Stanley Sunday: del Super 8 al instagram

lunes, 4 abril, 2016

Por

 

Stanley Sunday –nombre bajo el cual se esconde David Domingo– es un cineasta underground con un universo creativo que no tiene desperdicio. Sus obras entran en lo cotidiano para desplazarse a mundos maravillosos y viceversa. Lleva más de 20 años haciendo películas en Super 8 y 16 mm, su cuenta de Instagram es de las más divertidas e hilarantes que se pueden encontrar a día de hoy en la red social. Además, recientemente ha explorado formatos más comerciales como los videoclips.

david_domingo
¿De qué era la primera grabación de vídeo que recuerdas haber hecho?
Una de las primeras cosas que recuerdo haber grabado es a mi abuela Pepa, en plan programa de testimonios, diciendo que en las discotecas no había que beber de los vasos porque te podían poner droga, había que beber siempre de la botella.

¿Cuáles fueron tus primeros referentes y obsesiones visuales?
De pequeño me impresionaban mucho las confusiones cuando me llevaban al cine. Mi abuelo me llevó a unos cines a ver “Sucesos en la cuarta fase” de Saul Bass porque me encantaba el póster con una hormiga saliendo de una mano, pero se confundió al comprar la entrada y entramos en otra sala. Entonces pusieron “Marchar o morir”, una película de Catherine Deneuve sobre la legión francesa en el desierto. Yo me pasé toda la película pensando que era un trailer, y pensaba, qué trailer tan largo, así hasta que acabó la película y encendieron las luces. También recuerdo cuando de pequeño alquilé “Blow Up” de Antonioni pensando que era un trepidante thriller de acción y me pasé toda la película esperando persecuciones y muertes, y llega la escena final de los mimos jugando al tenis y todavía esperaba que sucediese algo. Era una sensación extraña que me dejaba el cerebro como una masa de chicle. Es una sensación que ahora recupero por ejemplo con una película de Stan Brakhage.

“Super 8” (1996)

“Película Sudorosa I” (2009) 

¿Cómo es un día en la vida de David Domingo? (Por tu cuenta de instagram una se lo imagina lleno de animaciones y personajes que entran en tu realidad de repente y se toman el café con leche contigo)
Bueno, en eso estoy. De pequeño en casa de mis padres había una gran estantería en el salón que me tenía fascinado, para mí cada estante era una estancia de un gran palacio, sacaba hasta el borde un libro y era una gran puerta que cerraba la habitación. Sigo viendo las casas como un mundo por explorar y con programas como el Poser o el Cinema 4D puedo crear personajes que la habitan. Veo muchos tutoriales y estoy aprendiendo, no para buscar la perfección técnica, sino para ver cómo puedo hacerlo rápido, porque quiero hacer un largometraje, como una película de John Waters pero con personajes digitales mezclados con la realidad.

A video posted by Davidson. Barcelona. (@stanleysunday) on

A video posted by Davidson. Barcelona. (@stanleysunday) on

Creaste todo un imaginario muy particular con tus Super 8 que ahora has trasladado a tus animaciones digitales, donde puedes generar prácticamente cualquier cosa o idea. ¿Qué ha cambiado en esta transición? ¿Qué te aporta cada medio?
Bueno, no lo puedo ver como una transición porque desde el principio siempre filmé tanto en cine como vídeo. Mucha gente piensa que antes solo filmaba en cine y ahora he caído rendido al mundo digital, pero eso nunca ha sido así. Siempre he utilizado lo que he podido, comencé montando en VHS de vídeo a vídeo y cuando pude comprarme un ordenador en condiciones empecé a aprender a mi ritmo con la misma curiosidad y espíritu amateur de siempre. Cuando comencé a filmar en super 8 lo que más me atraía era que se podía proyectar en grande, entonces no había videoproyectores, y con la cámara podía hacer stop-motion y otros trucos que en vídeo no se podía, pero seguía haciendo muchas cosas en vídeo.

¿Qué papel juega el humor en tus proyectos?
Pues mira, piensa que mis películas no tienen mucha vida propia, de siempre las hacía y las proyectaba en casa para los amigos. Cuando las proyecto por ahí voy yo con los proyectores y tengo que verlas porque tengo que estar atento a ver si se rompen o le pasa algo al proyector. Así que no puedo hacer un drama o algo muy sesudo porque estaría muerto de tanto verlo. Hago algo divertido y muy acelerado. Con los vídeos de instagram también pasa que manejo muchos programas de forma amateur, así que si creo a un personaje digital y lo muevo me queda muy torpe, así que si lo pongo a recitar Hamlet nunca voy a conseguir algo muy serio, inevitablemente va a quedar cómico.

A video posted by Davidson. Barcelona. (@stanleysunday) on

En el último año has realizado videoclips para Javiera Mena, Hidrogenesse y Fangoria, tres grupos bastante conocidos que además tienen un punto de conexión entre ellos. El resultado en los tres casos es un matrimonio perfecto entre los visuales y la canción. ¿Cómo hiciste frente a cada uno de estos proyectos?
Pues pensando que no iba a ser mucho trabajo y que iba a ser fácil de hacer. Hasta ahora lo hacía todo yo y creo que por eso no escribía guiones, porque si pongo sobre papel todo lo que quiero hacer directamente no lo hago. Así que empiezo a filmar y a montar y cuando llego al minuto 2 entro en pánico al ver todo lo que queda, entonces suelo poner algo hecho de cualquier manera que dure 30 segundos, aunque sea muy malo, para así encontrarme con que ya estoy casi por el final y me animo. El de Fangoria fue un poco diferente porque lo hice con producción y la verdad es que fue muy reconfortante trabajar con gente.

Aunque tus trabajos siempre han partido del underground más absoluto –super 8, 16mm, tus actores son amigos, etc) parece que existe el potencial de exportarlo a un formato más comercial. Pienso en el vídeo de Fangoria por ejemplo. ¿Supone un nuevo paso de expansión en tu carrera?
Estoy viendo a ver, porque es algo que realmente me hace sufrir mucho. Sencillamente no sé cómo ganar dinero. Creo que mi principal problema con lo comercial es que siempre he hecho de todo en mis películas porque me ha parecido muy divertido. He dirigido, fotografiado, he hecho el vestuario, los carteles, proyectado, etc. Cuando vi que mis actores salían poco brillantes fui a un Druni y le dije a la de la tienda que quería un producto para la cara para que saliesen guapos. Claro, lo comercial funciona de forma que cada uno se encarga de una cosa, descargando a los demás de trabajo, con un concepto muy claro de trabajo bien hecho y profesional, y claro, se busca a una maquilladora. Creo que las pirámides de Egipto se hicieron así. Yo siempre me lo he pasado muy bien haciéndolo todo, a costa de que salga descacharrante. Si hiciese una casa se vendría abajo, pero son solo unas películas. Pero trabajar con gente también está muy bien, estoy aprendiendo. Me parece fenomenal trabajar con un maquillador pero me da pena no poder embadurnarle la cara yo a los actores.

Dinos 3 videoclips que te fascinen
“Time to Pretend” de MGMT dirigido por Ray Tintori. Cuando lo vi no sabía qué era el canal alpha del video y que podía recortar imágenes de vídeo. Me impresionó mucho cuando al principio se veía al cantante rodeado de baterías pequeñas repetidas y la cámara moviéndose en el espacio. Me encantó el chico, me pareció guapísimo.
Como hablas de fascinación no puedo centrarme en pensar en videoclips. Pienso más en la primera vez que vi a Ryan Phillipe en Sé lo que hicisteis el último verano. Fue mágico.
Y siguiendo con la fascinación no puedo dejar de pensar en OOPS de Chris Beckham.

Tres realizadores audiovisuales que resucitarías…
Resucitar de entre los muertos a ninguno, que descansen en paz. Entre los vivos resucitaría la carrera de Brian de Palma, que es mi director favorito. Passion, su última película es de 2012 y me encanta, pero un año sin una película de Brian de Palma es un año triste. Lo mismo con Paul Verhoeven. Y lo mismo con Kenneth Anger, durante mucho tiempo esperaba a ver si hacía algo más allá de su vídeo sobre Mickey Mouse y otras cosas, pero creo que es algo que ya no podrá ser y es triste. Sus películas eran artefactos mágicos y tanto tiempo sin una película suya me hace pensar que la magia no funcionó.

Si te dieran 1 millón de euros para crear el proyecto personal que quisieras. ¿Qué harías?
Pues tengo un thriller que no sé si podría financiar con 1 millón de euros, va sobre una joven It-girl que es contactada por Sony Corporation para que promocione su último producto en Instagram. La joven It-girl les contesta que no, que odia a Sony porque cuando montaba de vídeo a vídeo era todo desastroso, ni con uno Beta, ni Hi8, ni VHS de Sony podías hacer nada de provecho, ponías pause y luego le dabas a grabar y no hacía un corte limpio entre imagen e imagen. Entonces Sony se da cuenta que esta joven tiene al menos 40 años, pero es poseedora del elixir de la eterna juventud, así que van a por ella porque Sony quiere transformarse en una empresa de belleza.

En tus trabajos hay siempre amigos y colaboradores, muchos de ellos viven en Barcelona. ¿Te sientes parte de una escena particular en esta ciudad?
Llevo un año y medio en Barcelona y estoy muy contento porque he conocido a mucha gente. Me gusta poder cotillear cómo trabajan.

Tu gata es una de las principales estrellas de tus videos. ¿Cómo lo lleva ella?
Muy bien.

¿Cuál es tu rincón preferido de Barcelona?
Pues un sitio muy especial para mí es el Freedonia, al poco de venir a Barcelona vimos allí a Doble Pletina en directo por primera vez y nos dedicaron una canción a mí y a mi novio. Me hizo mucha ilusión. Aparte, allí también he visto a Matrimonio, a un grupo que me gustó mucho que se llama Servicio Bar, y ah Evripidis Sabatis. Allí también descubrí con David Marmota a Adrià Lester, pero por ahora solo le he hemos filmado un rollo de 16mm. con él.

¿A quién debería entrevistar que normalmente no aparece en los medios?
A Toni Ponix, de Jessica & The Fletchers.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial