Los vicios de Barcelona, con Miguel Antón

lunes, 21 enero, 2013

Por

 

Miguel Antón. Foto: Juan Guerrero Linares

Conocí a Miqui (Miguel Antón, Barcelona, 1983) hace dos veranos, bailando en La 2. Nos teníamos en Facebook gracias a una amiga común, y en seguida nos reconocimos. Miqui vive por Gracia, pero no es difícil encontrárselo de fiesta por El Raval. Aunque trabaja en el mundo del marketing, desde septiembre de 2012 es director del blog Jarana y Poligamia, donde, acompañado de geniales colaboradores, retrata a esta generación de excesos y hedonismo a la que dice pertenecer:

Eres la cabeza pensante de Jarana y Poligamia. En un mundo lleno de revistas, de personas que fingen ser modernas, de enteradillos que fingen ser periodistas y, sobre todo, en una Barcelona llena de cotilleos… cómo se te ocurre lanzar una revista de estas características? ¿Recibes muchas críticas? ¿O por el contrario ahora te hacen más la pelota?
Creo que el secreto de Jarana y Poligamia es que no tiene ningún tipo de pretensión y eso te da una libertad que de otra manera no tienes. En la Barcelona de hoy, los diferentes círculos de tendencias (moda, literatura, música…) son muy cerrados y además has de jugar unos roles muy marcados y esteriotipados y eso es un coñazo. Sin embargo, nosotros vemos estos círculos desde fuera y por ejemplo nos podemos permitir ir a la presentación de una colección de moda y después escribir que lo que vimos nos dejó iguales porque no tenemos ni puta idea de moda y la gente agradece una comunicación directa y honesta. En este sentido revistas como Vice han creado escuela de la que definitivamente bebemos muchos. En cuanto a críticas, la gente valora nuestra franqueza y sabe ver el trabajo que hay detrás, pero como dirían Hidrogenesse “Recibimos amenazas. Por lo menos una.”

¿Qué te ofrece Barcelona? ¿Cuál es la clase de eventos y de personas que quieres retratar o te interesa mostrar en los reportajes de Jarana y Poligamia?
Barcelona ofrece mil estímulos visuales y de tendencias, pero también en los eventos hay mucha mamarrachería y espantajería.
Creo que en su justa medida se puede disfrutar de ambas cosas y que no son excluyentes e incluso a veces van de la mano. En Jarana y Poligamia intentamos encontrar un equilibrio entre este tipo de crónica social de la modernia de Barcelona (¡cómo nos gusta a todos salir en la foto!) y temas más currados que necesitan producción de varias semanas como editoriales de moda, cuadernos de viaje o incluso temas de opinión. (Sí, a veces nos ponemos serios y todo…)


¿Hay más publicaciones del estilo en nuestro país?
Como la nuestra no hay ninguna (risas). No, siendo francos hay publicaciones a cascoporro, con toda clase de contenidos. Concretamente en Barcelona hay mucha actividad y existen blogs que han crecido y se han profesionalizado mucho como Itfashion o Fucking young dentro de la moda o Pearls for the swine en el mundo de la modernia barcelonesa. Quizás nuestra herencia es más fanzinera en el sentido de ser una plataforma más de andar por casa y tener un carácter muy irreverente en la redacción. Creo que blogs como nuestras hermanas las lincesibéricas captan ese espíritu con un público objetivo diferente, pero un acercamiento y manera de tratar los temas parecido. Además son unas cachondas y unas fiesteras.

Recuerdo especialmente una sesión de fotos de Leandro Feal. Cocaína, noche, Richardson, sexo… ¿es Barcelona así de “trash”?
La realidad siempre supera la ficción. Barcelona es así de trash Y MÁS. Pero también te digo que el barcelonés urbanita es muy pueblerino en su peor acepción y que nos pensamos que Barcelona es el centro del universo. En las provincias son de traca. Si no has conocido a un maleante de provincia, es que no sabes lo que es hacer el mal.

La diseñadora Ana Tichy, retratada por Miguel Antón

También te dedicas a la fotografía, cuéntanos de dónde viene tu pasión, quiénes son tus referentes y qué es lo que prefieres retratar.
Tengo casi tantas inquietudes como inconstancia y la fotografía es una disciplina que siempre me ha fascinado pero que he ido tomando y abandonando continuamente. En este sentido fue decisivo conocer al fotógrafo Juan Guerreros Linares con quien comenzamos el proyecto de Jarana Y Poligamia y que ha sido mi gran maestro y referente con el que mantener tertulias infinitas. Os recomiendo mucho su editorial de moda tributo al cine kinki de España de los 80s. A parte de los grandes referentes clásicos como Bellocq o contemporáneos jaraneros como Philip-Lorca diCorcia, últimamente me gusta reivindicar el papel de figuras locales que son más próximas a mí y que creo que definen un momento y una generación más cercana. En este sentido la fotografía erótica de Paco y Manolo creo que hace un uso exquisito de la luz natural y que en parte ha definido la estética de la Barcelona de los ’00. También me gusta mucho el trabajo de fotógrafos como Ramiro E o Ismael Llopis, que cogen la figura de la girl next door para adaptarla a Barcelona haciendo retratos muy gamberros, pero a la vez muy honestos y fuera de artificios.

Por último, ¿nos recomendarías algunos de tus lugares preferidos de esta ciudad?
a) Una tienda de ropa
Lullaby, C/Riera Baixa 22. Hay mucho vintage, pero mucho apesta. Aquí tienen una buena selección y muy buena atención.
b) Un club ¿Qué haría la modernia barcelonesa si cerrasen el Apolo?
c) Una tasca cutre. Después de la recuperación de las nobles tradiciones del vermú y del carajillo, vaticino que the next big thing es el licor café, también conocido como la cocaína de los pobres. Reserva un salón interior en el CasaPili, C/Joaquim Costa 53, y líala parda o ve al carajillero O Barquiño, C/Princep de Viana 1, a disfrutar de su freak show coplero y de revista.
d) Una cafetería. La preciosa cafetería Clarès, Bruc 162. Llévate a alguien especial a desayunar para reponer fuerzas después de chuscar, seguro que repites.
f) Una librería. Arkham comics, C/Xuclà 16, para volverte a enamorar de la novela gráfica gracias al tipo que lleva la tienda, que sabe muchísimo y te dará una atención súper personalizada.
g) Un lugar donde encontrar buena jarana (y poligamia) En Barcelona el lugar menos esperado siempre acaba siendo el más indicado. La jarana y la poligamia se llevan por dentro.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial