‘A cop d’ull’, un relato fotográfico muy ‘barcelonés’ y otras discusiones

Lunes, 17 Febrero, 2014

Por

 

Una mirada hacia Barcelona y una mirada desde Barcelona. Sin querer ser un diccionario canónico que acoja toda la producción fotográfica que sale desde la ciudad, ‘A cop d’ull’ es una gran oportunidad para detenerse ante la circulación masiva de imágenes y tomar conciencia de la potencia del sector, de su gran calidad y de la variedad de campos que se abordan desde la disciplina fotográfica.

500 imágenes de hasta 87 fotógrafos es lo que reúne este ambicioso proyecto expositivo comisariado por Àlex Brahim y Manuel Segade. 11 capítulos de fotografía reciente precedidos por un episodio cero que acoge algunos de los referentes ineludibles de la conocida como nueva vanguardia fotográfica de mediados del siglo pasado: Francesc Català-Roca, Leopoldo Pomés capturando la arquitectura de Gaudí o Joan Colom (ahora mismo con una exposición temporal en el MNAC), entre otros.

"Gitaneta” (1950) Francesc Català-Roca

Entonces, ¿está ahí todo? No, y aunque ni mucho menos es poco, aún podríamos hallar mucho más. Pero no es esta precisamente la pregunta que busca responder esta exposición. Sino más bien considerar si existe una cultura visual barcelonesa, si hay en el ojo de todos estos fotógrafos un talante que remita a un imaginario común, el de la ciudad de Barcelona. Ciudad que, como cualquier otra realidad, está repleta de contradicciones, compuesta de fragmentos que responden a verdades muy distintas.

Inevitablemente la ciudad como motivo tiene un gran peso en la muestra. Iconos que definen Barcelona como, por ejemplo, la colección de esquinas del Eixample de Manolo Laguillo o un callejeo por el Raval de Consuelo Bautista. Visiones objetivas que dialogan con tonos que se acercan más a la denuncia visible en las fotografías del reconocido Samuel Aranda, quien retrata la ciudad bajo los efectos de la crisis. También lo que llama a las masas es objetivo para el fotógrafo: las masificaciones que genera el furor futbolístico o los ambientes que provoca un festival de música como el Sónar, registrado por Jorge Ribalta (o el antisónar —fotografiado por Roc Herms—, y que fue la respuesta en forma de ‘rave’ que recibía el festival hasta 2007, cuando fue prohibido por las autoridades).

“Ensanches. Calle Bailén – Aragó” (2011) Manolo Laguillo

“Antisónar” (2007) Roc Herms

La dimensión de archivo, o la fotografía entendida como documento, también tiene cabida bajo la propuesta, entre otras, de Francesc Abad, quien dedicó un proyecto al Camp de la Bota con la voluntad de construir la memoria histórica denunciando las ejecuciones que tuvieron lugar allí durante la guerra civil y la posguerra. Proyecto que sigue en construcción hoy en día y que fue silenciado en su momento, cuando el espacio se transformaba en el Fórum de las Culturas el año 2004 (a pesar de que ese año Abad fue galardonado con el Premi Ciutat de Barcelona de artes visuales por el proyecto, ninguna institución le abrió las puertas para exponerlo).

La mirada de los fotógrafos catalanes sobre los conflictos que hay más allá de nuestras fronteras se hace visible en un capítulo dedicado al fotoperiodismo, ‘Esperando justicia’ la serie de Fernando Moleres sobre una prisión de Sierra Leona o la visión de Enric Martí sobre el terremoto de la India en el 2001 son algunas de las propuestas que acoge.

Tres salas se dedican al paisaje desde distintas perspectivas. Hannah Collins transforma una imagen de Barcelona y otra de Nueva York mediante cromatismos para expresar su estado emocional en el momento en que tomó la fotografía. Álvaro Sánchez nos muestra en ‘Indoor Desert’ una escena totalmente real donde un desierto invade el interior de una edificación. O la propuesta de Joan Fontcuberta, quien siempre cuestiona la fotografía como reflejo de lo real y que construye, en ‘Orogenesis’, paisajes a partir de imágenes de fragmentos de su propio cuerpo.

“True Stories, Barcelona” (2005) Hannah Collins

“Indoor Desert” Álvaro Sanchez

La exposición se cierra con un último paseo en la sala de la planta baja, dedicada a la fotografía editorial y al mundo de la moda. El reconocido Manuel Outumuro comparte sala con Ramiro E y su publicación ‘Chicas de la zona hermética’, Gerard Estadella y sus retratos de la vida nocturna o el joven Coke Bartrina y la publicación ‘Apartamento’.

La muestra se puede visitar gratuitamente hasta el 16 de marzo. Merece la pena saber que todos los martes a las 18 h la Virreina ofrece una visita guiada y gratuita.

Cabe añadir la respuesta en forma de carta abierta y con voluntad de generar debate que han publicado recientemente todo un grupo de fotógrafos. En ella se cuestiona el criterio expositivo —politizado bajo una idea más comercial que creativa –– de crear una ‘marca Barcelona’. También se pone de relieve la posición que toma la institución en relación a la disciplina fotográfica y la desvalorización y desinterés, por parte de ésta, respecto a iniciativas autogestionadas o fuera del circuito marcado. El debate queda abierto gracias a una acción que permite, por lo menos, generar un espacio de crítica y cuestionamiento sobre la politización y el oportunismo con el que se invierten los recursos públicos en el campo de la cultura.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial