Del vermú a la primera copa: el Bar Olimpia

viernes, 9 mayo, 2014

Por

 

A medio camino entre el Raval y el barrio de Sant Antoni nos encontramos con el Olimpia, que se ha convertido, poco a poco, en uno de los puntos de referencia de la zona centro (no es raro llegar y encontrarse con que las mesas están ocupadas y que en la barra no cabe ni un alfiler). Fue en 2012 cuando tres socios se unieron para reabrir las puertas del bar, dándole un nuevo aire de modernidad, una nueva oferta gastronómica y convertirlo en uno de los imprescindibles de la zona para el vermú, la noche o las cañas a cualquier hora.

Puntos fuertes
Buen ambiente
Cócteles
Buen picoteo y buen vermú

Historia actualizada
El bar lleva el mismo nombre que las antiguas galerías comerciales que ocupaban dicho espacio y que, a su vez, habían recibido su nombre gracias al Circo Olimpia, anteriormente situado en el solar en donde se erigió el edificio que les acabó acogiendo a todos. Se trata de un local amplio que se extiende hacia la calle a través de las mesas de la terraza. En el interior, una barra recorre todo el lateral derecho casi hasta la persiana que cierra el bar al fondo (decorada con obras de grafiti que van renovando cada cierto tiempo) y que recuerda al visitante que el local tiene un pasado. Destaca el rincón cercano a la puerta con el asiento tipo sofá y mesas bajas de carpintería de madera de diferentes colores: el punto estratégico de confort.


Del vermú al cóctel
Carta suculenta, bien surtida y con ingredientes de mercado. Si todavía estáis buscando un bar en Barcelona donde se dignen a servir un buen guacamole, dadle una oportunidad a sus nachos, no defraudan. Las torrades son una apuesta sabrosa y segura para matar el hambre y los precios, ajustados. Si hablamos de bebida, para los desafectos de la Moritz, el bar ofrece medianas y cañas de Estrella Galicia por poco más de 2 euros. Y, por supuesto, cócteles y combinados bien elaborados y bien servidos por unos 6 euros.

Parada obligada en la ruta más moderna del Poble Sec
En tiempo récord, el bar se ha granjeado muy buen nombre entre la juventud barcelonesa a la última y la clientela asidua de la zona Raval-Poble Sec, gracias en parte a los eventos que van albergando casi de manera semanal: sesiones musicales diurnas y nocturnas, el ya tradicional Olimpia Market de las galerías traseras (un mercadillo de ropa y objetos usados o hechos a mano), y sus ya célebres horas del vermú durante el fin de semana. Parroquia ecléctica durante el día en busca de vitualla o buen sol en la terraza. La noche del Olimpia es algo más actual y sofisticada, aunque perfecta para cualquiera que quiera dar comienzo a una fiesta en un lugar divertido y sin presiones.

Si todavía queréis más…
Justo en el local de al lado hay otro bar llamado Johnny Aldana (Carrer d’Aldana, 9) cuya carta puede hacer las delicias de vegetarianos, veganos y aficionados a la verdura en general. Caminando hacia el mercado de Sant Antoni, en la esquina de Viladomat con Parlament, se encuentra el Taranná, un local ideal para las fotos de Instagram y con una carta suculenta en la que entran desde desayunos a cenas (y además, ahora ya tienen terraza). Muy cerca está también el café Cometa (Parlament, 20) que además de precioso es perfecto para comer un buen sandwich o merendar un trozo de tarta acompañado por un zumo natural. Y si hay ganas de tapas, en la esquina de Comte Borrel con Tamarit está el Bar Ramón, el sitio ideal para zamparse unas croquetas o unas bravas escuchando buena música. Un clásico.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial