Colectivo Dostopos: saquear y mezclar imágenes

martes, 28 octubre, 2014

Por

 

No todo responde a una lógica ni a la consecuencia de unos pasos muy premeditados. En algunas ocasiones la búsqueda de la plena coherencia consigue poco más que descafeinar lo verdaderamente atractivo y mágico de algunos proyectos que funcionan por la inercia del divertimento y que no necesitan nada más para atrapar a cualquiera que los descubra.


Videoclip de “I was right”, Biscuit. (La Castanya)

Dostopos es el proyecto de Ariadna Ribas y Ana Pfaff, dos montadoras audiovisuales que, desde hace ya diez años, trabajan la relación de la imagen con otros formatos a través del montaje. Nos encontramos en Gracia para conversar distendidamente sobre su colectivo, que a pesar de sacar el nombre de la canción de Antonia Font, tiene —y en esto enseguida nos ponemos de acuerdo— un carácter verdaderamente cortazariano.

Ariadna Ribas y Ana Pfaff se conocieron en el ESCAC. En medio de una atmósfera de incomprensión entre su manera de comprender el cine y las líneas generales de la escuela, el conocerse y descubrir que compartían afinidades fue fundamental para construir un punto de apoyo desde donde empezar a trabajar: “Antes de decidir que nos especializaríamos en montaje ya hicimos algún proyecto juntas. Empezamos a trabajar en una dirección de arte que curiosamente también era un collage. A partir de aquí nos hicimos amigas y yendo a conciertos conocimos al grupo The Linn Youki Project, quienes nos propusieron hacer los audiovisuales para sus conciertos. Era perfecto porque tocaban sobre una base rítmica pregrabada y la sincronización con la imagen no podía fallar. Cuando nos lo propusieron nosotras no teníamos ni idea. Era la época del eMule y nos descargábamos las películas que nos gustaban. Y este ha sido al final el espectro de nuestra estética: todo este cine que nos interesaba. El principio fue toda una declaración de referentes. Para saber qué nos gusta solo hace falta ver esas primeras piezas. En ese momento no éramos conscientes de que existía todo este mundo del cine de apropiación. Lo hicimos por inercia absoluta. Teníamos esos medios y eso es lo que nos salió. Había un punto de fetichismo. Estábamos enamoradas de ciertas imágenes y nos gustaba mucho la música. Nos apetecía trabajar con ese material”.


Videoproyección para directos de The Linn Youki Project. 2006

La necesidad de no forzar la máquina para que la esencia del proyecto no se les vaya de las manos es un aspecto importante y explica, en parte, que no exista una periodicidad o una estricta disciplina. “Lo que hacemos con el colectivo sale de una manera relajada y natural. No tenemos la ambición de hacer grandes proyectos. Siempre suele haber un vínculo con amigos o conocidos en lo que hacemos. Dostopos es un espacio para explayarnos. Siempre hemos separado mucho las cosas. Las dos somos montadoras y nuestra vida profesional ya gira entorno al montaje. Dostopos es otra cosa, es nuestro reducto, algo que empezó como puro divertimento. Para nosotras es como un taller donde poder experimentar y probar sin que nadie te coarte en nada. Cuando hemos intentado salir de aquí y abordar cosas donde no teníamos plena libertad nos hemos dado cuenta de que la cosa ya no funcionaba”.

Esta manera de trabajar también llama a un espectro de colaboraciones concreto. Dostopos ha colaborado en diversas ocasiones con Repetidor, un sello discográfico con el que comparten esta necesidad de alejarse de lo comercial y apostar por una manera de hacer más cercana. “Compartimos esta esencia de trabajar en proyectos poco comerciales y con un punto más personal y artístico. No hay una pretensión de ser tendencia ni de vender. Siempre hay un trato de mucha sinceridad y honestidad. Esta manera de trabajar nos ha acercado sin quererlo a gente con una sensibilidad muy similar a la nuestra”.

Dostopos me explican que la práctica y error ha sido la manera como se han acercado a lo conocido como found footage, denominación que recibe el cine elaborado a través de material encontrado o de archivo que se manipula y monta para crear una pieza nueva. “Al principio trabajábamos más con material de archivo. Al empezar había un punto de inocencia e ingenuidad. Cosas que hicimos en los inicios ya no las haríamos ahora. Vas aprendiendo… lo cual no siempre es bueno, porque surgen pudores hacia ciertas maneras de hacer. Nos hemos vuelto más puristas y cada vez nos cuesta más trabajar con material ajeno. No solo por un tema de derechos, también está el punto de no querer banalizar ese material. Además del material de archivo también hemos generado material propio. Hemos gravado con Super-8, o con handycam en el documental ‘Primeros Dientes’. También hemos recurrido a imágenes de archivo de nuestras familias o a material comprado en rastros. Todo está hecho con medios muy mínimos. Al ser montadoras no tenemos este conocimiento supertécnico. Hay un punto amateur en los procesos y nos gusta que sea así”.


Videoclip de “Ella está en un punto”, Sonio. (Repetidor)

Aunque nuestros referentes sean analógicos, nosotras ya hemos nacido con esto. El videoclip que hicimos para Sonio, por ejemplo, es una mezcla: una película de Super-8 comprada en un rastro de Londres, una película de Super-8 nuestra, imágenes descargadas de Internet…”. Asimismo añaden que, aunque la manipulación sea fundamentalmente a través del montaje, también están interesadas por otras técnicas plásticas como la ilustración o la fotografía. Por otro lado, y ligado con la esencia y filosofía de trabajo del colectivo, el punto amateur al que se refieren implica que el material a menudo remita a experiencias personales que consiguen llenar de valor el resultado final.

Entre los distintos trabajos de Dostopos cabe mencionar “Brana Calypso Dendrita”, proyecto al que fueron invitadas a participar por David Domingo (Stanley Sunday) y que se presentó en el Centro de Arte 2 de Mayo. La idea consistía en escribir un guión a tres manos entre Stanley Sunday (Calypso), Darío Peña (Brana) y Dostopos (Dendrita) para después elaborar un montaje cada uno y desvelar las tres interpretaciones en una proyección a pantalla tripartida. “Realmente aquello sí que fue una experimentación. Fue un proceso a ciegas a cuatro bandas (la música, de Afrika Pseudobrutismus, también se componía para la ocasión). Escribimos el guión entre todos y empezamos a trabajar a distancia sin comunicarnos. Nos conocimos el mismo día de la proyección en Madrid. Era parte del juego. Hubo un punto performático en la proyección, algo que en el cine se suele perder”.


Brana Calypso Dendrita

El próximo diciembre se podrán visualizar los proyectos de Dostopos en el CCCB. El centro recupera el proyecto ‘Pantalla CCCB. Un mes, un artista’, iniciativa que da un espacio a cineastas y colectivos audiovisuales poco conocidos pero con un discurso y lenguaje propios. La proyección se hará simultáneamente en una pantalla situada en el Arxiu Xcèntric del centro y en un espacio exclusivo y siempre en línea en la página web.

Barcelonés está editado por
Until We Change It.

Contactar para oportunidades de
Publicidad.

Política Editorial