Cómo sobrevivir a la Revetlla de Sant Joan

Viernes, 21 Junio, 2013

Por

 


1. Huye. Vete. Corre. Es lo más radical pero también lo más sensato. Asfalto recalentado, niños yonquis por el olor a pólvora, una ciudad con la pinta de que ha estallado la tercera guerra mundial…Si no eres dado a las emociones fuertes, sal de aquí. Y ni se te ocurra pisar la Comunidad Valenciana en tu huida. Ahí sí que están chalados.

2. Si no tienes más remedio que permanecer en Barcelona, droga más a tu mascota que a ti mismo. A menos que quieras un perro completamente chalupas o un gato suicida por los petardos, recurre a las benzodiacepinas. Orfidal, tranquimazin, diazepam. Hay un abanico de amor para tu animal de compañía. Hazlo, el también lo haría si pudiera hablar.

3. Si tienes más de 25 años, no vayas a la playa de Barceloneta. Venga, tío. Asume tu edad. ¿Botellón en la playa? Parece una buena idea en teoría: las chavalas en short ciegas de eme y tal. Pero a medida que pasan las horas se te llenará el culo de arena, pasarás frío y hablarás con una que te preguntará si tú realmente viviste el grunge, con los ojos como platos y será hora de irse a casa. Ahórratelo.

4. Si tienes menos de 25 años no hables con el viejales de los pantalones cortos que está en la arena. Es un coñazo.

5. No intentes competir con los niños en cuanto a tirar petardos. Huye de todos los que lleven una mochila o bolsa a cuestas, van armados y son peligrosos. Saben más que tú, son más rápidos y su energía es comparable a la de un manatí ciego de speed vasco.

6. Dale a la coca de llardons para crear una película de grasa impermeable en tu estómago que logre evitar que todo el cava malo que te estás tomando se transforme inmediatamente en una resaca chunga.

7. Pide un deseo. Si estás muy borracho (ver punto anterior), apúntatelo en algún lugar seguro. Al día siguiente es posible que aún tenga sentido.

8. Deja de lado la presión en cuanto a “la noche mágica” y “la noche de brujas” con respecto a pillar cacho. A menos que alguien a tu alrededor use una de esas expresiones a partir de las tres de la mañana mirándote directamente. En ese caso, reza y ataca. Por ese orden, que si no queda un poco raro.

9. Lleva buen calzado. Más allá de la vuelta a casa, que puede ser una odisea en transporte público si estás deshidratado y con resaca, lleva siempre buen calzado. Hace la vida más agradable.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial