Doble Pletina: “Nuestras canciones surgen de la necesidad de relativizar lo que nos preocupa”

lunes, 16 mayo, 2016

Por

 

doblepletina

Doble Pletina acaban de lanzar “Así es como escapó”. Foto: Cati Bestard

Doble Pletina están de vuelta con un segundo disco que mantiene intacto su toque maestro a la hora de componer bellas tonadas hechas con lo mínimo. “Así es como escapó” (Jabalina, 2016) es un álbum más electrónico, sí, pero sigue conservando la esencia del grupo: esas canciones de pop de cámara que podrían ilustrar perfectamente las películas de la última época de Juan Cabestany. Existencialismo cotidiano, misterios sin resolver, historias de amor truncadas, la belleza de lo pequeño y un sentido del humor finísimo. En esta entrevista hablamos largo y tendido con la banda para adentrarnos en el fantástico “Así es como escapó”. Por cierto, apunten: Doble Pletina estará tocando el 1 de junio en el Parc del Fòrum dentro de la sesión inaugural del Primavera Sound. La entrada es gratuita.

Muchos grupos, antes de entrar al estudio, escuchan discos para buscar la inspiración, para entrar en calor o para buscar el estado anímico adecuado. ¿Es vuestro caso? ¿Qué música estabais escuchando antes de entrar a grabar?
No hay un disco de referencia que hayamos escuchado premeditadamente antes de grabar para buscar la inspiración, aunque inevitablemente, a medida que íbamos grabando iban surgiendo referentes para algunos arreglos determinados. Por ejemplo, en una canción buscábamos un solo a lo Natalie Imbruglia, en otra un arreglo a lo Flavien Berger, o un aire a Petite Noir, y en general, hay algunos referentes quizá un poquito más obvios en los sintetizadores, como Depeche Mode, The Human League o OMD.

Lo primero que sorprende de “Así es como escapó” es que los elementos electrónicos están más presentes, sin olvidar claro está la efervescencia pop y los matices acústicos. ¿Ese giro ‘electrónico’ os ha salido de forma natural o es algo buscado?
La presencia de más elementos electrónicos y programaciones es consecuencia de las circunstancias en las que se han compuesto la mayoría de las canciones: en lugar de desarrollarlas en el local de ensayo muchas de ellas se han trabajado en casa directamente en el ordenador, así que muchos arreglos digitales ya han formado parte del esqueleto inicial de las canciones y no nos parecía buena idea cambiarlo o disfrazarlo al llegar al estudio.

Siguiendo con la pregunta anterior, ¿cómo ha cambiado vuestra forma de componer ahora que utilizáis más cacharros electrónicos?
En realidad siempre hemos utilizado recursos digitales y programaciones, pero quizás ahora tenemos menos necesidad de traducirlos a instrumentos analógicos a la hora de grabar.

Un ejemplo claro de lo que os decía antes es “Mausoleo”, creo que solo hay sintes y programaciones. De hecho es un tema fantástico. ¿El futuro de Doble Pletina va por ahí?
Ay, Xavi, el futuro es siempre incierto. Es verdad que “Mausoleo” es quizá la canción más representativa de esta otra forma de idear las canciones con la que sin duda nos sentimos a gusto, pero en principio no tenemos la intención de limitarnos a lo digital.

Más cuestiones sobre el sonido Doble Pletina. Me declaro totalmente a favor de que nunca hayáis abandonado ese pop de cámara que practicáis desde vuestros inicios. Ni siquiera ahora, que contáis con ayuda digital. Vuestro pop sigue siendo muy depurado, sabéis elegir muy bien todos los elementos que forman cada canción. Ahora bien, os quería preguntar una cosa, ¿nunca habéis tenido la tentación de sobreproducir vuestros temas y sonar más, por ejemplo, a La Casa Azul?
Nada en contra de las producciones barrocas, pero de momento ya tenemos bastante trabajo manejando pocas capas de instrumentos y consiguiendo que todo suene en su sitio. Nuestro truco es simplificar para asegurarnos de que todo esté bien.

“Electrobolero” me parece una canción mágica, más que electro me parece un bolero del espacio exterior, casi fantasmagórico y me recuerda un poco a Pulp. Quiero saber más cosas de ella. ¿Cuál fue el germen de la canción y que historia tiene detrás?
Nos alegra mucho que lo veas así. De hecho, tal como dices, ni es electro, ni es bolero, pero nos hacía gracia titularla así. Partimos de lo que habitualmente se conoce como canción ligera, y decidimos aligerarla más todavía, y luego todavía más, hasta el punto de que se convirtiese en canción ingrávida. La canción es una dramática despedida para Anna (de Imperio), que se fue a vivir a Berlín. El chantaje emocional no funcionó y se fue igualmente.

En conjunto “Así es como escapó” me recuerda en espíritu a una versión de cámara del “This Is Hardcore”. Como pasaba en el disco de Pulp, se trata de un disco de pop con un trasfondo agridulce y oscuro, con algunas letras crípticas, pero sin olvidar unas canciones que están cuidadas hasta el último detalle. ¿Os sentís a gusto con la comparación y con la descripción del disco?
Pues la verdad es que no hubiéramos soñado con una comparación más bonita, porque el disco nos encanta, aunque nos cuesta ver la relación. Quizá tenga un sentido por lo que comentas del trasfondo agridulce y oscuro. Creemos que eso es algo que ha estado presente en Doble Pletina desde el principio, aunque no siempre se haya interpretado así.

Hablemos de otra canción, “Tiquet”, una miniatura cantada el catalán que parte de una anécdota cotidiana para construir una historia que puede ser interpretada de muchas maneras. Contadme, ¿de quién es ese ticket de disco de 2012 encontrado en una bolsa? ¿Es realidad una historia de desamor?
Ese ticket es de Francina. Era un ticket de Discos Revolver y a día de hoy todavía no se sabe a qué disco corresponde.

“Nada” y “Llenamos vacíos” podrían formar un single doble, es más, parecen canciones hermanas en intenciones. Un par de descripciones inquietantes del día día de nuestras anodinas vidas. Pop existencialista elevado a la máxima potencia. Escucharlas seguidas tiene un efecto catártico. Nos ayudan a llevarlo todo mejor. ¿Es cierto eso de que quien canta sus males espanta? ¿Purgáis los malos y tristes sentimientos con vuestras canciones?
Un poco, sí. De hecho el título del disco, “Así es como escapó” tiene algo que ver esto. Una vez acabado el disco nos dimos cuenta que la evasión es algo que estaba presente en la mayoría de letras. “Llenamos vacíos”, por ejemplo, lleva el costumbrismo hasta el absurdo utilizando pleonasmos para ridiculizar las rutinas diarias. “Nada” o incluso “Tenemos lagos”, en cambio, pretenden ser una colección de postales o imágenes sugerentes que directamente nos expulsan de la realidad.

Hay un idea que parece repetirse en diversas canciones de “Así es como escapó”, la del tempus fugit, eso tiempo que se nos escapa y ya no podemos recuperar. Ese tiempo que perdemos haciendo cosas sin importancia y que luego nos arrepentimos de haber desaprovechado. Procrastinar, en cristiano vamos. ¿En Doble Pletina sois muy de la procrastinación u os va más la hiperactividad?
Digamos que nos gustaría tener más tiempo para poder procrastinar más. Pero lo que planteas es interesante… parece que en algunas canciones, como por ejemplo en “Nada”, hay una forma casi contemplativa de observar el paso del tiempo, mientras que en otras, como en “La Progresión Exponencial”, aparece la idea del tempus fugit desde una perspectiva más de vértigo, de salto al vacío.

Otra de las ideas que predomina en el disco es de las relaciones afectivas. De hecho, como viendo siendo habitual, ofrecéis una visión un tanto oscura del amor. Es más, diría que hasta cierto punto hacéis canciones de no amor. ¿Os sentís más cómodos describiendo el lado menos luminoso del enamoramiento?
Al parecer nos resulta más fácil sublimar lo malo que lo placentero. Supongo que esto tiene que ver con el trasfondo agridulce que comentábamos antes, con lo que decías de purgar malos sentimientos, la voluntad escapar… Nos hemos dado cuenta que a menudo nuestras canciones surgen de la necesidad de distanciarnos de las cosas, de relativizar lo que nos preocupa, incluso caricaturizándolo.

En Doble Pletina las tareas vocales os la repartís principalmente Laura y Marc, una alternancia chica-chico que funciona a las mil maravillas. Hay algo que quiero saber relacionado con eso, ¿qué método utilizáis para elegir quién es la voz solista de cada canción?
Generalmente está claro desde el planteamiento de la canción a quién corresponde cada voz, pocas veces hemos tenido que decidirlo con la canción ya hecha. Hay que decir que Francina va cogiendo más protagonismo vocal en algunas canciones nuevas y, como novedad, esta vez Marc se ha atrevido con un falsete que dobla su voz natural en “Mausoleo”.

Esta es una pregunta casi de fan, soy un admirador absoluto de Jordi Irizar, me parece uno de los mejores baterías del país, el Hal Blaine catalán. Desde hace un tiempo forma parte de Doble Pletina. ¿Qué ha aportado al grupo su llegada?
Nosotros también somos fans. Jordi en un principio llegó como suplente de Cati en los conciertos. Al hacerse definitiva la marcha de Cati le propusimos que formara parte de la plantilla fija, y comportándose como tal se involucra en todo el proceso creativo opinando y componiendo como los demás. Grabando en el estudio descubrimos que tiene cierto fetiche con las percusiones y le dimos rienda suelta para que adornara algunos temas con claves y maracas.

Por cierto, el miércoles 1 de junio estaréis en la jornada inaugural del Primavera Sound. ¿Podemos esperar alguna sorpresa en vuestro concierto del Parc del Fòrum?
Sí, es muy probable que haya alguna sorpresa, pero si te la desvelamos, dejará de ser sorpresa.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial