SOBRE COLDPLAY Y OTROS DEMONIOS…

miércoles, 13 mayo, 2009

Por

 

Se dice de ellos que son los nuevos U2 –aunque sea demasiado pronto para afirmarlo con certeza–, pero por el momento Coldplay son uno de los pocos grupos de pop rock relativamente recientes capaces de reunir a grandes masas de gente y agotar todas las localidades de grandes recintos en pocas horas. Una simple comparativa de algunas de las redes sociales con más repercusión convencen de la capacidad de los británicos para conquistar fans: cuentan en Facebook con 2 millones de fans –Madonna se acerca al millón y U2 sobrepasan el millón por poco, y no sirve la explicación generacional pues Avril Lavigne tampoco llega a la cifra de los dos millones en esta red, aunque sí les saque ventaja en Myspace–.

Expuesta la magnitud de la tragedia, hace meses que Coldplay no son únicamente noticia por su éxito sino por un supuesto plagio en el que incurriría su obra magna: Viva la vida. Si primero fue el guitarrista Joe Satriani ahora se le añade Cat Stevens, quien afirmó a la agencia Reuters que denunciará a la formación en función de “lo bien que le vaya a Satriani”. Ergo, si Satriani se lucra lo suficiente. Como cualquier banda de éxito Coldplay suman fans y multiplican detractores a los que el tema del plagio les va como anillo al dedo para ejercer de críticos musicales por un día.

Joe Satriani y el plagio

Cat Stevens y el plagio

Independientemente del respeto que uno profese hacia la musica de Coldplay parece obvio que la necesidad que puedan tener de copiar a Joe Satriani o a Cat Stevens es casi nula. Y, sin duda, si se castigara a Coldplay por el parecido de ambas composiciones se sentaría un precedente legal que obligaría a cualquier grupo a pensárselo muchísimas veces antes de publicar una nueva canción. Y la industria musical se convertiría en una gran cruzada de denuncias que reclamarían la autoría de cada cuatro notas enlazadas, con más o menos gracia, e interpretadas por diferentes artistas en un riff de guitarra, un arreglo de violines o una melodía vocal.
Si Pachelbel levantara cabeza –y si los derechos de autor fueran intemporales–, podría denunciar a Green Day, Oasis, Natalie Imbruglia, Aerosmith, Bush, U2 y un listado importante que Rob Paravonian resume con mucho humor en el siguiente vídeo.


Pachelbel y el plagio

Y por poco que busquemos saldrían más y más comparaciones como las existentes entre It’s a heartache de Bonny Tyler y I’ll stand by you de The Pretenders; Estoy aquí de Shakira y Maggie Despierta de M-Clan; I’ll fly with you de Gigi d’Agostino con Las de la intuición de Shakira; Aire de Mecano y Faithfuless de Skin…

¿Y ahora quién denuncia primero?

Todos y el plagio

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial