Negro carbón: un viaje cárnico

viernes, 20 junio, 2014

Por

 


Negro Carbón es un restaurante especializado en hamburguesas y delicias argentinas. Mariela y Juan, los propietarios, llevan cuatro años ofreciendo carne de la buena en un antiguo local en Pla de Palau al que, hace poco, le han hecho reformas. Y no solo han renovado la estructura, sino también la carta. Ahora se pueden probar cuatro hamburguesas más, que prometen.

Desde afuera el restaurante no llama mucho la atención. Es un edificio bajito rodeado de edificios altos y pintorescos, situado en una esquina anodina que solemos usar como zona de paso, ya que está justo en la frontera entre el Born sur y la Barceloneta norte. Esa plaza es tierra de nadie, o más bien, “tierra de guiris”, que caminan por ahí en manadas desde el centro a la playa y viceversa. Tampoco nos imaginemos las Ramblas, porque aquí los turistas no son un problema. El local no deja de ser un lugar honesto destinado a barceloneses y a extranjeros por igual. Negro Carbón lo tiene claro: buena comida acompañada de un ambiente joven.

Goriosas mollejas doraditas

No tiene nada que ver con la imagen que tenemos de las parrilladas argentinas. La decoración es una mezcla muy delicada de lo antiguo y lo moderno. Han sabido conservar detalles, como los azulejos antiguos de la pared, y combinarlos en armonía con el suelo y el mobiliario de madera. En una frase diría que es la fusión de lo moderno chic del Born con lo popular de la Barceloneta. El ambiente es muy agradable y acogedor. Aunque las mesas estén muy juntas y las conversaciones de comensales desconocidos puedan entremezclarse con las tuyas, la música del local arropa las tertulias para que se pueda hablar con total normalidad. En cuanto a los camareros, me gusta que se preocupen de los detalles pequeños, como servirte el agua con una rodaja de limón o preguntarte qué tal está la comida. Si llegas y no hay mesa, tienen una barra donde puedes esperar tomando un aperitivo, y más tarde, una copa, ya que cuando la cocina cierra, bajan las luces, viene un DJ y  se convierte en bar.

Tira de asado con ensalada

La carta es amplia y ofrece muchas posibilidades. Hay empanadas y cuatro variedades de ensaladas, por ejemplo, “la mixta que nunca falla” o la ensalada de pollo deshuesado al limón hecho a la brasa, con salsa de aguacate y aliño de lima y eneldo. Las tapas y entrantes van desde un chorizo criollo a la parrilla con chimichurri o un fantástico queso provolone al horno con tomates secos y aceitunas, hasta las gloriosas mollejas doraditas a la brasa con crocantes de patata y mantequilla de ajo.

Pasando a los platos fuertes, tenemos las hamburguesas de siempre y los estrenos del 2014, que solo con leerlos se te hace agua la boca. La hamburguesa Xai, de carne de cordero con verduritas, queso de cabra y rodajas de patata al romero; la Pep Supremo, de solomillo de ternera, virutas de provolone, tropezones de bacon y salsa suave de Dijon con patatas fritas; la Porkysi, de finas lonchas de magra de cerdo laqueada, con berros, pepinillos, queso cremoso, boniato y salsa barbacoa; y la Veggie, una hamburguesa de legumbres con verduras frescas y salsa de mango y jengibre. Una vuelta de tuerca más a la hamburguesa gourmet de Barcelona. Pero con eso no han puesto toda la carne en el asador, porque en la parilla aún quedan muchas maravillas. Tienen el grandioso ojo de bife argentino, el conocido vacío de ternera, el famoso asado de tira o el gran solomillo argentino, además de milanesas de todo tipo.

Provolone con tomates secos y aceitunas

Como las raciones son generosas, es mejor llegar con hambre. Mi recomendación Barcelonés para dos es la siguiente: una tapa de queso provolone para mojar con pan (9,20€) y unas mollejas a la brasa (10,20€), tan delicadas que se deshacen en la boca, y no es una metáfora. Luego, como segundo, el famoso asado de tira (17,00€) que tiene un sabor a parrilla excepcional y que viene acompañado de ensalada, y el Pep Supremo (14,00€), cuya mezcla de solomillo de ternera, queso provolone y bacón a la parrilla es sublime. Si todo esto lo acompañas con una copa de vino tinto,  te sentirás en la gloria. Emprenderás un viaje cárnico del que tendrán que bajarte con un lazo.Y cuando vuelvas a la mesa, te habrás dado cuenta de que el Negro Carbón guarda en su carta opciones que todavía te quedarán por descubrir. Así que si tienes antojo de carne, ya sabes adónde ir.

Pep Supremo

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial