Cap Verd: el snack bar

viernes, 15 mayo, 2015

Por

 


Barcelona tiene un buen surtido de bares: para tomar copas, para cenar, para comer tarta de zanahorias… múltiples posibilidades. Y, sin embargo, cojea en una de las categorías de locales de restauración: el snack bar, muy propio de otras ciudades como Madrid. Generalmente estos establecimientos están decorados con fotos plastificadas de hamburguesas o tortitas con nata y chocolate y, si pertenecen a la modalidad premium, dotados de asientos tipo tren forrados de escay al lado de grandes ventanales. Un tipo de local polivalente en el que se pueden ver a grupos de señoras merendando, a adolescentes ayudando a su acné con patatas fritas y a dueños de hígados entrenados acodados en la barra. El servicio siempre será profesional y con camisa blanca de manga corta.

El Cap Verd pertenece a dicha categoría, aunque sólo sea porque la lleva como apellido: snack bar. Si bien no tiene fotos de pinchos de tortilla gigantes ni asientos de imitación al cuero, sí posee grandes ventanales que dejan entrar la luz y un aire retro mantenido del antiguo local. Teniendo en cuenta que está en el barrio de Gràcia, Barcelona, año 2015, tampoco se pueden pedir milagros. Y las camisas blancas de manga corta dan presencia hostelera pero lo que se dice prácticas no son.

Lo mejor del sitio
La decoración
La atención (mozos muy majos)
Polivalencia entre la merienda y la fiesta nocturna

Local
El joven camarero que nos atendió nos dio una prueba fehaciente e inculpadora del pasado vetusto y con mucho fuste del local: nos mostró una botella de licor con más años que el hilo negro que elogiaba y homenajeaba el buen hacer del Real Betis Balompié, la única prueba de que aquello alguna vez fue una tasca de toda la vida, de señores con palillo en la boca, mucho tiempo y poco que hacer. Tras la jubilación del anterior dueño y una buena inversión en chapa, pintura y KH-7, el local se ha convertido en un apéndice de su vecino de enfrente, el Heliogàbal. Conserva los espejos decorativos detrás de la barra y han conseguido limpiarlo y abrirlo a la luz gracias a los grandes ventanales que lo rodean, una buena mano de pintura y algunos elementos de mobiliario nuevo: fácil, resultón y eficaz.


Recomendaciones de Carpanta
La carta atiende a los clásicos. Por un lado, tapas de las de siempre: olivas variadas (2,30 euros), pincho de tortilla con pa amb tomàquet (3,90 euros) o patatas bravas con romesco y allioli (3,90 euros). Y por el otro, bocadillos fríos y calientes: de queso de León (4,20 euros), pechuga de pollo rebozada con tomate, lechuga y mayonesa (5,10 euros) o pepito de ternera con pimiento verde y queso (5,50 euros). Un dato: la carta incluye símbolos para alertar a veganos, intolerantes al glúten o alérgicos a la lactosa o los frutos secos. No hace falta señalar que los precios no es que sean precisamente bajos aunque, por ejemplo, en el caso del pincho de tortilla la ración (tanto de tortilla como de pan) es abundante y sabrosa.

Parroquia
El Cap Verd abrió apenas a finales del año pasado por lo que no goza de demasiado recorrido dentro del circuito de bares de la zona. Aún así, su, digamos, hermanamiento con el Heliogàbal, lo ha convertido en punto de encuentro y charla para los que se congregan con motivo de conciertos y otros quehaceres nocturnos en ese tramo de calle. El estilo de la clientela fluctúa en función de lo que esa noche se programe en el Helio, aunque por lo general el usuario medio aparente cierta modernidad y sea conocedor y asiduo de la zona y lo que allí se va cociendo.

A la siguiente invito yo
Después de llenar el estómago, se puede seguir la ruta fácilmente dando un par de pasos: en frente se encuentra el Heliogàbal, mítico bar de la ciudad (y de los mismos dueños que el Cap Verd). Si se ronda la zona al mediodía un buen destino puede ser la vermutería del Tano (Bruniquer, 30) o la Bodega Marín (Milà i Fontanals, 72) en las que no hace falta explicar demasiado lo que ofrecen: vermú casero, patatas fritas y demás placeres cotidianos.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial