Los otros parques de la ciudad

jueves, 26 junio, 2014

Por

 

Los parques, como espacios verdes públicos, no se plantearon en Barcelona hasta después de la revolución industrial, época en la que se hace necesaria la creación de pulmones verdes que doten de aire a la ciudad. El nacimiento del primer parque, la Ciutadella, está relacionado con la Exposición Universal que tuvo lugar en 1888. De los inicios a la actualidad, la ciudad ha vivido grandes remodelaciones urbanísticas ligadas a los diferentes desarrollos políticos: de la dictadura, a la democracia, pasando por los Juegos Olímpicos y El Fórum de 2004. De la importancia de los parques en una ciudad como Barcelona no vamos a hablar. Lo que sí vamos a hacer es descubrir algunos espacios que se han mantenido ajenos a las grandes guías turísticas.

1. Parque de la Creueta del Coll
p.º Mare de Déu del Coll, 77


En todo lo alto de Gràcia encontramos este gran espacio de 6.000 m2 que en su momento fue una antigua cantera del Coll y que a día de hoy alberga diferentes espacios: un merendero, mesas de ping-pong, diferentes pistas de petanca y hasta una canasta de baloncesto. Aunque su principal atractivo y lo que hace del Parque de la Creueta del Coll un espacio verdaderamente singular es la piscina pública que no llega a los dos palmos de agua y sobre la cuál encontramos uno de los monumentos de Eduardo Chillida más especiales: Elogio del agua (en la foto).
Plan ideal: Sábado de picnic para pasar todo el día entre la piscina y las diferentes actividades que ofrecen las instalaciones.

2. Parque de la España Industrial
c. Muntades, 37


En el corazón de Sants y justo a 1 minuto de la estación que toma el nombre del barrio encontramos uno de los grandes parques de la ciudad. El Parque de la España Industrial se creó en 1985 después de diversas reivindicaciones vecinales para reeconvertir la antigua fábrica de La España Industrial, Sociedad Anónima Fabril y Mercantil conocida popularmente como el Vapor Nou. Hoy en día es uno de los grandes espacios verdes de la ciudad coronado por un gran dragón de hierro que cumple las funciones de tobogán para los más pequeños. Además el parque esconde diferentes joyas artísticas y arquitectónicas como la escultura de “Neptuno” de Manuel Fluxà o la escultura de “Tors de dona” de Enric Casanoves. Destaca además el polideportivo municipal construido para albergar las pruebas de halterofilia y que se ha convertido en un importante equipamiento deportivo del distrito de Sants-Montjuic. La pega principal es el estado del pequeño lago que rodea el parque y que muchas veces no está lo suficientemente limpio.

Plan ideal: Pasar la mañana en las instalaciones del polideportivo, y luego repasar la ruta arquitectónica que ofrece el parque.

3. Jardines de Mossèn Costa i Llobera
ctra. de Miramar, cerca de la pl. de L’Armada


Este parque tiene el sobrenombre de parque de los cactus y la razón es bastante sencilla: el espacio contiene seis hectáreas de cactus y especies exóticas de todo el planeta. Una colección única en el mundo que en el 1987 entró en el top ten de de los diez mejores jardines del mundo, según el New York Times. Cuando los cactus y las diferentes especies pasan a un segundo plano las vistas permiten tener una visión panorámica sobre la franja litoral.

Plan ideal: Coger una cámara de fotos (o el móvil en su lugar) y retratar los 5 cactus que más te gusten, luego bajar caminando hasta Poble sec y comer en el Seco, por poner un ejemplo.

4. Jardines de Jaume Vicens i Vives


En medio de la Diagonal existe un pequeño parque que se concebió como jardín privado, aunque en 1990 fueron abiertos al público. Su principal atractivo son las 24 esculturas de Frederic Marès que representan animales vinculados al tema de la caza: ciervos, osos, jabalíes, gacelas, etc. Aunque de estos animales ahora ya queda poco ya que los actos vandálicos han dejado las esculturas gravemente mutiladas. Y ahí reside parte del encanto de este parque, de lo que fue a lo que es ahora.

Plan ideal: Llegar en bicing con un buen libro y esconderse en algún rincón del parque para leer con tranquilidad.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial