la boca. Bálsamo nipón para los sentidos. Sin duda, es el mejor ramen de Barcelona.

Como fui con más gente, probamos más cosas; la verdad, todo estaba delicioso. Las gyozas son un manjar de los dioses, los edamames (brotes de soja verde hervidos) deben de estar cosechados en el edén asiático, y la ensalada de wafu, con tofu, alga wakame y sésamo, tiene que ser una receta celestial. Si pides más tapas, corres el riesgo de no poder acabarte el bol de ramen y la cuenta podría superar ligeramente los 15€. Sin embargo, entre semana sirven un menú por 10,50€ que incluye un ramen de soja o miso, o de marisco (más un euro); una mini ensalada, gyoza u onigiri y la bebida. El domingo cierran, el miércoles al medio día también, y el resto de días están abiertos de 13:30 a 15:30 y de 20:30 a 23:30. Es un buen lugar para viajar a Japón desde Barcelona a bordo de tus sentidos. Un excelente plan para ir antes o después de una película en los cines Girona y, sin duda, una visita obligada para los amantes del ramen y de la comida japonesa de calidad.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial