Josefa Tolrà, médium y artista

miércoles, 19 marzo, 2014

Por

 

Josefa Tolrà era una payesa de Cabrils, era cristiana y espiritista, una vidente curandera, una gran bordadora, una madre traumatizada que veía seres de luz y escuchaba voces. Sí. Pero Josefa también era una artista.
Toda su obra e historia es fascinante. Josefa, Pepeta, dibujaba y bordaba sin ninguna pretensión artística ni esbozo previo. Lo hacía conectada a una dimensión multi y extra sensorial, perseguida por unas voces que con el tiempo llegó a llamar sus ‘Germanetas’ o ‘els éssers de llum’.
Su objetivo cuando dibujaba era encontrar la paz dentro de sí misma para evadirse de su propia tragedia y la enorme tristeza de perder a sus dos hijos.
Ella encontró así su antídoto y terapia contra esa locura acechante.
Probablemente, si Josefa fuera una mujer de los dosmiles le hubieran recetado medicamentos para calmar aquella melancolía y quitarle el disgusto, y quién sabe si ninguna de sus enigmáticas pinturas estarían hoy colgadas en Ca’n Palauet dándose a conocer a tantas personas.

"Dona amb ram"

Se dedicó a dibujar en trance multitud de papeles por delante y por detrás, a bordar impecablemente en mantones y a escribir unas 40 libretas lo que le dictaban estas voces del ultramundo de manera constante. Ella misma explicaba sólo querer ser un medio de comunicación entre nuestro mundo y los otros, jamás quiso ser artista y tampoco buscaba un reconocimiento. Aún así, cada una de sus obras es un extrema maravilla de formas fluídicas llenas de frases con o sin sentido, que despertó en su día la curiosidad de varios miembros del grupo artístico vanguardista Dau al Set. Representaba a personajes femeninos de grandes y profundos ojos interrogatorios, escenas bíblicas, paisajes que jamás había pisado, personajes históricos retratando las visiones y aparicios que tenía con un elaborado lenguaje artístico que se construyó a sí misma.

"Adan y Eva"

Esta exposición, que incluye la mayor parte de su obra y ha sido tratada de forma ajena a cualquier norma establecida, sin necesidad de organizar su obra cronológicamente ni seguir ningún orden, nos abre una puerta a otros mundos donde la creatividad y la inspiración pueden nacer solas, ajenas a los prejuicios y a los cánones estrictos.
La exposición ha sido un éxito total y cada día multitud de personas han visitar las salas con sus obras. El viernes pasado, se presentó el catálogo de la exposición, el primer documento editado de la artista.

En la conferencia habló Maria José González, profesora de Historia del Arte en la facultad de Bellas Artes de la UB, sobre otras mujeres artistas, que siendo a su vez médiums o no, enlazaron su trabajo con sus inquietudes espirituales. Comparó a Josefa con Remedios Varo, una artista surrealista catalana exiliada a Méjico, a Hilma af Klint que hace poco en Málaga se expuso su obra, a Hélène Smith, bautizada por los surrealistas como la musa de la escritura automática, a Giorgianna Houghton, entre muchas otras.

Hasta el 30 de marzo todavía podréis visitar la exposición “Dibujo, fuerza fluídica” de Josefa Tolrà. Tiene lugar en Ca’n Palauet, en Mataró. Que no os de palo, porque el viaje en tren es muy agradable si no vais en hora punta y el despliegue de sus dibujos, libretas y mantones bordados una oportunidad exclusiva.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial