¡Vamos a un bar!: lo mejor del 2013

martes, 31 diciembre, 2013

Por

 

El año que dejamos atrás ha sido tan terrorífico como divertido y ha demostrado, una vez más, algo que todos y todas sabemos: que no hay cosa mejor que la barra de un bar para soltar dragones por la boca, quejarse copa en mano y lanzar exabruptos por el mal que acecha; pero también celebrar las victorias, reír las anécdotas, disfrutar la compañía y confesar anhelos y secretos cuando ya es muy tarde, el alcohol es mucho y ya no hay vuelta atrás.

Antes de empezar a asaltar barras en el 2014, hemos querido hacer una recopilación de los mejores bares de Barcelona (a nuestro parecer, claro, aquí puede haber diversidad de opiniones) para según qué momento. No es lo mismo tomarse el vermú que las primeras copas de la noche: cada actividad necesita un ambiente, una atención y unos ingredientes en concreto y atendiendo a dichos factores hemos seleccionado los bares que encontraréis a continuación. ¡Adiós 2013, hola 2014!

El mejor bar para el vermut: Lo Pinyol
Una novedad en el barrio de Gràcia que recupera la mejor herencia de las tascas de toda la vida: vermú, vino de barrica y buen surtido de tapas, entre ellas, una de las mejores tortillas de patata de la ciudad. Pau y Carles sacaron de la irrelevancia este local en el número siete de la calle Torrent de l’Olla hace escasos meses y ya se ha convertido en uno de los sitios de la zona en los que dejarse caer a tomar una caña (un euro, 2,70 si la acompañas con una tapa), o asistir a alguno de los acústicos y presentaciones de libros que albergan.


El mejor bar para tomarse unas copas: Stereo
Los habituales de la noche saben que no es fácil encontrar en Barcelona un bar en el que se combinen tres elementos como la música, la calidad de la bebida y el buen trato al cliente simultáneamente. En el Stereo se dan los tres y además, se le añade otro que le ha hecho erigirse como ganador de la categoría de bares de copas: los precios asequibles para los bolsillos paupérrimos de la juventud actual. La barra de este bar situado en Nou de la Rambla 119 es, por derecho propio, una de las preferidas de estos que firman el artículo y no dudamos en recomendarla siempre que podemos (como ahora).


El mejor bar para pasar la tarde: Olimpic
Pocos mejores para pasar una tarde en compañía de amigos que un bar sin pretensiones (ni de modernidad ni de nada) en el que sirvan buenos espirituosos para los que necesiten animarse, cafés e infusiones sabrosas para los que quieran caldearse y algún dulce o similar para los aficionados a la noble actividad de merendar. Joaquín Costa acoge en su número 25 el bar Olimpic, uno de esos locales que sigue manteniendo el carisma de sus años mozos aunque la juventud sea ya un punto lejano en el horizonte. Reformado recientemente, sigue conservando su mítico cartel con los anillos olímpicos y, poco a poco, se ha convertido en un punto de referencia en una calle en la que no era fácil conseguirlo debido a la variedad de oferta hostelera. Hay que conocerlo.


El mejor bar para comer calidad: Seco
El Seco es la alternativa de calidad a la hegemonía de los bares de pintxos de la cercana y masificada calle Blai. El bar ofrece una agradable terraza (todo un placer si luce el sol y la temperatura acompaña, pero muy disputada) y rinde pleitesía a la calma, el sosiego y a la filosofía del slow food: la estrella del local para aderezar una caña es la reinterpretación de las clásicas bravas en patatas salvajes. Para comer, las hamburguesas de ternera ecológica: un sitio donde la prisa no es la norma y la compañía lo es todo.


El mejor bar para vivir aventuras nocturnas: La Casa de la Pradera
La calle Carretas se ha convertido en el nuevo epicentro del ocio nocturno para los que buscan algo diferente y alejado del manido Gaixample. Si ese es tu caso, La Casa de la Pradera es una parada obligada en tu ruta nocturna: parroquia moderna y predisposición a la fiesta (los ajustados precios de la bebida son el acicate perfecto). En La Casa de la Pradera uno puede empezar la noche en la barra y seguir en la sala interior echando unos bailes hasta el cierre, toda una oda a la diversión que ha venido a poner un poco (más) de petardeo al Raval.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial