Jueves de funk&soul en la Superfly Party

miércoles, 20 febrero, 2013

Por

 

Fotografía: Agustín Arena

Los jueves pasan muchas cosas en la ciudad: desde inauguraciones artísticas que se llenan de amantes de las paredes decoradas y la cerveza gratis hasta conciertos multitudinarios en salas de aforo que se antoja ilimitado, pasando por estrenos de películas y mil citas más. Entre semejante batiburrillo de ocio y cultura, las noches del barrio de Gràcia adquieren acento de funky y de soul, noches para gastar la suela de las zapatillas a base de baile y desenfreno y poder decir que la culpa de todo la tiene el Boogie. Hablamos de la Superfly Party, una cita que hace las delicias de los fans del género en particular y los amantes de la buena música en general.

El nombre de Superfly no es casual: es el título de una película rodada en 1972 por Gordon Parks Jr. sobre la vida de un narcotraficante en el culturalmente estimulante Nueva York de la época, un filme que consiguió alcanzar cierta fama precisamente gracias a su incontestable banda sonora firmada por Curtis Mayfield, uno de los grandes popes del funk y el soul. Por eso, cuando Abel Boquera y Gorka Ruiz se juntaron con otros músicos para organizar un punto de encuentro semanal y disfrutar del estilo musical que les apasiona, ninguno de los dos encontró mejor referente para su bautizo.

La Superfly Party está presente en la ciudad desde 2009 y poco a poco se ha ido abriendo paso en las agendas musicales de Barcelona. Primero en el Cara B y ahora en el Col·leccionista, cada jueves ponen la banda sonora de la noche a los adeptos a las voces con carisma y los ritmos que impulsan a mover las caderas casi de manera inconsciente, que no son pocos. «Todo esto empezó hace unos 3 años», comenta Abel. «Echábamos de menos un sitio con este tipo de música funk y soul en el barrio de Gràcia. Lo hablamos con los responsables del Cara B y el Col·leccionista y les ofrecimos llevar la noche de los jueves con esta idea. La presentamos durante las fiestas de Gràcia en un escenario que llevaban los dueños de estos locales y en seguida tuvo una buena respuesta por parte de la gente.»

Pese a las limitaciones de espacio, Abel asegura que cada semana se congregan allí entre 60 y 80 personas y no tienen intenciones, al menos de momento, de saltar a otro escenario: «nos es muy práctico. Tampoco conocemos nada más que nos guste, pasarlo al centro en jueves sería ofrecer un poco más de lo mismo. Los fines de semana también vamos a otros sitios a tocar». Según Abel, la programación de música funk y soul en la ciudad goza de cierta popularidad últimamente, aunque asegura que es un fenómeno que se repite cada cierto tiempo. Por otro lado, se enfrentan como todos al control y la legislación que el Ayuntamiento aplica sobre el ocio nocturno, cada vez más restrictivo y acuciante, «han cerrado muchos locales y hay muchas limitaciones para la música en directo, parece que estamos perseguidos». Por cuanto a la Superfly, podemos respirar tranquilos, sólo han tenido que adelantar media hora el inicio de la fiesta para evitar conflictos.

The Flytones es el grupo fijo en el escenario y cada semana traen a un artista invitado para que haga su aportación bien a cargo de la voz, bien como responsable de algún instrumento. El que espere encontrar una jam session al uso, mejor que mire para otro lado: en su página web avisan que si bien en las Superfly se derrocha naturalidad, euforia y diversión, no es un encuentro de improvisación musical, o al menos no mientras la noche no de síntomas de llegar a su fin. Si nada de esto os parece suficiente, quizá os convenza en hecho de que la entrada da derecho a participar en un sorteo que se celebra después de cada concierto en el cual el ganador recibe un disco cortesía de Disco 100 y que los organizadores eligen con la mejor de las intenciones. Si el obligado madrugón de los viernes os exige hacer bondad el jueves por la noche, podéis disfrutar de la Superfly en la paz hogareña a través de las sesiones que la organización cuelga en su Soundcloud y los vídeos que difunden por Youtube. Puro fervor.

Cada jueves en el Col·leccionista (Torrent de les Flors 46, metro Joanic), concierto de 21 a 23 seguido de una sesión de música funk&soul hasta las dos. La entrada cuesta 6€ con consumición incluida.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial