Raquel Quevedo: encuentro fortuito

Miércoles, 8 Octubre, 2014

Por

 


Cuando entré en la casa-taller de Raquel, me vino una imagen muy peculiar a la cabeza: me trasladé de golpe a una cabaña de madera en lo alto de un árbol. Ese extraño viaje a la infancia, venía dado por la infinidad de cosas que sentí que se podían tramar allí. La energía que desprende este espacio, donde habita, sueña, crea y vive Raquel, te toca no se qué fibra fantástica, que te cerciora que estás en un lugar donde dar rienda suelta a tu imaginación, sin que nada ni nadie te interrumpa, moleste o rompa tus increíbles planes. Exactamente la misma sensación de aventura, de secretismo, de conspiración creativa y de liberación, que te daba pasar la tarde en la cabaña del árbol, con tus amigos o en soledad, escondido del mundanal ruido adulto jugando. Evidentemente, ese espacio allí en lo alto, es un reflejo claro del mundo interior de su alma máter. Un espejo que describe detalladamente aspectos de su persona, pero que a su vez, tiene ese punto surrealista materializado en los ángulos muertos, que has de ir descubriendo sosegadamente.


41.3936°N 2.1919°E – Raquel Quevedo Lamaza (Barcelona, 1979)
El porqué de retratar a Raquel Quevedo y adentrarme en su fantástico mundo, vino dado por el hecho fortuito, y nada glamuroso, aunque muy cómico (todo hay que decirlo), de coincidir en una eterna cola para acceder a los baños de un festival de música. Mi verborrea, controladamente etílica, me lanzó de lleno a entablar conversación con ella, siguiendo a rajatabla una de mis constantes ansiedades de: algo hay que hacer. Tras conocer una parte de sus bellos fantasmas, sus inquietudes, su trabajo, y el maravilloso espacio que habita, a aquel impulso fortuito he de agradecerle el haber propiciado este encuentro. El puzzle de los grados de separación sigue por tanto con su espontáneo curso, y ahora cuenta con una pieza más. Un elegante y perspicaz gato negro que aparece así como por arte de magia, silenciosamente, dejando un muy interesante halo de creatividad a su paso.


‘Soy diseñadora gráfica y trabajo en varias disciplinas relacionadas con el diseño, desde identidad, packaging, etc, hasta editorial. Si bien el trabajo del diseñador puede ser muchas veces a lo DJ, intento generar mis propios “ingredientes” y dar algo especial en cada uno de los encargos, ya sea crear una tipografía propia, una imagen a través de un proceso experimental.  El ser diseñadora me da herramientas para crear mis propios proyectos donde doy rienda suelta a mi imaginación, que es lo que me hace feliz. Encontrar belleza en las cosas que hago me llena. Este espacio es mitad taller, mitad casa. La estoy convirtiendo en un proyecto experimental en sí misma, un‪ espacio abierto a colaboraciones‬ mezclando talentos (fotografía, diseño gráfico, ilustración, etc). Próximamente en www.mitad.me.’


‘La fotografía para mí es una posibilidad de ver al otro. Al retratarme pensaba en la casualidad de encontrarnos en el baño y de repente estar aquí juntas charlando y fotografiándome… Increíble. La persona que me gustaría que retrataras es Anna Huix. Admiro su persona, su valentía y su trabajo como fotógrafa. Un retrato entre fotógrafas me parece interesante’

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial