Pop, feminismo y pelis de los 80’s: Hadley Freeman

Lunes, 28 Noviembre, 2016

Por

 

hadleyfreeman_ceciliabetz

Hadley Freeman. Foto: Cecilia Diaz Betz

Hilarante pero incisiva y, sobre todo, muy entretenida, la periodista americana residente en UK y columnista de The Guardian, Hadley Freeman acaba de publicar “The Time Of My Life”(Blackie Books, 2016) sobre qué aprendimos del cine de la década de El Club de los Cinco,  El Coche Fantástico, las hombreras y las corbatas-piano y nos induce a observar con otros ojos la actual nostalgia ochentera.

Somos muy fans de las pelis de las que hablas en tu libro (Dirty Dancing, La princesa prometida, Los Cazafantasmas, Magnolias de acero, Todo en un día y otras más) sobre todo porque tu punto de vista no es el típico ensayo enciclopédico y nostálgico sobre la era de los horrores de Reagan, Tatcher  pero no puedo evitar pensar que, atendiendo a la política mundial y el ascenso del populismo de derecha en UK y USA.  ¿No habría una especie de ambigüedad política en esta nostalgia trendie ochentera? 
Sin lugar a dudas. Existe una gran parte de sentimentalidad en la nostalgia ochentera y la gente tiene en general a quedarse con una visión muy parcial. Por otro lado, están todas esas pelis como Top Gun y Comando (de las que la autora hace un hilarante análisis en el capítulo sobre Los Cazafantasmas). Pero, a la vez existe un acercamiento liberal a varios tabúes sociales en Dirty Dancing (como el aborto o el sexo adolescente). No puedes expresarte sobre el cine de los 80’s con honestidad sin tener cuenta ambos aspectos. 

Entonces ¿Qué opinas de la serie Stranger Things como un producto determinado por la era Big Data y sus usos en el marketing de audiencias? 
Me encantó Stranger Things pero me temo que no entiendo a qué te refieres con “La era del Big Data”

Con eso me refiero a que algunos críticos que consideraron la serie sólo como un producto del departamento de marketing de la cadena Netflix, que usaron las fuentes Big Data para un target determinado. ¿Estás de acuerdo con esto?
Ah, ahora entiendo. No puedo ser tan cínica, para compartir esa lectura. Los hermanos Duffer, los creadores del show han hablado mucho de cuánto admiran las pelis de los ochentas, y eso realmente se nota en la serie: los referentes, el imaginario visual, el espíritu de la época. No puedo contagiar esas emociones solo recurriendo a los estudios de mercado. Seguramente, un montón de series (y, con más frecuencia, películas) son hechas por encargo en estos días, sin embargo, no dudo que casi siempre son productos fallidos porque no saben contagiar emoción. Por supuesto que Netflix solo contrata productos que saben que funcionarán y que van a ser un hit pero eso no significa lo mismo que decir que se guían exclusivamente por el departamento de marketing y el Big Data.

Me encanta la mirada feminista con que analizas los rol models de personajes femeninos en las pelis juveniles de los 80’s como Molly Ringwald, Jennifer Gray, Mary Stuart Masterson o Jennifer Jason Leigh pero ¿cuáles son tus modelos actuales? 
¡Gracias! Mis novelistas favoritas son Melissa Bank y Curtis Sittenfeld. Releo sus novelas una y otra vez. Sinceramente creo que son genios. También creo que lo que hace Lena Dunham es increíble y amo a Zadie Smith, sobre todo, sus ensayos y artículos. Entre las periodistas, mi amiga Marina Hyde, que escribe conmigo para The Guardian. Ella siempre ha sido una gran inspiración para mí. 

¿Qué pelis que te gustaron cuando eras una adolescente ahora te parecen realmente vergonzosas? 
En realidad, son muy pocas. Tengo la tendencia a admirar mucho lo que aunque fuera una sola vez me hiciera muy feliz. Por eso supongo que solo dos pelis no pasaron la prueba del tiempo: Mannequin y Risky Bussiness. Aunque, para ser justos, ninguna de las dos me emocionó mucho la primera vez que las vi.

Me encantan las bandas sonoras de las películas de John Hughes y quizás ese sea uno de los elementos que hace que perduren en el tiempo ¿Había una relación más inocente entre la industria musical, los directores y productores de las pelis de los 80s a diferencia de las películas de los 90’s (pensando en High Fidelity o Enpire Records?
En cierto grado, sí. Hollywood aprendió el valor de las bandas sonoras desde aquel entonces. Aunque productores como Simpson y Bruckheimer (Flashdance y Top Gun) lo pusieron en práctica en los 80’s, lo de Hughes era inocente: él sólo escogió la música que le gustaba. Lo triste de ahora es que en que no se interesen en la banda sonora para nada. Intenta recordar una sola peli de la última década  que ponga tanto enfásis en la banda sonora, como Pretty in Pink o, inclusive, Pretty Woman, que es de 1990…Ese vínculo se acabó en los 90’s. 

Sí, es triste y cierto. Volviendo a la política, en tu libro mencionas la regla de las tres décadas ¿Piensas que, así como los 50’s fueron la edad dorada, lo serán los 80-90’s para Trump?
Sí, creo que eso ya está sucediendo. Sin embargo, no comparto que Trump o la política en general tengan algo que ver con ello sino con quienes crecimos en esa era.

Si bien comparto tu nostalgia por el cine de los 80 también disfruto de algunas comedias románticas de los 2000. ¿Nos explicarías por qué no te gustaron, por ejemplo, ¿Qué les pasa a los hombres? He’s Just Not That Into You  o Realmente Amor (Love Actually)?  
¡Me temo que odio esas películas! En ambas, las mujeres son repetidamente humilladas por los hombres, quiénes controlan toda la acción. Los roles femeninos de ¿Qué les pasa a los hombres?  son retratadas como desesperadas u obsesionadas con casarse, tratando de “cazar” un hombre mientras ellos esquivan el marrón. Es una visión retrógrada y bizarra de ambos sexos. En Love Actually, los hombres se enamoran de mujeres que evidentemente tienen menos poder que ellos, es decir, trabajos menos importantes y, en una de las historias, ni siquiera hablan su mismo lenguaje. Laura Linney no puede casi permitirse tener un novio porque tiene a un hermano discapacitado a cargo. Es irrisorio ¿quién abandona a alguien porque tiene que coger llamadas de su hermano ocasionalmente? Toda la película es muy absurda.

Oh, gracias. No recordaba que fueran tan fuertes los role models de esas pelis, tendría que volver a verlas. Charlar contigo es un poco como ponerse unas gafas y ver todo con otros ojos. Volviendo a los 80’s, en tu libro te declaras un fan incondicional de Los Cazafantasmas ¿Qué piensas de la remake con actrices en los roles principales?
Me fascinó  que filmaran una Ghost Busters all-female pero prefiero la original.

Nota de la entrevistadora: Hadley Freeman tiene un par de tesis muy sugestivas acerca de nuevas masculinidades en Los Cazafantamas a contra pelo de Top Gun o Rambo o Tres hombres y un bebé de las que no queremos haceros spoilers ya que las las encontraréis en su libro.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial