Creepy pastas, lucha libre femenina y cyberpunk

Martes, 13 Septiembre, 2016

Por

 

tamararomero

Foto: Gemma Moliner

En los alucinantes mundos que crea Tamara Romero todo puede suceder: que una piñata con forma de tiburón en vez de golosinas contenga vísceras reales, que una leyenda urbana de internet adquiera vida real, así como que las protagonistas de sus historias sean brujas punk con extensiones retráctiles de acero o detectives psíquicas. Quedamos con ella para intentar colarnos en algún orificio de su cerebro y espiar en esa aleación perturbadora de surrealismo pop, sátira y ficción bizarra.

Tu devoción por los géneros es anómala en el ámbito literario hispánico ¿De dónde viene?¿Cuáles fueron tus principales influencias en la infancia, juventud en los primeros asomos de la vocación?
A los dieciocho empecé a leer los clásicos de la ciencia ficción: Ray Bradbury, J.G. Ballard, Ursula K. LeGuin o Philip K. Dick. Después ya seguí en esa línea, leyendo en inglés a autores contemporáneos que aquí no se traducían, pero hasta ese momento fui bastante permeable. Cuando era niña me gustaban mucho Enid Blyton, Roald Dahl y Maria Gripe, y en la pre-adolescencia leía a Anne Rice. Creo que recordar que a los quince Trainspotting me impresionó bastante. Martin Amis también me gustaba. Leía todo el tiempo, pero estos son los que más recuerdo.
 

Vale. Pero ¿algún escritor te hizo decir “yo quiero hacer esto” (y no el típico “me gustaría haberlo escrito yo”? Es decir, ¿qué voz te animó a intentar formar parte de ese diálogo que es una tradición o un cruce de géneros, a la experiencia, digamos, “espiritista” de crear voces y, sobre todo, en tu caso, “mundos?
“Vurt”, de Jeff Noon, una historia épica que tiene lugar en un Manchester cyberpunk. Aunque después tardé bastante en ponerme a escribir porque tenía la convicción, no necesariamente acertada, de que aún tenía que leer bastante antes de intentarlo.

Los géneros (SF,  terror, pulp, bizarro ) generan un horizonte de expectativas que condicionan la recepción ¿Qué opinas del trabajo de Anna Starobinets? ¿o de Mariana Enriquez? ¿O de autores que reescriben a Ballard, Philip K. Dick o Kafka pero desde esquemas de géneros populares? ¿Lo vives como una invasión o un aporte?
Al principio con un poco de recelo, pero me parecen más decisiones editoriales que no una cuestión de militancia de los propios autores. No he leído todavía a Mariana Enríquez pero sí a Anna Starobinets. Me parece una escritora interesante a pesar de su tono frío y desapegado, (imagino que es un factor cultural). El caso es que si un no-lector de género llega hasta ellas y luego busca lecturas similares será más fácil que tire del hilo y acabe llegando a autores de género. Por tanto, ninguna pega.
 

Escribes y publicas en inglés, tus influencias son anglosajonas ¿Lees autores españoles?
Tengo grandes lagunas en cuanto a autores contemporáneos de aquí que estoy empezando a subsanar, y como decía he estado muchos años sin leer traducciones, pero desde que empecé a publicar intento estar más atenta a lo que se hace en España y siempre agradezco mucho las recomendaciones. Algunos autores que me interesan son Colectivo Juan de madre, Marian Womack, Francisco Jota-Pérez o Sara Mesa.

Me encanta que menciones a algunas autoras ¿Te parece que el feminismo debería ser un a-priori en el proceso de escritura en plan “la prota será una mujer valiente y luchadora” o te interesan las intersecciones, las fronteras, los lugares de ambigüedad donde el lector “crece” junto con el personaje? ¿Cómo se entiende el feminismo en tu proyecto creativo?
La literatura, y la ficción en general, ya está demasiado llena de personajes femeninos vacuos como para seguir dando cancha a ciertos estereotipos, así que para mí es un tema importante. La mayoría de las protagonistas de mis historias son mujeres y tiendo a recrear algunos patrones que me parecen interesantes: tienen entre treinta y cincuenta años, no suelen tener vínculos familiares, y en muchos casos ni pareja ni hijos, pero sí fuertes motivaciones y obsesiones. Son seres bastante autónomos y pensantes. Esa es mi aproximación al feminismo, desde dentro de las historias. En general no me interesa mucho el activismo de “red social” ni opinar al respecto en Internet.

¿Cómo es tu proceso de escritura? ¿Qué es lo que detona en ti la necesidad de escribir?¿Cuánto te sientas ya tienes una trama en tu cabeza? ¿Tienes rutinas,rituales?¿Cuál es tu consejo para jóvenes escritores?
Hasta hace poco escribía en sesiones bastante maratonianas de varios días y terminaba un cuento en un día o una novela (corta) en una o dos semanas. Pero me he vuelto una persona muy madrugadora y ahora me siento a escribir un rato casi todas las mañanas antes de hacer otras cosas. Me ha costado bastante convertirlo en una rutina. No planifico nada las historias, va surgiendo todo a medida que voy escribiendo. Solo parto de una idea muy vaga. A los jóvenes escritores les diría que la voluntad no ayuda mucho, pero sí crear el hábito de escribir. Leer mucho y escribir mucho son una obviedad, pero creo que es lo único que funciona.

¿Puedes adelantarnos algo de tu próximo proyecto?
Estoy terminando una mini-colección de cuentos que lleva por título Cuarto acercamiento al ovni y que espero que esté lista antes de final de año. También aparecerán en este otoño varias antologías que incluyen relatos míos. Me gusta mucho la narrativa breve y por lo general escribo novelas bastante cortas, que no son algo que interese especialmente a las editoriales españolas, así que he empezado a publicar yo misma algunas, como La momia y la niñera. También estoy escribiendo una novela que se titula por ahora Esplendor Pagano

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial