Pussy Riot somos todos

lunes, 4 febrero, 2013

Por

 


Las Pussy Riot eran lo mejor que le había pasado al activismo político y feminista en mucho tiempo. Sus performances, sus reivindicaciones y sus vestuarios coloristas y anónimos suponían una revolución artística que destilaba frescura a la vez que coherencia de discurso. Y cuando parecía que empezaban a traspasar fronteras y sus vídeos se veían más que nunca las arrestaron tras una performance dentro de una iglesia de Moscú, en marzo del año pasado, por cantar “»Mother of God, Virgin Mary, drive Putin away». Dos de sus fundadoras fueron condenadas a dos años de prisión, y actualmente cumplen condena en centros penitenciaros de Rusia. Sus condiciones son extremas, tal y como se desprende de estas dos entrevistas, realizadas recientemente.

A los numerosos actos de solidaridad que se han ido sucediendo a lo largo de este año en todo el mundo, se suma el concierto organizado por la revista digital sobre música y cultura Shook Down, en beneficio de las campañas en favor de los derechos humanos de Amnistía Internacional. Un concierto en el que actuarán seis artistas emergentes de distintos puntos del país y de amplia variedad estilística. El dúo barcelonés Wild Atlas, la banda dadaísta y punk Les Sueques, las Panty Pantera desde Pamplona, la banda madrileña Tucan Morgan, el indie-rock de Viva la Novia y Hanselett, un proyecto musical entre el folk, el grunge, la electrónica y el medievalismo. Una noche muy especial en la que manifestarse contra las acciones judiciales que han llevado a un colectivo artístico pacifista a pasar dos años en prisión.

GRUPOS PARTICIPANTES EN EL CONCIERTO

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial