De vegetarianos y carnívoros

jueves, 15 enero, 2015

Por

 


Últimamente mi barrio no deja de sorprenderme. El restaurante del que hablaré esta vez es uno de esos lugares por los que pasas todos los días y piensas: «tengo que entrar algún día», pero al final nunca lo haces. Muy mal, hay que entrar. Puedes llevarte una grata sorpresa, como la que me llevé al descubrir que el Copasetic es la combinación perfecta entre los mundos vegetariano y carnívoro.

Al entrar te encuentras una especie de bar con la decoración cuidada al milímetro. Un chéster negro a la izquierda, lámparas industriales desde el techo que dan la bienvenida y una gran barra que separa ese primer ambiente de la parte de atrás, donde están las mesas, envueltas en una luz tenue y una música de fondo al volumen perfecto. La atmósfera idónea para disfrutar gastronómicamente. Pero vayamos al grano: la comida, que es lo que nos atañe ahora mismo.

Ensalada de bulgur con queso de cabra, menta, rúcula, granada y vinagreta de miel

Amigo de la gente que no tolera el gluten y la lactosa, el menú se rige por una de mis máximas preferidas: “menos es más”. Aunque suene a que hay poco donde elegir, ofrecen bastantes posibilidades. Me explico. Hay varios tipos de platos: cosas para picar, comida de brunch, sándwiches, ensaladas, hamburguesas y crepes. Dentro de cada variedad podemos elegir entre tres o cuatro opciones, todas maravillosas, sanas y orgánicas. Desde huevos revueltos, Hemingway o Benedict para comerse un buen brunch; sándwiches de salmón ahumado, de pollo de corral o de tofu ecológico; incluso ensalada verde con higos y frutos secos, de lentejas ecológicas o de bulgur con queso de cabra, hasta un salteado de quinoa con espinacas o un portentoso buey a la borgoña para disfrutar de una comida saludable a la vez que exquisita. Adentrémonos ahora al mundo de las hamburguesas, porque nos ofrecen cuatro especialidades dignas del adjetivo “gourmet”. Una de atún fresco con salsa tártara, otra de ternera biológica con cebolla caramelizada, una de legumbres y verduras con feta asada y, finalmente, una de filete de pechuga de pollo de corral con beicon. En cuanto a las crepes, preparan una de champiñones con queso camembert, rúcula y tomate; una de espinacas y queso de cabra y una de beicon, pollo, cheddar y tomates cherry. Cosas sencillas de andar por casa.

Patatas especiadas con crema de lima y cilantro

Fui con otra persona y probamos lo siguiente. Para picar, unas patatas especiadas con crema de lima y cilantro. ¡Qué ricas! blanditas, suaves e interesantemente condimentadas. Mi partenaire se pidió una doña hamburguesa de ternera biológica con cebolla caramelizada, queso cheddar, pepinillos, remolacha y rúcula. Gruesa, al punto, sabrosa y con el pan apenas pasado por la tostadora para que quedara crujiente por fuera y tierno por dentro. Perfecta. Además, entre semana, todas las hamburguesas incluyen una patata hervida con especias, una ensalada verde, la bebida y el café (¡olé!). Y por último, yo me pedí una ensalada de bulgur con queso de cabra, menta, rúcula, granada y vinagreta de miel. Aunque no me considere fan de lo agridulce, esta ensalada estaba para enmarcarla y colgarla en la pared. La textura del bulgur, muy parecido al couscous, con la frescura de la menta, el dulzor húmedo de la granada y la pastosidad del queso de cabra es un auténtico orgasmo palatal. La menta en las ensaladas lo peta fuerte. Y todo esto por unos 12€ por persona, contando la bebida. Es una muy buena opción si te ves paseando por el Eixample un día cualquiera. Relación calidad-precio: triunfa. Y como bien reza una de sus paredes: it’s copasetic!

Hamburguesa de ternera biológica con cebolla caramelizada, queso cheddar, pepinillos, remolacha y rúcula

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial