Irena Visa es “la filla del fotógrafu”

miércoles, 17 julio, 2013

Por

 

Irena Visa: "Imaginary USA"

Viajar sin moverse del lugar puede ser algo sencillo cuando alguien nos brinda la posibilidad de pasear por las fotografías de sus huidas. Irena Visa (Banyoles, 1985) es una fotógrafa y artista visual que reside en Barcelona y que nos permite, entre otras cosas, pasar horas viajando mientras miramos aquellas imágenes que documentan sus partidas. El frío Helsinki o las playas de Hondarríbia, donde acompañó al grupo Extraperlo en agosto del 2012, son solo algunos de los lugares a los que nos transporta Irena sin dejar de estar sentados en una misma silla.

Irene Visa: "Go! Helsinki"

Su portafolio, bajo el nombre ‘lafilladelfotografu’, hace sospechar que alguna historia hay detrás de su primer acercamiento a la fotografía y al mundo audiovisual. Hablando con ella se nos revela: “Mi padre es fotógrafo y tiene una tienda en Banyoles. De pequeña la gente me preguntaba: ¿eres la hija del fotógrafo? Me harté de decir que era la hija del fotógrafo. Pero curiosamente creo que el hecho de que mi padre sea fotógrafo no tiene mucho peso en que yo también haga fotos, en el sentido de que él no me enseñó la técnica o me mostró referentes. Sin embargo, mi padre, es una persona muy autodidacta y curiosa que nunca deja de aprender. Me regaló mi primera cámara de carrete, un modelo Pentax que sigo utilizando. Cada vez que revelo un carrete mis fotografías no le impresionan, las crítica, no le gustan, le dejan indiferente. Somos muy diferentes pero sigue animándome. Así que le hice este “homenaje” con el nombre de mi web.”

Respecto a los referentes que la han motivado durante su trayecto hasta ahora, Irena nos habla fundamentalmente de fotógrafos que trabajan en formato analógico como Román Yñán, a quien conoció trabajando en la producción de una película y de quien acoge especialmente la espontaneidad y sinceridad que se observa en su manera de retratar la escena cotidiana. También nombra a Adrià Cañameras, más cercano por generación y quien también opta por el uso de la película en sus fotografías. Por otro lado no olvida a clásicos como William Eggleston ni a artistas de otras disciplinas como Le Corbusier o Alexander Calder.

Atendiendo a su proyecto con mayor difusión hasta el momento, ‘Imaginary USA’, podemos recuperar, de manera peculiar, el gusto por el viaje que tiene la artista. En esta ocasión el espectador se ve inmerso en un recorrido por parajes que le recordarán a los Estados Unidos. Pero, contradiciendo al tópico de que la fotografía es un reflejo de la realidad, las imágenes pertenecen verdaderamente a lugares familiares de la artista donde, probablemente influenciada por la idea que sugieren los medios de lo que es América, le ha parecido que podría hallarse en, por ejemplo, Nuevo Méjico u Oklahoma. Preguntando a Irena sobre cuáles eran sus pretensiones mediante el falso viaje que sugiere esta serie de fotografías nos explica: “Buscaba más la idea que tenemos de USA en abstracto, pero dando referentes de sitios perdidos en estados poco conocidos, que reforzaran la idea de que esto pueda estar en cualquier parte, solo que yo te hago imaginar que está en un lugar concreto. Apelo a la imagen que tengo/tenemos de USA. ¿Por qué si digo Arkansas pienso en bares y montañas y carreteras?”

Imaginary USA: "I-10 New Mexico"

Pero los horizontes de Irena van mucho más allá de la temática del viaje. Fotográficamente hablando ha explorado el mundo de la moda y la fotografía promocional para músicos como Pau Vallvé o Sanjosex. Además desde 2011 estudia escultura en La Llotja, motivo que le ha llevado a examinar nuevas disciplinas y realizar nuevos proyectos como ‘Pa d’Or’ o ‘Sabó’, ambos con cierto contenido de crítica social. “Siempre me había interesado mucho el arte, la historia del arte y la creatividad en general. Pero siempre estaba del lado del espectador. En 2009 estaba viviendo en Berlín y trabajé como asistente de una artista. Empecé a hacer cosas con las manos y me dí cuenta de que lo echaba mucho de menos. Cuando volví a Barcelona sentí que necesitaba ensuciarme las manos. La escultura me pareció lo suficientemente sucio. También porque siempre había trabajado en 2d y me pareció que el hecho de añadir una dimensión podía ser algo muy interesante. ¡Y lo fue!”

Irene Visa: "Sabó"

Irena desconoce qué línea seguirá a partir de ahora pero, convencida de que desviarse del camino solo le ha traídos cosas buenas, la curiosidad y los propósitos no se le terminan y no descarta acercarse a otras disciplinas que le permitan ejecutar mejor los proyectos que vendrán.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial